El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

traspasó un aval de un millón que no existe

El Ayuntamiento de Teo denuncia a Armando Blanco ante la Fiscalía

El Ministerio público abre diligencias y pide más información sobre la urbanización afectada, Augas Mansas // Martiño Noriega expresa que el Ayuntamiento "no ampara determinadas actitudes con el silencio"

E.P. SANTIAGO  | 13.03.2009 
A- A+

GALLEGO
Urbanización Augas Mansas, en Teo
FOTO: GALLEGO

El Ayuntamiento de Teo, dirigido por el nacionalista Martiño Noriega, denunció ante la Fiscalía que el ex alcalde del PP incluyó en el traspaso de poderes un aval por valor de 1 millón de euros en concepto de garantía de las obras de urbanización de Augas Mansas que "no consta constituido" en la entidad bancaria, es decir, que no fue aprobado por ésta.

Ante los primeros documentos aportados por el consistorio, el Ministerio público abrió "diligencias informativas" sobre este asunto y solicitó otras informaciones al Ayuntamiento, a mayores de las ya trasladadas.

Martiño Noriega hizo hoy pública esta denuncia para expresar que el Ayuntamiento "no ampara determinadas actitudes con el silencio" y puesto que considera que "la gente debe saber la raíz de muchas situaciones actuales complejas heredadas con las que se debe lidiar", pero de las que rechaza "ser cómplice".

En declaraciones a Europa Press, el primer edil explicó que estas obras todavía no han sido "recepcionadas" -no tienen luz verde para su uso- debido a que todavía "no cumplen todas las circunstancias necesarias para ese trámite".

Por ello, el alcalde considera "verdaderamente grave la falta de garantía (el aval) que debía haber presentado la promotora", Mahía Santiago S.L., para la realización de las obras, que se incluyen en el Plan Parcial SAU-4 de 2000.

Irregularidades

En este sentido, explicó que el Ayuntamiento de Teo mantuvo diversos contactos con la empresa promotora y con la asociación de vecinos de la urbanización con el objetivo de buscar una solución a la situación actual.

Ante la sospecha de posibles "irregularidades", el departamento de intervención municipal comprobó los avales existentes en la caja municipal vinculados con esta urbanización y los cotejaron con las entidades bancarias.

La entidad financiera en la que tenía que estar constituido el aval comunicó que "no le constaba". No obstante, sí indicó que "existía una solicitud tramitada en el año 2000 que nunca llegó a ser realidad". De esta forma, Martiño Noriega concluyó que en el acta de arqueo realizada en la toma de posesión, lo que constó como un aval "era únicamente una solicitud".

"En el año 2000 el Ayuntamiento aceptó como garantía por los gastos de urbanización de una promoción inmobiliaria un papel que no tiene ningún valor, pese a que el aval necesario por la entidad de obra era de un millón de euros", denuncia el ayuntamiento.

Proyecto de urbanización

El proyecto de urbanización definitivo de Augas Mansas fue aprobado el 26 de junio de 2000 por el entonces alcalde, el 'popular' Armando Blanco. La promoción de esta urbanización exigía por ley la constitución de un aval de garantía por el costo de las obras.

Según consta en el expediente, las primeras licencias de edificación se aprobaron un mes después de la aprobación del proyecto de urbanización en la junta de gobierno local del 31 de julio de 2000. Ese día, el entonces alcalde, Armando Blanco, se ausentó de la decisión por ser parte interesada en la promoción urbanística, al poseer fincas en ella.

Para Martiño Noriega, la empresa constructora "tenía la obligación de presentar un aval debidamente constituido" y el Ayuntamiento tenía que "haber comprobado que ese documento respondía a un aval real", por lo que considera que ambas partes tienen "responsabilidad".

El primer edil entiende que la situación que debe gestionar "es compleja", pero lanzó un mensaje de "tranquilidad" a los vecinos, y lamentó que la "mala política en materia urbanística que la generó" y que -advirtió- "no se puede repetir".

Actualmente, el Ayuntamiento de Teo encargó un estudio topográfico, en el que se incluyen datos reales y técnicos, para poder hacer efectiva la recepción de las viviendas.