Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 07 diciembre 2021
02:00
h
Costas del Estado sacó ayer a licitación la redacción del proyecto para demoler el edificio que invade Coira // El Concello pondrá a disposición los terrenos en Os Moimentos para la nueva ocupación // Será un centro “á vangarda” TEXTO M. Torres

Milagro en Portosín: por fin el colegio abandonará la duna

Portosín hace tiempo que sueña con un nuevo colegio y la regeneración de la playa de Coira... y pronto se convertirá en realidad. Ayer se dio un paso significativo para conseguir dicho objetivo. Costas del Estado acaba de sacar a licitación la redacción del proyecto para demoler el edificio que alberga el actual centro educativo emplazado en medio del citado arenal, para así poder recuperar un entorno natural perdido desde hace décadas y que el ejecutivo sonense pretende rescatar.

Se trata de un ambicioso plan medioambiental “co que se recuperará esa contorna e se abrirá ao mar a fachada marítima de Portosín”, explicó el alcalde de Porto do Son, Luis Oujo Pouso. Hace tan sólo unos meses, las tres administraciones implicadas en el proyecto (Xunta de Galicia, Concello y Costas del Estado) llegaron a un acuerdo histórico, ya que su reubicación es una vieja aspiración que supondrá “un importantísimo cambio” para este núcleo sonense. “Con este acordo conséguese non só devolver á praia o espazo roubado senón tamén humanizar e mellorar a avenida de Coira e dotar esta parroquia cunhas instalacións educativas de primeiro nivel”, destacó al respecto el regidor.

Oujo Pouso también resaltó que, según el nuevo plan de arquitectura pedagógica que maneja la Consellería de Educación, “que supón un cambio radical de concepto en canto ao diseño e intervención e ao servizo dos retos educativos do futuro”, el de Portosín será pionero en esta nueva forma de entender las construcciones destinadas a educación “con espazos máis amplos, con máis áreas ao aire libre e patios cubertos, centros máis sostibles e adaptados á era dixital. En definitiva, un colexio á vangarda”, aseguró.

En anteriores ocasiones, el munícipe comentó que el colegio situado en Coira es una instalación muy antigua y que necesitaría una inversión muy elevada para “cumprir cos requisitos mínimos esixibles nun centro destas características e que satisfaga as necesidades actuais da comunidade educativa”.

El nuevo edificio se ubicará en unos terrenos rústicos situados en la zona Os Moimentos, en Portosín, un lugar anexo al núcleo urbano que facilita la movilidad de las familias para acceder al colegio, “reducindo ao mínimo a necesidade de transporte”, indicaron desde la administración local.

Con estas actuaciones culminará y verá la luz uno de los grandes proyectos que el ejecutivo tiene para el mencionado núcleo, “que suporá unha mellora importantísima para recuperar este enclave natural que nunca debeu perderse”, insistió.

Conviene recordar que este centro educativo, que fue construido en la década de los años setenta, se encuentra a los pies de la playa de Coira, en zona de dominio público marítimo terrestre, ocupando una superficie de 7.284 m2. El Concello de Porto do Son pondrá a disposición los terrenos para la nueva ocupación; Costas del Estado asume las obras de demolición del inmueble y posterior acondicionamiento de la parcela; y la Xunta la construcción del nuevo colegio. Un plan que permite despejar una zona de gran valor ambiental para que el sistema dunar recupere su espacio original.

Nunca es tarde para corregir una aberración

Si algún ecologista responsable tuviera un instante de lucidez, pediría a todos los suyos que organizaran la manifestación del siglo en Portosín para celebrar que después de décadas de lucha infructuosa un mamotreto de hormigón esté a punto de saltar por los aires para dar paso a una duna maltratada por la irresponsabilidad de quienes, en el pasado, cometieron una aberración urbanística colosal.

Si hoy algún vecino solicitara la ocupación de una duna hermosa, que abre Portosín al mar, despeja el espacio, protege la naturaleza, estimula el deseo de visitar la playa, aumenta la capacidad del entorno de Coira, hermoso arenal urbano, joya de la corona de un pueblo que aspira a poseer bandera azul y mantener intacto el paradisiaco entorno, todos lo correrían a gorrazos.

Hoy todos deberían celebrar que están de enhorabuena. Tras la puesta en marcha del proyecto que Costas del Estado sacó ayer a licitación para demoler el viejo edificio de los cincuenta y despejar la zona, lo que se vislumbra es que todo se revalorizará: el paisaje, el efecto llamada a turistas y conseguir que un viejo sueño se convierta en realidad. Fueron décadas de intentos infructuosos que se van a materializar.

Los éxitos tienen muchos padres y los fracasos son huérfanos. En este caso, sí hay padres. El primero, un alcalde ejemplar, Luis Oujo, trabajador incansable, que aplica criterios empresariales a la función pública (bien escaso) y se ha convertido por la legitimidad del ejercicio en el mejor regidor que tuvo Porto do Son en muchos años.

El segundo es el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, ruralista ilustrado, uno de los más sólidos pilares del Gobierno de Feijóo, que acaba de inventar un nuevo diseño arquitectónico para centros escolares, a la altura de los nórdicos. Así será el nuevo de Portosín, en pleno centro de la localidad.

Como ocurre siempre, surgen los apóstoles del “De qué se trata que me opongo”. Hay que ignorarlos. Si alguien no ve o no quiere ver las inmensas ventajas, apaga y vámonos. La historia la escriben no los que destruyen, sino los que crean. G. Conde

09 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.