Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 24 enero 2022
16:46
h
RUTA. A las puertas del convento muradano de San Francisco de Rial se inicia un itinerario religioso con catorce estaciones que asciende por el monte Oroso // Se construyó en 1878 con donativos de fieles // Las hermosas vistas y su valor patrimonial lo convierten en un referente para senderistas TEXTO Suso Souto

Viacrucis de Louro: Pasión entre rocas

Dicen que la fe mueve montañas. Y son varios los hechos narrados en la Biblia que se ubican en lo alto de una cima. En Muros existe un lugar en el que el sendero de la fe está marcado entre rocas, camino del monte Oroso. Un camino señalizado en base a los pasos de Cristo durante la Pasión y que, además, es un punto de atracción turística: el Viacrucis de Louro.

En medio de un pequeño valle se ubica el convento de San Francisco de Rial, un templo de estilo gótico rodeado de un recio muro y que tiene su origen en el siglo XIII. Es uno de los monumentos mejor conservados de todo el municipio. En sus inicios (1223) fue un crematorio que incluía una capilla románica dedicada a Santa Mónica. Pero no fue hasta el año 1432 cuando pasó a convertirse en convento. Actualmente sigue perteneciendo a la congregación franciscana y está dedicado al hospedaje, complementándose en el mismo recinto con un campin.

Su actividad se había visto paralizada en 1835 debido a la exclaustración de los religiosos. Tiempo después, en 1873, volvió a ser ocupado por los miembros de la orden franciscana, que se encargaron de llevar a cabo su restauración.

Aunque por poco tiempo, este convento albergó el primer colegio para niños que querían ser religiosos, pero debido al creciente número de estudiantes se tuvo que trasladar a Herbón. Previa autorización, es posible visitar la iglesia y el atrio interior del convento, cuyo claustro, según consta en una inscripción, data de 1646. En la misma puerta del templo se inicia un Viacrucis (construido en 1878 gracias a los donativos de los fieles) con catorce capillas de granito que contienen cada uno una imagen de Cristo con el número de la estación y la cruz del Santo Sepulcro, y en las que están representadas escenas de la Pasión.

Durante años, el domingo de Ramos y el posterior al 26 de noviembre, fiesta de San Leonardo de Porto Mauricio, numerosos vecinos solían recorrer este Viacrucis.

Las capillas ascienden por la ladera del monte Oroso, proporcionando a cada paso una visión cada vez más amplia y hermosa del vecino y espectacular Monte Louro.

UNA GENEROSA PANORÁMICA. En realidad hay una decimoquinta estación, pero está dedicada a La Dolorosa, con una inscripción que dice: “Charitas me fecit. Año 1878”.

Numerosas personas realizan este itinerario religioso, de gran valor patrimonial y que permite también disfrutar de un entorno natural de singular belleza y de una generosa panorámica, por lo que se ha convertido en un referente ineludible para los amantes del senderismo.

COVA DE JATOS. Y, para caminar, Muros ofrece también la posibilidad de realizar otra interesante ruta: el sendero de Cova de Jatos, que pasa entre las dos estaciones rupestres más representativas del municipio: A Cova da Bruxa y A Laxe das Rodas. Durante el recorrido, el caminante atravesará núcleos que conservan su estructura tradicional, como Serres, con un interesante conjunto de hórreos, Taxes y Ventín. Esta ruta puede hacerse a pie, en bicicleta, a caballo e incluso en vehículo.

24 ago 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.