Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 19 octubre 2021
10:04
h
Prevén terminar las obras entre Arzúa y Melide en el año 2025, fecha hasta la cual se contemplan diferentes partidas presupuestarias // Por su parte, la finalización de la conexión de la villa del melindre y Palas se establece para 2023 TEXTO Sol Elvira

El Estado destina 37 millones a los tramos de la inacabable A-54

La escasa inversión del Estado en las comarcas y municipios de Área de Compostela se concentra, mayoritariamente, en la realización de los tramos Arzúa-Melide y Melide-Palas de Rei de la A-54. A ellos, los Presupuestos Generales del Estado para 2022 destinan un total de 37.608.600 euros. Además, el documento contempla otras tres partidas para el primero de los trayectos, que se finalizaría en 2025, y una más para el segundo, con lo que prevén terminarlo en el año 2023.

En concreto, para el tramo entre Arzúa y Melide se incluye una partida de 27 millones para 2023; otra de 38 millones para 2024 y una última de 8,8 millones de euros para el año 2025. Para el de Melide-Palas se contempla una partida de 6,6 millones de euros para el año 2023.

La historia interminable, el cuento de nunca acabar... De muchas formas y con muchos titulares se ha contado el despropósito de la inversión de la autovía que algún día acabará de unir Santiago y Lugo. El incumplimiento de las inversiones fijadas, junto a dificultades como problemas contractuales con las empresas y la protección arqueológica y medioambiental, han retrasado la ejecución de los tramos entre Palas de Reis y Arzúa.

Fue a finales del año 1999 cuando se inauguró el tramo Santiago Lavacolla, el primero de la A-54, aunque la aprobación de esta infraestructura, incluida en el Plan Galicia, no recibió el espaldarazo oficial hasta junio de 2004. Su finalización estaba prevista para 2010, pero esta obra ideada con la intención de reforzar la conexión del interior de Lugo con el Eje Atlántico sigue sin ser una realidad. La apertura en 2019 del recorrido entre Arzúa y Lavacolla, que acortó el viaje entre Lugo y Santiago en quince minutos, dejaba dos trayectos pendientes.

Cuando el ministro de Fomento puso la primera piedra del recorrido entre Melide y Arzúa, adjudicado en febrero de 2018, se daba por hecho que la autovía sería una realidad en cuatro años, pero el Gobierno calcula ahora que este tramo acabará en 2025 y el de Palas-Melide, iniciado en julio de 2017, en 2023.

En cuanto a los motivos de los continuos retrasos, en el caso del tramo Melide-Arzúa, de algo más de 16 kilómetros, se atribuye la situación a problemas contractuales con las empresas adjudicatarias, lo que provocó que las obras lleven meses paradas. Los ajustes presupuestarios y la elección de la firma que rematará el proyecto son los obstáculos a resolver. Además, se halló un gran número de vestigios arqueológicos de distintas épocas, un total de catorce, que se deben proteger. Esta concentración contrasta con la del tramo Palas Rei-Melide, donde solamente se protegieron dos lugares con restos arqueológicos.

Los 12 kilómetros que se ejecutarán entre Palas de Rei y Melide son de mayor dificultad técnica y contarán con el puente más largo de la provincia, de un kilómetro de longitud. Durante la redacción del proyecto se eliminó un puente por su impacto paisajístico y su cercanía a bienes como el balneario de Pambre o el Camiño Francés. El gran cambio se hizo para minimizar el impacto en la Serra do Careón.

INVERSIONES SIMBÓLICAS. Al margen de las inversiones previstas en la A-54, en las cuentas del Estado para 2022 se contemplan otras de carácter puramente simbólico.

Se trata de una partida de 100.000 euros para la variante de A Estrada; otra de 50.000 euros para la de Ordes y otros cincuenta mil euros para la N-550, en concreto para el tramo entre Pontecesures y Valga.

NUEVA SEDE
úLTIMO EMPUJE A LA COMISARíA DE RIBEIRA

··· Al margen de la inversión en carreteras, en los Presupuestos Generales del Estado para 2022 se contempla una partida de 1.280.000 euros para finalizar la construcción de la nueva comisaría de Ribeira. El Consejo de Administración de la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado, dependiente de los ministerios de Hacienda e Interior, adjudicó en octubre de 2019 las obras de construcción de la nueva comisaría de la Policía Nacional de Ribeira. La obra, que está ya bastante avanzada (estaba previsto que finalizase el pasado mes de agosto), está siendo ejecutada por la empresa Obras y Servicios Gómez Crespo S.L. y cuenta con un presupuesto de 2.592.519 euros. El plazo de ejecución es de 18 meses. La parcela donde estará ubicado el complejo, en la zona de Fontán, tiene una superficie de 2.074 metros cuadrados. Constará de sótano (donde habrá una galería de tiro), planta baja y primera planta. Tendrá, además, una oficina de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer. Se materializa así un proyecto que llevaba una década aparcado, desde que en el año 2009 la Dirección General de Policía solicitase la licencia para dichas obras.

14 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.