Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 30 enero 2023
13:56
h
REVERSIoNes. Portos tramita la cesión de terrenos e instalaciones que no usa a los concellos de Ribeira, Rianxo, O Son, Fisterra, Ponteceso, Corcubión, Pontecesures y Laxe // Oujo ya planea transformar una vieja explanada en paraíso TEXTO Suso Souto

Punta Cabalo: de muelle ruinoso e inútil a área de piscinas en rocas

La Consellería de Mar, a través de Portos de Galicia, está tramitando la reversión a Costas del Estado de unos 40 terrenos e instalaciones de su titularidad que no tienen un uso portuario, con vistas a que este último organismo los ceda a los concellos. Y no es una cuestión baladí, porque en los últimos treinta años Portos sólo llevó a cabo dos reversiones, y en ambos casos eran playas: la de Fisterra y la de O Vicedo.

Pero, en esta nueva tramitación, el organismo autonómico camina sobre seguro, al tratarse de zonas solicitadas expresamente por 22 concellos que adquieren el compromiso de darle el sí quiero a Costas cuando llegue el momento.

Entre esos 22 municipios interesados figuran ocho del litoral de Área de Compostela: Corcubión, Ponteceso, Fisterra, Laxe, Pontecesures, O Son, Rianxo y Ribeira.

Cada concello tiene sus motivos. Así, por ejemplo, Rianxo solicitó la reversión del muelle de Taragoña, una zona que el Concello pretende recuperar porque “a desaparición de parte do peirao pode mellorar a circulación da corrente do mar e, con elo, a produción marisqueira”, según el alcalde, Adolfo Muíños.

Corcubión se interesó por la explanada existente detrás del Juzgado para destinarla a aparcamiento.

Ponteceso quiere asumir la titularidad de tres lugares de Corme de cuya limpieza y mantenimiento ya se viene ocupando por su importante uso público: la Praza da Ribeira, los jardines de A Marina y la zona de O Biscoiteiro; Corcubión solicitó el muelle de Quenxe y Ribeira, el de Insuela (en la parroquia de Palmeira).

O Son, por su parte, tiene ya un ambicioso anteproyecto para transformar el abandonado muelle de Punta Cabalo en un auténtico paraíso natural, construyendo allí un complejo de esparcimiento con tres piscinas abiertas sobre las rocas. Se trata de un pequeño muelle que nunca llegó a usarse como tal y que el Concello quiere poner en valor.

Una vez recibida toda la información necesaria de los concellos, la Xunta le concretará a los alcaldes las superficies susceptibles de reversión y, cuando estos den su conformidad y estén completos los trámites de la Xunta, será el Estado, mediante acuerdo del Consejo de Ministros, el que deberá determinar qué hacer y también si los entrega a los concellos procediendo a su desafectación como espacios de dominio público marítimo-terrestre.

Se trata de un procedimiento extraordinario, complejo y muy amplio y, por eso, se tramitarán todos los expedientes conjuntamente. Los concellos interesados en presentar sus propuestas de reversión pueden hacerlo antes del 15 de octubre.

Pero, además, Portos está estudiando también la necesidad de revertir instalaciones de su titularidad en otros 20 municipios, aunque en este caso no fueron los concellos los que lo solicitaron. Entre ellas figuran las de O Muíño (Muros), O Conchido (Outes) y A Barquiña (Noia).

Cuando Portos finalice su estudio al respecto, le planteará esa posibilidad a los alcaldes. El regidor noiés, Santiago Freire, y su homóloga muradana, Inés Monteagudo, prefieren esperar a conocer la propuesta antes de valorar esa opción, mientras que el outiense Manuel González ya adelanta que “é unha zona de interese pola proximidade ó núcleo urbano da Serra de Outes e cun importante potencial paisaxístico e turístico. En todo caso, o lóxico sería que, se se revirte, viñera acompañado dun importante investimento para a súa humanización”.

areadecompostela@elcorreogallego.es

“Nunca se usou como peirao”

El alcalde de O Son, Luis Oujo, explicó que el muelle de Punta Cabalo “se construyó hace tres décadas, pero nunca se utilizó como tal porque es una zona en la que incide mucho el viento del norte. Allí están cambiando las corrientes y la playa está quedando sin arena”. Oujo añadió que, cuando ese muelle pase a ser del Concello, “realizaremos un estudio de la lámina de agua y diseñaremos un proyecto para la recuperación y puesta en valor de esa zona, para el que ya tenemos un boceto”. Un proyecto que consistirá en reconvertir la explanada en un complejo de tres piscinas abiertas en las rocas y que se complementará con la prolongación de la senda peatonal de Portosín hacia el límite con Noia.

12 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.