Viernes 18.10.2019 Actualizado 18:03
Google    

El Correo Gallego

Plus

Hallan explicación a cómo el agua se regenera en la superficie de asteroides

MADRID. E.P.  | 09.10.2019 
A- A+

Científicos han descubierto cómo las moléculas de agua pueden regenerarse en los asteroides que se mueven por el espacio, en un avance que podría extenderse a otros cuerpos como la Luna.

Publicado en la revista 'Nature Astronomy', la nueva investigación muestra que el agua puede reponerse en la superficie de los asteroides si el viento solar y los meteoritos que les impactan se unen a temperaturas muy bajas.

La autora australiana principal, Katarina Miljkovic, del Centro de Ciencia y Tecnología Espacial de la Universidad de Curtin, afirma que la investigación demostró que dos componentes de la meteorización espacial, tanto electrones como choque térmico, eran necesarios para mantener el suministro de moléculas de agua en los asteroides, en lugar de solo uno como se pensaba anteriormente.

"Este complejo proceso para regenerar moléculas de agua superficial también podría ser un posible mecanismo para reponer los suministros de agua en otros cuerpos sin aire, como la Luna", señala Miljkovic.

"Este hallazgo de investigación tiene implicaciones potencialmente significativas porque todos sabemos que la disponibilidad de agua en el sistema solar es un elemento extremadamente importante para la habitabilidad en el espacio", indica.

El equipo examinó pedazo del meteorito Murchison, que cayó en el sur de Australia hace 50 años, y simular las condiciones climáticas de un cinturón de asteroides dentro de una máquina especialmente construida que imita las condiciones de la superficie de un asteroide.

Luego, el equipo usó electrones energizados para simular vientos solares y láseres para imitar pequeños meteoroides que golpean el asteroide, mientras monitorea los niveles de las moléculas de agua en la superficie.

Los impactos de meteoritos inician la reacción, luego los vientos solares hacen estallar la superficie dejando que los átomos de oxígeno e hidrógeno no unidos se unan, creando agua.