Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 20 mayo 2022
13:08
h

A Pobra frena al fin el avance de la vegetación en el museo

Tres años después de anunciarse una ambiciosa rehabilitación que nunca se ejecutó, se acometió una intervención de urgencia

El gobierno local de A Pobra ha decidido actuar al fin para frenar el alarmante deterioro de la emblemática Torre Bermúdez, sede del Museo Valle-Inclán, que está declarada como Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional y Bien de Interés Cultural (BIC). Un deterioro que denunció este diario el pasado día 8 y que había llevado a la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta a expresar en varias ocasiones al Concello su preocupación por el estado que presenta el monumento, recordándole las obligaciones que la administración local tiene, en su condición de propietaria de un inmueble singular y legalmente protegido.

El alcalde, Lois Piñeiro, explicó que “atendeuse a conservación de urxencia da cuberta do torreón para evitar filtracións, polo cal se levaron a cabo traballos de retirada da vexetación existente e substitución das tellas desprendidas e rotas”.

Y es que esa cubierta, al igual que las del resto del histórico edificio, estaba invadida de vegetación y con tejas sueltas, lo que suponía una clara amenaza de infiltraciones que pondrían en peligro la estructura del mismo y la seguridad de los fondos que se custodian en el museo.

Estos trabajos de urgencia fueron realizados por la empresa Constrios S.L. y contaron con un presupuesto de 5.687 euros, IVA incluido.

Una cuantía que está muy lejos de los 73.000 que el regidor anunció que se iban a invertir hace tres años en un ambicioso proyecto de rehabilitación de todo el complejo que se quedó en papel mojado y del que nunca se supo.

Y es que la densa vegetación de las cubiertas no es el único problema que arrastra la Torre Bermúdez. La preocupación se centra también en el progresivo deterioro de sillares de granito, gárgolas y capiteles, que se deshacen en granos de arena. El abortado proyecto tenía por objeto frenar el deterioro de las piedras, expuestas a la afectación del salitre, al estar cerca de la ría, y que consistiría en la eliminación del mortero de cemento de las juntas y su sustitución por otro de cal.

Pero esa ambiciosa y necesaria intervención deberá seguir esperando. De momento, el alcalde anunció este miércoles que su previsión es continuar el próximo año con los trabajos para sanear la cubierta de la zona expositiva (anexa a la torre) y que “dende a administración local estamos estudando a sinatura dun convenio coa Consellería de Cultura que contempla a restauración de todas as fachadas e a recuperación da pedra do inmoble”.

aLMACÉN DE SALAZÓN. La Torre Bermúdez es un pazo renacentista que se debe situar entre las residencias de este estilo más excepcionales del noroeste peninsular y que perteneció a la familia paterna de Valle-Inclán.

El primer documento que hace mención a esta edificación, de 1751, atribuye su construcción al mercader Juan Domínguez Giance y su esposa Constanza Domínguez. Los padres de Valle-Inclán (Ramón y Dolores) fueron los últimos en residir allí.

En 1898 se la vendieron al empresario Manuel Lojo Gelpi, que la usó como almacén de salazón (lo que le causó importantes daños).

30 dic 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.