Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 28 noviembre 2022
02:51
h
deporte y ocio. Con más de 200 alumnos, Marcio ha construido un espacio de referencia en el mundo de la hípica en la parroquia de O Tremo, en Brión // Las opciones son diversas: desde alquilar un caballo hasta tener uno propio TEXTO Á. P.

Hípica Boullón: un remanso de paz que combina familia y elegancia

La elegancia y la familia son dos de las muchas cosas que combinan a la perfección en Hípica Boullón. En un entorno con vistas privilegiadas hacia la ciudad de Santiago, esta escuela de equitación situada en Tembra (ayuntamiento de Brión), se ha convertido es toda una referencia a nivel profesional y también amateur. Y es que de las catorce escuelas que hay en los alrededores, esta es la más completa y única con intención de montar una pista de cross (campo a través), algo que la hará aún más única de lo que ya es.

Su dueño, Marcio, nos recibe en las inmediaciones de la gran finca que conforma esta hípica, y nos muestra su gran proyecto que, a su vez, es un sueño de vida. “Esta es la escuela de hípica más antigua de la zona”, nos cuenta a EL CORREO, añadiendo que “yo empecé aquí como trabajador y, cuando el antiguo dueño se jubiló, a pesar de que yo no estaba en Galicia, sino trabajando en el Reino Unido, después de haber pasado ya por una importante escuela de hípica en Madrid, decidí volverme para montar lo que hoy vemos aquí”.

Un vistazo a nuestro alrededor nos basta para comprender el trabajo que esta escuela tiene detrás: alimentación de numerosos caballos y ponis, mantenimiento de los jardines, limpieza de pistas... “Desde luego no es barato”, nos dice Marcio, pero , afortunadamente, confiesa que “estos son momentos buenos para la hípica, en los que cada vez hay más gente interesada”.

Y es que se han puesto en valor sus infinitos beneficios, desde el ejercicio físico al que somete a todo el cuerpo, hasta el convertirse en una terapia contra enfermedades psicológicas tan extendidas en la sociedad actual como la ansiedad o la depresión. Y también estimula la sociabilidad, pues se aprende a mantener un vínculo emocional con el animal.

Con todo, en su afán incansable por conseguir la excelencia en todo lo que hace quiere seguir mejorando el recinto: “Tengo la idea de crear un paseo con piedras que lo adornen en este lago; quiero ampliar esta pista interior hasta este tramo; mi idea es alargar la zona de salto en el futuro”. Y así, proyecto tras proyecto, nos va contando cómo quedará en unos años, más pronto que tarde, este lugar, que ya a día de hoy es increíble y que cuenta con nada menos que 53 boxes para los caballos.

Al entrar en las instalaciones, varios jinetes que se disponen a salir a dar una vuelta en sus caballos nos saludan. Son adultos, pero los que más nos llaman la atención son los niños que dan vueltas en la pista interior. “Espalda recta”, les dice un monitor. Y es que la elegancia es la base de la formación de Hípica Boullón, centrada en la monta inglesa, donde prima la postura del jinete.

“Marcio, se han caído dos chicas, les toca traer bombones la próxima semana”, le avisa una niña subida a su caballo –un ejemplar grandioso que es capaz de manejar, gracias a las clases recibidas, como si se tratase de un pequeño poni–. “Tenemos un juego, el que se cae tiene que traer bombones, así les damos un incentivo para que sigan mejorando”, nos explica Marcio. ¡Y parece que la técnica le funciona!

Y es que todos en la escuela son como una gran familia. La amistad es algo que se respira en el ambiente. No solo se trata de alumnos y profesores, sino de amigos. Tanto es así que parte de las instalaciones de la hípica están dedicadas a zonas comunes para el descanso y para compartir el tiempo de ocio de los en ella inscritos. Una gran sala de cumpleaños con todo dispuesto para las celebraciones y una serie de mesas junto a una barbacoa al aire libre, rodeadas de flores, son dos de los espacios favoritos de Marcio para disfrutar con los amigos.

En las caballerizas vamos viendo uno a uno los ejemplares con los que cuenta la escuela. Son variados, desde pura sangre inglés, español hasta pura raza árabe y gallega. Desde Aladierna, ya campeona de Galicia de carreras, pasando por los que todavía se están preparando. Y nuevos ejemplares recién llegados al recinto: “Estos cinco son caballos asturcones, que están en proceso de doma; esta raza, con su color negro tan brillante, me enamoró”, explica Marcio.

Su aspiración es que esta escuela siga sumando alumnos, a pesar de que en la actualidad ya tiene unos 200, y que sea reconocida en todo el país. De hecho, ya la ha dotado de marca propia: una ‘HB’ formada con un bocado (parte de la brida que se introduce en la boca del animal para dirigirlo) de caballo. Desde polos hasta sudaderas están ya a disposición de quienes lo deseen con este logo. Prendas donde la elegancia se combina con la calidad.

Y, como no podíamos obviar, junto a Marcio siempre está su fiel princesa Elisa, una perrita de la raza pastor alemán que le sigue allá donde va, por todo el recinto, y que, de alguna manera, entre mimos y caricias, guarda las instalaciones y también a sus huéspedes, los caballos.

05 jul 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.