La lauda antropomorfa del templo noiés de Santa María A Nova se expondrá en Santiago

Algunas de las laudas gremiales de Santa María A Nova

Algunas de las laudas gremiales de Santa María A Nova / Concello de Noia

Suso Souto

La lauda antropomorfa que forma parte de la exposición permanente de laudas sepulcrales de la iglesia de Santa María A Nova de Noia se cedió en depósito temporal para formar parte de la exposición Hospitalitas: La gracia del encuentro/A graza do encontro, que va a tener lugar en Santiago de Compostela, de junio a noviembre de 2024, en los espacios del monasterio de San Martiño Pinario (donde se podrá ver la pieza) y en la cripta de la Catedral.

La exposición está organizada por la Fundación Las edades del hombre, junto con la Fundación Catedral de Santiago. El préstamo cumple con las condiciones de aseguramiento, transporte, embalaje y conservación. En el espacio ocupado por la lauda se colocará un panel informativo con la foto de la pieza acompañada de un texto en el que se indicará el destino temporal de la misma.

El templo de Santa María A Nova atesora una exposición única de lápidas sepulcrales o laudas de diferentes gremios profesionales y estatus sociales de la villa que datan desde la época medieval hasta la Edad Moderna (s. XIV al XIX).

En el cementerio colindante al templo, se encuentra un crucero cubierto por un baldaquino (siglo XVI), conocido como el Cristo do Humilladoiro, un crucero gótico y más de quinientas lápidas con grabados o relieves.n ánimo de mostrar una selección, tanto tipológica como cronológica de los fondos, la exposición se organiza del siguiente modo: laudas con representaciones profesionales o gremiales (caracterizadas por la aparición de herramientas identificativas del gremio en el que trabajaba el difunto, entre las que están laudas con oficios de marineros, canteros, carpinteros de ribera, zapateros o sastres, entre otras profesiones); laudas con marcas familiares (señalan de modo más concreto, con marcas a modo de firmas identificativas de las familias, que pasaron de padres a hijos y, a veces, pueden aparecer asociadas a herramientas del oficio que utilizaba en vida el difunto); laudas con motivos heráldicos y epigráficos (en los que figura el blasón familiar del representado); y laudas con temas antropomorfos (la figura humana en su principal decoración).