Un Ford A de los años veinte, entre las estrellas de la Feira do Automóbil Híbrido e Eléctrico de Ribeira

Se expone como símbolo de la evolución del sector a lo largo de un siglo, pero está a la venta: 35.000 €

Manuel Otero junto al Ford A que expone en la feria ribeirense

Manuel Otero junto al Ford A que expone en la feria ribeirense / Suso Souto

En la Plaza de España de Ribeira brillan este fin de semana con luz propia más de 140 vehículos híbridos y eléctricos en una feria organizada por la patronal. Pero el lujo, las comodidades y las últimas novedades en equipamiento tecnológico tienen un humilde y centenario competidor que acaba acaparado todas las miradas.

En un rincón del recinto brilla majestuoso un histórico Ford A fabricado a principios de los años 20 y que también está en venta, casi al mismo precio que algunos de los jóvenes automóviles de la feria.

El propietario de esta joya de cinco ruedas (lleva una de repuesto) es Manuel López, gerente del concesionario Motor Boiro, quien lo adquirió hace cinco años y, tras un costoso proceso de restauración en Madrid, le puso un precio de 35.000 euros. Pero tiene un descuento de 1.500 euros vigente durante la duración de la feria.

“Aunque una cosa es el precio y otra el valor; en ambos casos, tiene el que cada uno le quiera dar”, señala. En todo caso, pretendientes no le faltan. Es el buque insignia de la empresa y está presente en todas las ferias a las que acude Motor Boiro. “Es un buen reclamo para que la gente reflexione sobre cómo evolucionó el sector del automóvil en el último siglo, viajando en el tiempo hasta una época en la que los coches funcionaban a manivela y su competencia eran los carruajes de caballos”, señala.

“Este modelo fue el primero que Ford fabricó en serie. Funciona perfectamente y puede alcanzar los 50 Km por hora. Eso sí: el mantenimiento es caro y complejo. Es difícil conseguir las piezas; parte de ellas se pueden comprar en Portugal. Pero, por ejemplo, cada neumático cuesta 400 €”, explica.

Su aspecto es juvenil. En gran medida, gracias precisamente a su puesta a punto. En la última se le cambió íntegramente el circuito de refrigeración. Su corazón late con fuerza: un motor de fundición.

Frente a esta joya del automovilismo llama la atención una de las últimas novedades del sector: un Mustang Mach-E, “un eléctrico puro y duro de 450 caballos, todos disponibles al mismo tiempo. Es como un avión. Su precio duplica al del Ford A”, señala Manuel.

Pero Manuel dice que el mundo de la electrificación en la automoción “va muy lento, al menos con respecto a otros países de Europa. Hay demasiados intereses económicos por medio. Y los cargadores que hay actualmente son insuficientes para el número de coches eléctricos que hay en circulación. La distribución de los cargadores en la península es claramente insuficiente”, indica.

“Conozco casos de gente que recibió subvenciones para instalar puntos de recarga de vehículos eléctricos que ahora están inoperativos. Es decir: se beneficiaron de las ayudas y sus puntos son ficticios”, asegura.