La escasez de marisco lastra las expectativas de la nueva campaña en la ría de Muros-Noia

Comenzará en octubre, pero los bancos aún no se han recuperado tras la mortandad del 80% del recurso en invierno debido a un exceso de agua dulce

Los muestreos confirman que hay cría pero aún es muy pequeña

Siembra de crías de almeja en el banco marisquero de A Misela, de la cofradía de San Bartolomé de Noia / cofradía de noia

Siembra de crías de almeja en el banco marisquero de A Misela, de la cofradía de San Bartolomé de Noia / cofradía de noia / J. M. RAMOS

Las 1.800 familias que dependen del marisqueo en la ría de Muros-Noia están en alerta ante las pesimistas previsiones para la nueva campaña que comenzará en octubre. El motivo es las escasez de recurso tras un invierno en el que un exceso de agua dulce provocó la mortandad del 80% del berberecho y la almeja, según confirmó el patrón mayor de Noia, Santiago Cruz.

Los muestreos que viene realizando la bióloga del pósito confirman que las existencias de marisco apto para comercializar están bajo mínimos y, aunque sí “hai moita cría, de momento é moi pequena, polo que tememos que non vai ser unha boa campaña”, explica el patrón.

De momento todavía no hay una fecha establecida para que los profesionales del marisqueo vuelvan a bajar la arena. Una decisión que adoptarán en una próxima reunión, en base a los datos de los informes técnicos, “e en función de como se vaia desenvolvendo a campaña iremos tomando decisións”, señala Santiago Cruz, quien ve difícil que se pueda completar la temporada hasta finales de marzo como era lo habitual en un año normal.

Todo apunta también a que los cupos de capturas se verán reducidos y, aunque debido a la escasez de marisco, se pueda producir una revalorización del producto el patrón mayor ve difícil que ello sirva para compensar la falta de recurso “porque os turistas xa marcharon e a demanda xa non é como en xullo e agosto”.

Entre las causas de la elevada mortandad de marisco el pasado invierno, Santiago Cruz tiene claro que “ten moito que ver coa xestión da presa do Tambre”, dado que en épocas de intesas lluvias el desembalse de grandes cantidades de agua provoca un elevado descenso de salinidad en la ría y, como consecuencia, la muerte de las especies marisqueras. Por ello, considera que “a Xunta debería de esixir e controlar que a apertura de comportas se fixera pouco a pouco e anticipándose no tempo, pois hoxe hai medios tecnolóxicos suficientes para previr cando se van producir episodios de intensas choivas”.

Eso, añade, evitaría situaciones como la del pasado invierno “e beneficiaría ás mil oitocentas familias que viven do marisqueo”. Pide igualmente a la Administración autonómica que actúe con contundencia ante la situación de los vertidos de la mina de San Finx a la ría “pois a economía desta comarca depende do marisqueo e está en xogo o futuro de moitas familias; os políticos deberían poñerse na situación desta xente que vive dos recursos do mar”.

Desde que se cerró la última campaña, en el mes de enero, los mariscadores de a flote faenaron en la zona libre “onde tamén hai pouca cantidade de marisco, pero foron sacando un xornal”, y una parte de los profesionales de a pie (setenta) están trabajando en los bancos del ámbito del plan conjunto de Muros y Noia, junto con treinta mariscadores de la cofradía muradana.

El objetivo es que los cuatrocientos mariscadores adscritos a la cofradía de Noia puedan volver a faenar en sus bancos a partir de octubre, pero lo harán con la incertidumbre de hasta cuando tendrán marisco.

LOS DATOS

70% del berberecho de España

··· La ría de Noia es el gran vivero de berberecho del país ya que de sus bancos se extrae, en condiciones normales, “o 70% da produción desta especie en España”, afirma el patrón mayor. 

··· La campaña de este año comenzará, con toda probabilidad, con restricciones en los cupos de capturas, que podrían fijarse en 6 kilos para el berberecho, 2 de almeja japónica y uno de la fina. 

··· Las consecuencias de la mortandad de marisco, además de condicionar la nueva campaña, han quedado constatadas en la facturación de la lonja de Noia que, desde enero, generó unos ingresos de 589.709 €, cifra que contrasta con los más de 3,3 millones de euros generados en 2022 en el mismo periodo, según Pesca de Galicia.