El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

El museo etnográfico que creó un ribeirense expone ya 1.300 piezas

Manuel Reiriz Dios lleva cinco lustros al frente de un colectivo cultural que en 1998 levantó un centro de exposición con utensilos donados por vecinos

SUSO SOUTO RIBEIRA   | 12.07.2010 
A- A+

Suso Souto
En el museo se recrea una cocina con lareira a la que no le falta detalle.
FOTO: Suso Souto

En el año 1980 se fundó en la parroquia ribeirense de Artes un colectivo sociocultural que habría de aportar mucho al municipio. Juan Paz Pérez fue el presidente fundador del Centro Recreativo e Cultural de Artes, pero sería su vicepresidente segundo, Manuel Reiriz Dios, quien habría de poner años después, en 1998, la piedra angular de un gran proyecto.

Y es que Reiriz, que preside el colectivo desde hace 24 años, se puso manos a la obra en 1998 para recopilar entre sus vecinos todo tipo de utensilios relacionados con los oficios tradicionales y las profesiones artesanales de la zona, con el objetivo de crear un museo.

Lo logró de inmediato. Aquel mismo año abrió ya sus puertas el Museo Etnográfico de Artes, con unas 300 piezas. Aquel proyecto no paró de crecer y, con él, sus instalaciones. Si la primera sala del centro de exposiciones fue posible gracias a una ayuda de la conservera Frinsa, en 2002 fueron las aportaciones de la Consellería de Medio Ambiente y del Concello las que permitieron ampliarlo con una segunda sala.

La tercera ampliación llegó en 2006, también con una ayuda de Frinsa. En la actualidad, el museo expone más de 1.300 piezas debidamente inventariadas y ya existe un proyecto para volver a ampliarlo, pues hay más de mil piezas más almacenadas. En la actualidad, la superficie museística es de casi 400 metros cuadrados. Entre sus fondos figuran desde un libro de trigonometría de 1742 hasta valiosas obras de arte religiosas, pasando por una colección de monedas, un enorme tronco de tulla que se usaba para guardar cereales, máquinas de una conservera, motores de embarcaciones, un reloj de péndulo de 1907, etc.

También se recrea una antigua cocina, hay un espacio dedicado al mar (con dorna incluida), al campo y hasta una estructura para asentar piedras que usaban antaño los canteros.

De sus paredes cuelga también la enorme página de un periódico de los años treinta, dedicada íntegramente a un artículo de opinión escrito por Manuel Fernández Carreira y Alejandro Pérez Fernández, titulado La verdad de lo que ocurre en Ribeira. El artículo en cuestión aborda una polémica de la época protagonizada por el alcalde del momento, Andrés del Río Ferrer, que regentaba una fábrica de salazón, y el ex regidor Emilio Colomer, que tenía otra en Carreira. Se expone también un ejemplar de un semanario que existió en Ribeira: La Coraza. Es del 28 de mayo de 1933 y su director era Joaquín Parada. Costaba diez céntimos.

El museo esta atendido por una historiadora y una administrativo. Está abierto de martes a sábados, en horario de 11.00 a 13.00 y de 17.00 a 19.00 horas (desde julio, de 19.00 a 21.00 horas). La entrada cuesta dos euros y es gratis para niños y jubilados. Mientras tanto, el museo municipal de Ribeira, cuyas obras finalizaron hace unos años, sigue cerrado a cal y canto. La iniciativa vecinal, de nuevo, da ejemplo.

LOS MOTORES HMR
Allá por los años veinte, los hermanos Manuel y Saturnino Martínez Patiño fabricaban máquinas de vapor en un taller de Ribeira, una labor que luego continuaron ocho de los 13 hijos de Manuel, que crearon una sociedad precursora. Fabricaban sobre todo motores para embarcaciones, pero también para uso agrícola e industrial. En 1949 construyeron el primer motor bautizado como HMR (Hermanos Martínez Rodríguez), que se instaló en un buque llamado Noruego. En 1956 construyeron una nave junto a la playa de As Carolinas, que llegó a tener 125 trabajadores. Algunos de ellos siguen hoy en activo, como empleados o como empresarios. Los motores HMR se expusieron en importantes ferias de la época. Hoy pueden verse algunos en el museo etnográfico de Artes.

LAS CIFRAS

340

Socios tiene el Centro Recreativo e Cultural de Artes, fundado por Juan Paz en 1980 y que Reiriz preside desde hace 24 años.

17.000

Euros costará la cuarta sala del museo, para la que el colectivo busca financiación. Tendrá una superficie de 90 metros cuadrados.