El Correo Gallego

Aulas

Explicación a cómo las mareas producen terremotos

MADRID. EP  | 08.06.2019 
A- A+

La influencia de las mareas en el magma que se encuentra bajo las cordilleras océanicas es capaz de alterar las fallas en esas zonas, de tal forma que se desencadenan terremotos, según un nuevo estudio.

Hace años, los científicos se dieron cuenta de que los terremotos a lo largo de las cordilleras submarinas en los bordes de las placas tectónicas, están vinculados a las mareas. Pero nadie pudo entender por qué hay un aumento en los temblores durante las mareas bajas.

"Todo el mundo estaba perplejo, porque según la teoría convencional, esos terremotos deberían ocurrir durante las mareas altas", explicó Christopher Scholz, sismólogo del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia.

En un estudio publicado ahora en Nature Communications, él y sus colegas descubrieron el mecanismo para esta aparente paradoja, y todo se reduce al magma que se encuentra debajo de las cordilleras del medio océano.

"Es la cámara de magma que respira, se expande y se contrae debido a las mareas, lo que hace que las fallas se muevan", dijo Scholz, quien dirigió el estudio junto con el estudiante graduado de Lamont-Doherty, Yen Joe Tan.

La correlación de la marea baja es sorprendente debido a la forma en que se mueve la falla en el medio océano. Scholz describió la falla como un plano inclinado que separa dos bloques de tierra. "Durante el movimiento, el bloque superior se desliza hacia abajo con respecto al inferior. Entonces, los científicos esperaban que en mareas altas, cuando hay más agua sobre la falla, empujaría el bloque superior hacia abajo y causaría los terremotos. Pero eso no es lo que pasa. En cambio, la falla se desliza hacia abajo durante la marea baja, cuando las fuerzas en realidad están tirando hacia arriba, "lo que es lo opuesto a lo que uno espera", dijo Scholz.

Para llegar al fondo del misterio, él, Tan y Fabien Albino de la Universidad de Bristol estudiaron el Volcán Axial a lo largo de la cresta de Juan de Fuca en el Océano Pacífico. Debido a que el volcán hace erupción aproximadamente cada diez años, los científicos han establecido densas redes de instrumentos en el fondo del océano para monitorearlo. El equipo usó los datos de esos instrumentos para modelar y explorar diferentes maneras en que las mareas bajas podrían estar causando los temblores.

Al final, se trató de un componente que nadie más había considerado antes: la cámara de magma del volcán, una bolsa suave presurizada debajo de la superficie. El equipo se dio cuenta de que cuando la marea está baja, hay menos agua en la parte superior de la cámara, por lo que se expande. A medida que se infla, tensa las rocas a su alrededor, lo que obliga al bloque inferior a deslizarse por la falla y provoca terremotos en el proceso.

Además, dijo Scholz, los terremotos de marea en esta región son "tan sensibles que podemos ver detalles en la respuesta que nadie podría ver antes". Cuando el equipo calculó la tasa de terremotos en comparación con el estrés de la falla, se dieron cuenta de que incluso el estrés más pequeño podría desencadenar un terremoto. Los datos de las mareas ayudaron a calibrar este efecto, pero la tensión desencadenante podría ser causada por cualquier cosa, como las ondas sísmicas de otro terremoto o las aguas residuales del 'fracking' bombeadas al suelo.

"La gente en el negocio del hidrofracking quiere saber, ¿existe alguna presión segura que pueda bombear y asegurarse de no producir terremotos?" dijo Scholz. "Y la respuesta que encontramos es que no hay ninguna, puede suceder en cualquier nivel de estrés".

Por supuesto, una pequeña tensión en un área pequeña no causará un terremoto devastador, y la cantidad exacta de tensión necesaria varía de un lugar a otro. "Nuestro punto es que no hay estrés intrínseco que deba superarse para provocar un terremoto", dice Scholz. "No hay ninguna regla de oro".