Noia estrena la reurbanización de la travesía entre A Barquiña y la alameda, que incluyó una glorieta

La inversión fue de 1,1 millones

Se renovaron las aceras y el firme a lo largo de 1,3 kilómetros y se creó un itinerario peatonal accesible  

María Martínez, izquierda, y Santiago Freire, a su lado, escuchando las explicaciones de un técnico

María Martínez, izquierda, y Santiago Freire, a su lado, escuchando las explicaciones de un técnico / Cedida

La Xunta de Galicia acaba de finalizar las obras de la nueva glorieta en el cruce de A Barquiña y de la mejora de la travesía en la AC-550 hasta la alameda de Noia, que contaron con una inversión de más de 1,1 millones de euros.

La conselleira de Vivienda e Planificación de Infraestruturas, María Martínez Allegue, supervisó este jueves los trabajos realizados, en compañía del alcalde, Santiago Freire.

Se habilitó una nueva glorieta de 26 metros de diámetro, con una isla interior de 2 metros, calzada de carril único de 6 metros y arcén interior y exterior. 

La nueva rotonda mejora las condiciones de seguridad del cruce de A Barquiña y favorece los movimientos y giros de los vehículos. Además, se acondicionaron los ramales de acceso a la glorieta y se renovó la capa de rodadura. La intervención también incluyó la mejora de un tramo de la carretera AC-550 a lo largo de 1,3 kilómetros, entre la glorieta y la alameda de Noia, además de la renovación de la capa de rodadura de la travesía y la redistribución del ancho de la carretera, habilitando un itinerario peatonal accesible en uno de los márgenes del vial.

La actuación también consistió en la renovación de aceras y supuso la reorganización de la sección transversal de la carretera, en la que antes de la intervención se localizaba un aparcamiento, insuficiente en ambos márgenes, que provocaba que los vehículos se subieran a la acera y la deterioraran. 

Finalmente, a la espera de algunos trabajos de las compañías suministradoras de electricidad y telecomunicaciones, la actuación se completó con la instalación de balizamiento y señalización horizontal y vertical.

La conselleira de Vivienda e Planificación de Infraestruturas señaló que “la Xunta continúa avanzando en la mejora de las carreteras”, y en este sentido destacó que “se ha movilizado una inversión de 14,4 millones de euros en la estrategia de eliminación de tramos de concentración de accidentes, que permitió disminuir en un 60% la siniestralidad en 50 kilómetros de puntos negros en la red autonómica de carreteras”.