La lonja de Ribeira, el principal puerto de pesca de bajura de Europa, es uno de los mejores escaparates del mar gallego. En ella su subastan a diario unas setenta especies diferentes de pescados y mariscos. Manuel Fontán Abal tiene 39 años y es subastador de la rula de la capital barbanzana desde que tenía 16. Ha visto salir del mar casi de todo, pero asegura que no deja de sorprenderse. Y es que a menudo pasan por sus manos ejemplares de curiosas especies y de tamaños excepcionales.

Este jueves el pesquero Mar de Nemiña, de Muxía, del armador David Guisamonde, descargó en Ribeira diez ejemplares de Polyprion americanus, popularmente conocido como cherma, y también como mero, a cuya familia pertenece. Ocho de ellos pesaban en torno a los 5 kilos, pero otros dos eran de 59 kilos. "El tamaño normal en esta especie es de hasta 10 kilos, pero capturar piezas de 49 no es desde luego nada habitual", explica Manuel.