NAUFRAGIO

A salvo el tripulante de un velero que encalló de madrugada en el cabo Touriñán, en Muxía

El hombre se lanzó al mar y fue rescatado por la embarcación 'Salvamar Altair'

Aunque, aparentemente, estaba en buen estado, fue evacuado al hospital de Cee

A salvo el tripulante de un velero que encalló de madrugada en el cabo Touriñán, en Muxía

Salvamento Marítimo

J. M. Ramos

La embarcación Salvamar Altair, de Salvamento Marítimo, rescató esta madrugada al único tripulante de un barco de vela que encalló en el cabo Touriñán, en Muxía. El hombre se lanzó al mar y fue recogido por dicha embarcación, que lo trasladó al puerto de Camariñas. Aunque, aparentemente estaba en un buen estado, los profesionales sanitarios decidieron trasladarlo en ambulancia al Hospital Virxe da Xunqueira, de Cee.

La voz de alarma saltó diez minutos antes de las 02.00 horas cuando el 112 Galicia recibió una llamada de Salvamento Marítimo alertando de que una persona a bordo del velero Sirina precisaba de ayuda, tras haber encallado en la costa de Touriñán. De inmediato fueron movilizados equipos de Urxencias Sanitarias de Galicia-061, del Servizo de Gardacostas de Galicia, la Guardia Civil y los voluntarios de Protección Civil de Muxía.

Al mismo tiempo, Salvamento Marítimo movilizó el helicóptero de rescate Helimer 401 y la Salvamar Altair. El Centro de Salvamento Marítimo de Fisterra (CCS), bajo la dirección de la Capitanía Marítima de A Coruña, coordinó el rescate. Actualmente, solo se aprecian en la zona restos del velero.

A las 1.28 horas, el CCS Fisterra recibió la alerta del velero Sirina informando de que había embarrancado en las piedras en una zona próxima a un acantilado en cabo Touriñán. Tras encallar se produjo una vía de agua en el velero. Cuando los medios de Salvamento llegaron a la zona reportaron vientos muy fuertes del nordeste y comprobaron que el velero se hallaba encajonado en una zona de acantilado. El patrón del velero, en la zona de popa, estaba en aparente buen estado de salud.

La Salvamar Altair intentó darle remolque, pero la maniobra era difícil porque había dos bajos en las proximidades del velero. Por tierra, también se movilizaron efectivos de la Guardia Civil. A las 2.30 horas, cuando el velero comenzó a hundirse, el tripulante se lanzó al mar. Fue rescatado por la Salvamar Altair, en una operación apoyada por el Helimer 401, que iluminaba con su foco. El náufrago desembarcó a las 3.05 horas, en Camariñas. Estaba agotado y con frío, aunque en buen estado. Desde allí, una ambulancia lo trasladó al hospital de Cee.