LOTERÍA

Se entera de que es millonario al comprobar su boleto en el punto de venta de Ponteceso donde lo había sellado

Ernesto Moreira, el vendedor, asegura que "os dous quedamos coma flans, dos nervios"

El afortunado, al conocer su fortuna, no era capaz de guardar el resguardo en la cartera

Se llevó El Millón del sorteo de Euromillones del pasado viernes

Ernesto Moreira con el cartel del premio del millón de euros sellado en su punto de venta de Pazos

Ernesto Moreira con el cartel del premio del millón de euros sellado en su punto de venta de Pazos / Cedida

La diosa Fortuna, a veces, tarda en manifestarse. Así le sucedió al agraciado con El Millón, del sorteo Euromillones del pasado viernes, cuyo boleto fue sellado en el punto de venta del lugar de Pazos (Ponteceso), y no se enteró hasta esta semana de que era millonario. Lo curioso es que se llevó la grata sorpresa cuando acudió al establecimiento donde lo había adquirido para que le comprobase si tenía algo y que le repitiesen la apuesta.

"Cando é un premio de máis de 2.000 euros, na pantalla só nos indica que é un premio maior e, ao velo, pregunteille se quería que o comprobara e aceptou e, efectivamente o seu era o boleto co código CWX38402". Así relata el lotero Ernesto Moreira, como fue ese momento en el que, sin contar, a buen seguro le cambió la vida al afortunado. "Púxose tan nervioso que xa non era capaz de gardar o boleto na carteira. A verdade é que os dous estabamos como flans, dos nervios", añade. Y es que, "entre a emoción que vivin todos estes días por haber dado o premio, e que o premiado se me presentase no local, foi algo moi forte".

Como anécdota, añade, "cando marchaba tiven que dicirlle: xa que che tocou algo tan importante, alomenos faime algo de gasto", porque el agraciado, que había llegado con la intención de sellar un boleto similar, con el shock ya se marchaba sin gastar un euro. "De seguido reaccionou e selou outro boleto", afirma Ernesto.

Aunque, como es lógico, no puede revelar la identidad del afortunado, asegura que "é alguén da contorna, porque aínda que non é un cliente habitual do meu punto de venda, sí que para aquí cando traballa pola zona ou pasa por aquí", explica. Ese era precisamente el deseo del lotero cuando supo que repartió un premio tan importante, "pois é importante que quede entre nós, porque seguro que iso é bo para a nosa comarca", concluye.

Ernesto Moreira también se puede incluir en el club de afortunados, por repartir el premio y porque aún no hace un año (lo cumplirá en julio) desde que abrió el punto de venta, y ya se estrenó entregando nada menos que un millón de euros.