Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
01:12
h
El consumo de pornografía infantil creció un 500 por cien durante la pandemia, según sostuvo en Lalín el experto en delitos cibernéticos José Eugenio Torres // Alerta del peligro de los retos virales, que causan graves accidentes TEXTO Sol Elvira

Diez de cada cien menores de 10 años ven porno por la Red

Un diez por ciento de menores de 10 años ven porno a través de la Red, y el consumo de pornografía infantil creció un 500 por ciento durante la pandemia. Estos son dos de los sorprendentes datos revelados en una charla en la Escola de Familias de Lalín por José Eugenio Torres, experto en investigación sobre delitos cibernéticos, quien habló de los beneficios de las nuevas tecnologías, sobre todo durante la pandemia, pero que también resaltó la gran cantidad de riesgos que suponen. Entre ellos añadió el peligro de los retos virales, que causan graves accidentes entre los más jovenes.

En su conferencia, titulada Os menores ante as novas tecnoloxías. Beneficios e riscos, Torres recomienda el empleo de aplicaciones en sitios de confianza o el uso de antivirus, que pueden ser gratuitos, así como tener cuidado con las conexiones de wifi en abierto. “Detrás destas poden agocharse persoas con fins mal intencionados agardando facer un roubo de datos”, indicó al respecto.

El experto alerta de la existencia de un mercado negro donde se comercializa con nuestros datos personales, “que poden chegar a persoas que os usen para cometer delitos”. Habló de las aplicaciones más empleadas por la juventud (TikTok, OnlyFams, Photo Roulette...) y de ejemplos donde se emplearon para análisis forenses con consecuencias penales. Respecto a eso, señaló la necesidad de fijarse en los permisos a los que damos acceso cuando instalamos las aplicaciones, ya que “estamos dando o control de información de carácter persoal”, dijo.

Este experto en investigación de delitos cibernéticos advierte, además, de los peligros de los retos virales como causa de numerosos accidentes. Algunos de ellos consisten, por ejemplo, en chupar la tapa del inodoro; empujar a un compañero para que se golpee la cabeza en el suelo “o denominado rompecráneos”, apuntó, así como ingerir una gran cantidad de sal, limarse los dientes o cambiar el color de los ojos con productos de limpieza.

En cuanto a que el 10 por ciento de los menores de 10 años ve porno por Internet, explico que “un 35-36 % do contido da surface de Internet é pornografía, sen ter en conta a darknet”. Torres recordó que la responsabilidad penal del menor recae sobre los progenitores. “Delitos relacionados son ciberbullying, sextorsión e grooming. Ademais de prácticas de risco como o sexting, que pode dar lugar posteriormente a algunha das situacións mencionadas”, apuntó el conferenciante.

En el caso del grooming, ese engaño ejercido por un adulto para conseguir confianza y empatía con el menor con la finalidad de pedir algo a cambio, Torres explicó que se produce una primera fase de amistad para pasar a una segunda con un componente sexual y que “calquera pode ser vulnerable a estas situacións, debido á gran capacidade destas persoas para persuadir”.

En este sentido, sentenció que “non debemos pensar que estas situacións só pasan noutros sitios e a outras persoas. Concretamente en Lalín hai anos deuse unha operación que deu a volta ao mundo e onde interveu a Interpol”. Las características no pudo revelarlas por motivos profesionales, pero indicó que su experiencia fue “abrumadora” con respecto al contenido.

Asimismo, destacó la importancia de las fotografías y los metadatos. “As fotografías aportan máis información do que pensamos. Os metadatos, ademais do que se ve nela, inclúen a data, hora, sistema operativo e coordenadas onde se realizou. Estes datos poden ser empregados para facer o seguimento dunha persoa que publica frecuentemente nas redes, e converterse en obxectivo para persoas para fins mal intencionados”. “A pegada dixital inflúe na nosa vida máis do que cremos; un exemplo son as empresas que revisan os nosos perfís en redes sociais para valorar candidaturas en postos de selección”, indicó al respecto.

Finalmente, se refirió a las herramientas gratuitas para garantizar la seguridad y minimizar los riesgos; desde antivirus hasta sistemas de control parental. “Sen embargo, a ferramenta máis potente é establecer lazos de confianza, xa que a prohibición nestas etapas xera máis curiosidade”, concluyó.

el protagonista
“Pais e nais son responsables dos riscos”
Image
José Eugenio Torres
Experto en delitos cibernéticos

José Antonio Torres dejó muy claro a lo largo de la charla que los progenitores tienen que asumir la responsabilidad de las acciones de sus hijos frente a estas prácticas de riesgo. “A responsabilidade penal do menor recae sobre os proxenitores. O manexo adecuado das novas tecnoloxías hoxe en día é unha parte máis da educación desde o primeiro momento que os pais e nais lles mercan un dispositivo”, señaló el experto en referencia a la utilización de los móviles por parte de los menores, que en gran parte de los casos empieza en la etapa infantil.

{ cortina de humo }
Educar en sabiduría
Sol Elvira

ME PREGUNTO QUÉ MENTE no sé si infantil, adolescente o adulta, pero seguro que inmadura y retorcida, puede idear retos como empujar a un compañero para que se rompa la cabeza contra el suelo o cambiar el color de ojos con productos de limpieza, y que además esto se convierta en un reto viral en Internet. Está claro que algo estamos haciendo muy mal. A mi juicio, Internet no nos ha hecho ni más sabios ni mejores. Todo lo contrario: creo que a la hora de la verdad nos convierte en personas más torpes y subjetivas a la hora de manejar tanta información. Y si eso ocurre en generaciones como la mía, imagino las generaciones tecnológicas. Un buen uso de las redes es necesario, pero educar, educar y educar es la única sabiduría.

08 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.