Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 30 junio 2022
17:12
h
Cuarenta mil estampas y cinco mil libros ilustrados, más de 130 exposiciones y un concurso que atrajo a cinco mil artistas forman la estela del mecenas noiés Javier Expósito // El grupo Milladoiro puso el broche de oro a la celebración TEXTO S. Souto

Desde Ribeira para el mundo: dos décadas del Museo del Grabado

Javier Expósito Paradela nació en Noia. Su abuelo, Daniel Paradela, era ebanista y músico. A los 9 años se marchó a estudiar a Barcelona, donde se licenció en Derecho en 1972. Cuatro años después se afincó en Londres, donde hizo un curso de fletamiento marítimo y donde perfeccionó el idioma inglés. En 1977 empezó a trabajar en Madrid en un despacho de abogados junto a José Luis Goñi (hijo del que fuera director del diario La Noche) y en 1978 abrió su propio bufete en la capital.

Su profesión de abogado especialista en Derecho Marítimo le llevó a defender los intereses de las flotas españolas por casi todo el mundo y, de paso, tomar contacto con la cultura del grabado en ciudades como Brujas, Gante o Bruselas. Su primera obra la adquirió hace cinco décadas en la librería Posadas de Bruselas; ese fue el germen del Museo del Grabado que abrió hace 20 años en la pequeña aldea de Outeiro, de menos de ochocientos habitantes, en una parroquia de Ribeira que no podía llamarse de otro modo: Artes.

Gracias al mecenazgo de este apasionado coleccionista, Ribeira lleva veinte años difundiendo por todo el mundo el arte del grabado.

Aquel museo que abrió sus puertas el 21 de junio de 2001 atesora hoy más de 40.000 estampas y más de 8.000 libros (5.000 de ellos ilustrados). Sus fondos van desde finales del siglo XV hasta nuestros días. Colecciones clasificadas por escuelas (española, francesa, alemana, italiana, flamenca, gallega...) y de diversas técnicas de grabado (xilografía, litografía, serigrafía, linoleografía, aguafuerte, aguatinta, punta seca...).

Obras de Goya, Picasso, Rubens, Dalí, Van Dyck, Ricardo Baroja... Y también de artistas gallegos como Alfonso Costa, Manuel Ayaso, Novoa, Jorge Castillo, Granell, Virxilio, Facal, Lugrís, así como de los grandes referentes catalanes, portugueses, japoneses... En todo este tiempo el museo acogió más de 130 exposiciones, no solo con fondos propios, sino también en colaboración con otras entidades e instituciones. Sus estampas viajaron a EEUU, México, Costa Rica, Portugal, Japón...

Pero la ambición cultural de Expósito fue creciendo y, con ella, el nombre de Ribeira en el mapa.

En 2009 creó el Premio Atlante de Grabado, que internacionalizó la fama del museo gracias a la participación de cientos de artistas de todo el mundo y que ya celebró su duodécima edición. Más de 5.000 artistas presentaron obras a este prestigioso certamen, que reparte anualmente 14.500 € en premios.

En 2013, en colaboración con la asociación Barbantia, ponía en marcha la muestra Barbantiarte, para difundir el talento y la creatividad de lso artistas de la comarca en la pintura, la escultura, el grabado y la fotografía. Desde 2018, en colaboración con la Universidad de Salamanca, organiza talleres de grabado, cuyo resultado se expone no solo en el propio museo, sino también en Portugal, Salamanca y otros lugares.

En 2019 se abría la Biblioteca Ilustrada, cuya ampliación se inauguró este viernes y que cuenta con 5.000 volúmenes, del siglo XVI hasta hoy.

Este viernes era el día de soplar las 20 velas de un proyecto cultural transversal en torno al mundo del grabado. Y Expósito se emocionó.

Al acto asistieron el secretario xeral de Cultura, Anxo Lorenzo; el presidente de la Fundación Museo del Grabado de Artes y alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz; el director del museo, Pastor Rodríguez; el diputado provincial de Cultura, Xurxo Couto; la agregada administrativa del Consulado General de la República de Argentina en Vigo, Verónica Paula Pozzi; y el alcalde de O Son, Luis Oujo, entre muchas otras autoridades.

CAPRICHO DE COLECCIONISTA. Expósito dijo que la Biblioteca Ilustrada “es el capricho de un coleccionsita” y que “aquí se hablan 34 idiomas”. Tras destacar que es “única en España, después de la Biblioteca Nacional”, dijo que “hay algunos libros aquí que no se han podido catalogar porque faltan los referentes”.

En cuanto al museo, repasó la atropellada historia para hacerlo realidad “porque muchos pensaban que era una locura ubicar un proyecto como este en una aldea”. “Me propusieron llevar la colección a varias capitales de provincia, pero tenía claro que quería que fuese aquí”, añadió el dueño de la instalación.

En este sentido, destacó el apoyo que recibió de quienes entonces eran alcalde de Ribeira, José Luis Torres, y responsable de Turismo de la Xunta, Aurelio Miras Portugal (presentes en el acto) en el complicado sendero administrativo para construir el museo en Artes.

Xurxo Couto señaló que “este museo está ubicado en un entorno natural excepcional” y elogió además “el cariño y la gran ilusión con las que se hacen aquí las cosas”.

UN CENTRO “IMPRESCINDIBLE”. Anxo Lorenzo calificó el complejo de “imprescindible”, indicó que “de caprichos como este llegamos a legados como este” y felicitó a Javier Expósito por su generosidad para compartir su legado cultural.

El regidor, Manuel Ruiz, incidió en la dimensión de “los pilares” del Museo del Grabado, aludiendo no sólo a las salas de exposición, sino también al taller de grabado y a la Biblioteca Ilustrada, así a la proyección internacional que supone para el municipio y para la comarca.

Asimismo, el mandatario manifestó que “en estos veinte años vivimos la apasionante aventura de ver crecer este museo sumando apoyos en torno al legado de Expósito”.

ALBINO FERNÁNDEZ. Tras las intervenciones se procedió a la inauguración de la exposición (comisariada por Carlos López) organizada para conmemorar el centenario del nacimiento del artista Albino Fernández (fallecido en 2014). Oriundo de Cuba, nacionalizado en Argentina y de raíces gallegas, supo reflejar en toda su comprometida obra su amor y preocupación sincera por ambas naciones.

Autoridades e invitados visitaron también el anexo taller de grabado que, por cierto, celebra dos cursos al año (a lo largo de tres jornadas) y que aspira a convertirse en una escuela permanente.

La fiesta concluyó con la actuación del grupo Milladoiro bajo una carpa instalada junto a la iglesia.

areadecompostela@elcorreogallego.es

05 nov 2021 / 20:23
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.