Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 diciembre 2021
03:22
h
INVESTIGACIÓN. Tres universitarios elaboraron el guión y el plan de rodaje para un documental sobre la heroicidad de los vecinos de Corrubedo cuando, en 1960, auxiliaron a una familia británica tras encallar su yate en la playa de A Ladeira // Entrevistaron al hijo y a la nieta del matrimonio TEXTO Suso Souto

‘Debonair’: una historia de película

Octubre de 1960. Dos de la madrugada. Un yate, el Debonair, de 14 metros de eslora y 8 toneladas de peso, arrastrado por el temporal o por un error de navegación, y tras haber perdido la caña del timón, entra en la ensenada de Corrubedo (Ribeira) esquivando milagrosamente los temidos bajos que la cierran, y acaba encallando en la playa frente a las dunas (entre A Ladeira y Pedreselos), a cien metros de la orilla.

A bordo viajan el norteamericano William Oscar Davis (veterano de la Segunda Guerra Mundial), su esposa, la británica Heather St. Clair Davis, y su hijo Thomas, de 9 meses. Iban rumbo a Las Bahamas, con intención de hacer antes escalas en Vigo y Lisboa. La mujer metió al niño en una bolsa que agarró con la boca y se echó a nadar, seguida por su marido, que arrastraba las secuelas de una herida en la cadera producida durante la Guerra de Corea.

Desorientados y a oscuras, esperaron al amanecer, cuando fueron descubiertos por dos niños del pueblo que enseguida dieron la voz de alarma.

Entre los primeros en presentarse estaban Alejandro Reino y su esposa, María Enríquez, que se convirtieron en sus anfitriones, pero todos los vecinos de Corrubedo se volcaron con la familia para cuidarla y reflotar la embarcación cuanto antes.

Llevaron en carros hasta el pueblo el mástil y las velas de la nave, pusieron la embarcación a salvo de las mareas y la repararon.

Cinco meses después (en marzo de 1961), los Davis abandonaban Corrubedo rumbo a Las Bahamas.

Aquel épico episodio propició la concesión de la medalla de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos a toda la parroquia, siendo la única otorgada a título colectivo por esa entidad. Hoy la luce en su manto la imagen de la Virgen del Carmen en el templo local.

Hace dos años llegó a la localidad una carta de la otra hija de los Davis, Kay, quien anunciaba que su hija Hanna viajaría a Vigo en un intercambio y que tenía intención de acercarse también hasta allí. El encuentro se produjo, pero convertido en todo un homenaje organizado por la desaparecida asociación Corubedo Once Séculos, y Hanna pudo conocer a Joaquina, la hermana de Alejandro Reino, y a los hijos de este, Alejandro y Agustín, que vivieran los hechos con sus ojos de niños.

Este diario pudo saber que tres estudiantes de Periodismo de la USC (Luisa Eiras Lamas, Julio Manuel Lorenzo Creo y Sara Martínez Lónez) realizaron un guión y un plan de rodaje para hacer un documental sobre esta historia, que titularon Debonair: unha historia de solidariedade en Corrubedo. Además, entrevistaron a Thomas y a su sobrina Hanna. Lamentablemente, la pandemia del COVID frenó el rodaje y los tres universitarios han tenido que descartarlo porque, entre otras cosas, ya terminaron la carrera.

Pero tanto ellos como el Concello de Ribeira están abiertos a estudiar la posibilidad de aprovechar ese trabajo para que el documental llegue a buen puerto. Si la idea prospera, contarán con la colaboración de quienes recogieron la historia en un libro: Francisco Sánchez Fraga, Fernando Vilariño y Abdón Dorca.

31 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.