Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 01 octubre 2022
12:17
h
FEÍSMO. El prestigioso arquitecto británico comparte en Instagram fotos de construcciones, elementos y espacios que suscitan su crítica o curiosidad // Desde una extraña “chimenea de agua” hasta fachadas atrapadas en el abandono, apaños de risa o piquetas derribando “edificios inofensivos” TEXTO Suso Souto

Lo que a David Chipperfield le chirría

En la localidad ribeirense de Corrubedo, el prestigioso arquitecto británico David Chipperfield es considerado, más que un ilustre visitante, un vecino más. De gustos y costumbres sencillas, paso pausado y mirada contemplativa, este gurú de la arquitectura es un referente reputado y respetado en todo el mundo y, a su vez, comprometido con su entorno más próximo. Con el suelo que pisa. Con la costa que contempla.

Su página de Instagram, en la que comparte fotos de los proyectos que ocupan su día a día, pero también imágenes familiares y cotidianas, es seguida por casi 145.000 personas.

Pero en esa plaza virtual abierta al mundo, Chipperfield comparte también fotos de aquellas construcciones, instalaciones o espacios que le chirrían a la vista. Y claro, algunas de ellas les sonarán a ustedes.

Desde una “chimenea de agua” con la que se encontró en Agolada hasta el feísmo y el abandono de la maleza que se asoma por los muros de una vieja fachada del parque de García Bayón, en Ribeira, con cables y el mobiliario de una terraza apilado, empeorando más la estampa.

Tampoco le hizo mucha gracia la demolición de los antiguos departamentos de usuarios del puerto de Ribeira pada dar paso a la nueva terminal de autobuses: “Derribando más inofensivos edificios perfectamente buenos que forman parte de la historia visible y el encanto inocente de la ciudad”, escribió comentando la foto. Y una seguidora apostilló: “Es una falta de creatividad no reutilizar y revigorizar una nueva vida en estos edificios, el 99 % de las veces para construir cosas peores”.

De su mirada crítica e irónica no se libró ni el puesto de churros portátil de Corrubedo: “Cómo mantener tu techo junto al mar”, comentó sobre el sistema de bidones como contrapeso para sujetar el toldo.

“¿Ingenioso o triste?”, escribió sobre una botella de plástico reutilizada como codo en la bajante de un canalón. “Belleza vernácula en Lalín”, comentó sobre dos ventanas contrapuestas en una casa de Lalín.

15 ago 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.