El Correo Gallego

Aulas

Subvencionan clubes de ciencia en 17 colegios e institutos de Área

Suman casi el 19% entre los noventa y un centros en Galicia // Buscan estimular el espíritu científico del alumnado // Incluye una dotación económica // Fomentan en O Son y Lousame la cultura digital con equipos audiovisuales

Alumnos del CPI As Revoltas de Cabana de Bergantiños en un experimento del Club de Ciencia - FOTO: C.A.R.
Alumnos del CPI As Revoltas de Cabana de Bergantiños en un experimento del Club de Ciencia - FOTO: C.A.R.

MARCOS MANTEIGA   | 11.12.2018 
A- A+

Diecisiete centros educativos de Área disfrutarán este año de un club de ciencia propio dentro de un listado de los 91 colegios e institutos gallegos que se benefician de esta iniciativa impulsada por la Consellería de Educación, Universidade e Formación Profesional con el objetivo de "estimular o espírito científico entre o alumnado galego, ao tempo que impulsar as vocacións STEM (Ciencias, Tecnoloxía, Enxeñaría e Matemáticas) cara a estudos posteriores nos campos de coñecemento do ámbito científico tecnolóxico". En total, las distintas comarcas de Área albergan el 17,5 % del total de centros a nivel gallego que accederán también a ayudas.

Los clubes, a los que el Departamento destina 1.500 euros por cada colegio o IES, nacen como un espacio de aprendizaje no formal basado en una metodología de indagación donde los profesores sugieren diferentes acciones enfocadas en los estudiantes para que puedan responder a sus curiosidades y sus intereses, así como resolver problemas.

En concreto, los centros de Área que mantienen o suman este año este servicio son el CPI As Revoltas (Cabana); IES Agra de Raíces, de Cee; CPI Cabo de Area (Laxe); IES Urbano Lugrís (Malpica); IES de Melide; CEIP Ramón Artaza (Muros); CEIP de Sigüeiro (Oroso); CEIP Eduardo Pondal (Ponteceso); CEIP Alfonso Daniel Rodríguez Castelao (Rianxo); CEIP de Artes (Ribeira); CPI Os Dices (Rois); IES Eduardo Pondal (Ponteceso); CRA de Rianxo; IES A Cachada de Boiro e IES Fin do Camiño, de Fisterra. Por Pontevedra solamente figuran dos centros educativos: el IES Ramón María Aller y el IES Laxeiro, ambos ubicados en Lalín.

Este es el tercer año consecutivo que se lanza la iniciativa, que comenzó como una experiencia piloto en el curso 2016/17 en nueve centros y se expandió a 29 el año pasado 2017/18. Ahora, bajo la convocatoria para el presente año, se han agregado otros sesenta y dos nuevos -en Área figuran los dos institutos de Lalín y centros coruñeses de Cee, Laxe, Muros, Oroso, Rianxo, Ribeira, Rois y Fisterra- al Club de Ciencia, que hace un total de noventa y un espacios de educación pública.

Y sin salir de la Consellería de Educación, un total de diez centros escolares de toda Galicia incorporan por primera vez este curso los Espazos Maker, una a­cción autonómica para fomentar las competencias STEM (Ciencia, Tecnoloxía, Enxeñaría e Matemáticas) entre el alumnado. En concreto, figuran por Área el CPI Plurilingüe Cernadas de Castro (Lousame) y el IES de Porto do Son (Porto do Son). Contarán, según la Xunta, con "unha achega de 2.000 euros para poñer en marcha o seu Espazo Maker, así como unha dotación de material específico", que va desde componentes y equipo audiovisual hasta equipo multifunción o muebles.

EL PROTAGONISTA

Manuel Corredoira Director xeral de Educación

La resolución del director xeral de Educación, Manuel Corredoira, deja claro que "a ensinanza moderna baséase na investigación e no desenvolvemento científico do espírito crítico", con la mira puesta en que "o alumnado debe aprender con feitos, observándoos e logo interpretándoos por medio de experimentos e con razoamento rigoroso". Asimismo, aboga "en especial" por fomentar "a presenza de rapazas en estudos non obrigatorios" relacionados con la de las vocaciones STEM, que son las que comprenden el ámbito de la ciencia, tecnología, ingeniería y también las Matemáticas. Los clubes funcionan en horario no lectivo.

 

TRASQUILATOR 

Extensión obrigatoria

HAI PAÍSES nos que é obrigatorio votar, coma en Grecia e Brasil; noutros, tal que Francia, os rapaces teñen que ir ao colexio dende os 3 anos e non faltan repúblicas, coma China, nas que esixen visado aínda que viaxes a facer turismo. Poden parecer costumes algo estrafalarias ou sen demasiado aquel nun mundo globalizado, pero ó que, pola contra, non ten senso algún é que sigamos a medir con contagotas os centros educativos de Área que se están a sumar aos clubes de ciencia, unha iniciativa que, tanto pola súa importancia para o individuo como pola súa vixencia na sociedade da información, debería ser preceptiva para todo alumno, inclusive o de letras.