El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

BARBANZA

'Vicus Spacorum': la aldea perdida

Un grupo de apasionados de la etnografía y la arqueología buscan en Ribeira vestigios que puedan avalar la existencia de una calzada romana secundaria de la Vía XX // Algunos expertos la sitúan en A Graña y, otros, cerca del puerto // O Faiado-2 está inventariando caminos antiguos

SUSO SOUTO • RIBEIRA   | 26.06.2009 
A- A+

Una de las ‘buscadoras’ en la calzada de Cotiño, en Enseño (Cures)

Buscan la historia debajo de las piedras. Hace casi dos meses, la asociación etnográfica O Faiado-2, que preside María Lusia López Otero, se puso manos a la obra para llevar a cabo un trabajo de catalogación de antiguos caminos en la comarca de Barbanza.

Y en ello están un buen número de colaboradoes de este colectivo: casi ochenta amantes de la etnografía y la arqueología. Armados con botas, gorra, palo y mochila, patean en sus ratos libres los montes y aldeas del Barbanza en busca de huellas pétreas de la historia.

Los expertos en la materia hablan de la posible existencia de una pequeña aldea romana, denominada Vicus Spacorum, que se ubicaría en las inmediaciones de Ribeira y que estaría enclavada en una calzada secundaria de la denominada Vía XX (conocida como Per Loca Marítima).

Dicha vía discurría entre Brigantium (A Coruña), Lucus Augusti (Lugo) y Asturica Augusta (Astorga) para comunicar los centros mineros con el mar.

Brigantium supuso la salida del oro a través del Atlántico. Parte del itinerario de la Per Loca Marítima era terrestre y otra parte era marítima. La ruta terrestre tenía uno de sus referentes en Aquis Celenis (Caldas de Reis) y, a través de la Vicus Spacorum, seguiría hacia Ad Duos Pontes (Noia), Grandimiro (cerca de Santa Comba) y Brigantium (A Coruña).

De modo que estos buscadores de calzadas están poniendo sus cinco sentidos para localizar algún vestigio que permita a los expertos profundizar en la existencia de esa aldea perdida en la historia, que unos se aventuran a situar en el lugar de A Graña y otros cerca del puerto.

De momento, en su pausado recorrido por los montes del Barbanza ya han fotografiado una docena de calzadas antiguas en las aldeas boirenses de Enseño, Runs, Teaño, Cuvelo, Pazos, Brión y Vitrex, aunque serán ahora los doctos en la materia los que deban estudiarlas para determinar su antigüedad.

El trabajo va para largo. Les llevará años. Pero los colaboradores de O Faiado-2 ya se han citado para el próximo día 25 de septiembre con el objetivo de poner en común sus hallazgos y consideraciones. Asimismo, María Luisa López confirma que han localizado restos de cerámica (en Boiro), estelas y tumbas medievales (en A Pobra), unos hallazgos cuyos detalles se reservan de momento y que harán públicos en septiembre.

En su camino prestan especial atención también a los castros, con la esperanza de que su trabajo sirva para que las administraciones públicas apuesten por ponerlos en valor. Sólo en Boiro está constatada la existencia de castros en Runs, Cures, Vitrex, Coto da Moreira, Bealo, Sandrenzo, Loxo y Neixón.

. delegribeira@elcorreogallego.es