Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 30 enero 2023
12:09
h
San Tomé acogió este sábado la grabación de ‘Lavadoiro’, una pieza que reflexiona sobre la vinculación de las mujeres a esos elementos // Lo dirige Lois Patiño y las protagonistas son once vecinas de la zona // Entre los escenarios de rodaje también están las construcciones de Artes y Pinisqueira TEXTO Marta Torres

Homenaje a las lavanderas en O Son

Los lavaderos públicos fueron hasta hace un par de décadas los lugares en los que gran parte de la población rural podía limpiar con agua corriente sus ropas. Unas construcciones tradicionales que se encuentran por toda la geografía gallega, a las que acudían las mujeres para lavar juntas, siendo, además de un lugar de trabajo, un centro de encuentro.

El lavadero de San Tomé, en Porto do Son, y los de Artes y Pinisqueira, en Ribeira, son las localizaciones escogidas para rodar este fin de semana el proyecto audiovisual Lavadoiro, un cortometraje gestado por Ana Amado, arquitecta y fotógrafa ferrolana, y dirigido por el cineasta gallego Lois Patiño. Un trabajo que esperan que ayude a visibilizar el olvidado y no reconocido valor del trabajo doméstico de las féminas.

Amado lleva meses investigando al respecto, recopilando los testimonios de usuarias de estos elementos patrimoniales. “Ceñímonos a estes tres porque son lugares moi diferentes entre si, e ao final seguen unha narrativa que pretendemos que sexa como unha metáfora dun río, dende que nace ata que desemboca no mar. Tamén un pouco pensando no concepto de ciclo, que está sempre relacionado co corpo da muller”, explicó. Un gancho narrativo, el ciclo del agua, que guiará a las once protagonistas de esta pieza desde la Poza de San Tomé –donde nace– hasta Artes para, finalmente, desembocar en Pinisqueira, en el que está situado en la costa.

En el caso del lavadero de San Tomé, su ubicación, con la frondosidad de su bosque y los restos de los molinos de agua y una capilla, lo convierten en un lugar mágico. “Supoñemos que algo pode ter que ver nesa persistencia máxica o feito de que a poza que hai alí no río se utilizase para lavar as roupas dos mortos e dos recén nacidos”, indicó.

En la estructura del corto, que parte de Baroña, se van a ir añadiendo a la trama más mujeres, que llegarán al final todas juntas. “Eran puntos de encontro exclusivos delas. O mundo dos lavadoiros ten asociado un punto negativo, pois ían súper cedo para coller sitio, en moitos casos andando moitos quilómetros cargadas de roupa –era fisicamente duro–, pero tamén teñen recordos felices porque, ademais de lavar a roupa da familia, falaban, cantaban e apoiábanse”, señaló la ferrolana.

Asegura que Lavadoiro será “unha homenaxe ao traballo doméstico das mulleres que son maiores, ao seu labor constante e sacrificio, dando sempre todo polos demais e poñéndose elas nun segundo plano”, afirmó al respecto Ana Amado.

El material resultante, que además ensalzará las singulares características paisajísticas y los valores culturales, etnográficos y patrimoniales de los tres escenarios elegidos para grabar el cortometraje, se propone como elemento diferenciador para mostrar en festivales, congresos, exposiciones o bienales.

Conviene destacar que el proyecto cuenta con una subvención de la Diputación de A Coruña y la colaboración de los ayuntamientos de O Son y Ribeira, así como de los arquitectos Carlos Seoane, autor de la restauración del lavadero de Artes, y David Chipperfield, afincado en la parroquia ribeirense de Corrubedo.

30 oct 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.