Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 25 enero 2022
15:53
h

Vacuna como solución al repunte de contagiados en los colegios gallegos

Tras un mes de escalada, la Consellería de Educación y los directores de centros de enseñanza apuestan decididamente por la inoculación de los más pequeños, rechazando las restricciones

Ante el aumento progresivo de los casos activos en las escuelas gallegas, que llevan in crescendo más de un mes, y en vísperas a que concluya el primer semestre del ciclo escolar, Xunta y comunidad educativa lo tienen claro. El virus, intensificado en su sexta ola, está poniendo a prueba (otra vez) la seguridad en dichos espacios y la única solución pasa por vacunar... Ahora les toca a los pequeños de cinco a once años, es decir, aquellos que cursan Educación Primaria. El último eslabón para atajar un problema que ya no existe afortunadamente entre el alumnado de Secundaria.

Según los primeros datos facilitados por el Gobierno autonómico, la situación epidemiológica en nuestros centros de enseñanza fue empeorando conforme se sucedían los días, pasando de los 364 contagios y las 17 aulas clausuradas que mantenían dos semanas después de que diese comienzo el curso 2021-2022, a los 1.306 positivos y el centenar de clases cerradas que contabilizaron a principios del mes de diciembre.

El primer escenario se enmarcaba en los planes de las autoridades sanitarias y los responsables educativos, que apelaban a que todavía no se podía inmunizar contra la covid a muchos pequeños. “Sabemos que se van a producir situaciones puntuales de positividad en centros educativos, especialmente vinculadas a menores de 12 años, pero es absolutamente excepcional”, manifestaba de aquella Manuel Vila, secretario técnico de la Consellería de Educación. Desde ese instante las cifras de contagiados mejoraron un poco, pero la alegría no duró mucho.

El punto de inflexión llegó a finales de octubre. El parte del día 27 ya ascendía a 69 positivos y a partir de ahí se fue constatando un incremento progresivo tanto del número de casos activos como del porcentaje de incremento de estas infecciones. Los 69 pasaron a 86 el 3 de noviembre, a 149 en el parte de la Xunta del pasado día 10, y se duplicaron en el balance dado a conocer siete jornadas más tarde, con 307 casos activos. Tras este llegó el del 24 de noviembre, cuyos resultados evidenciaban que la incidencia no frenaba su ascenso. Ya eran 658 positivos, el doble que la semana anterior, y al menos 46 aulas cerradas (una treintena más). Esa tendencia se mantuvo intacta en el parte del 1 de diciembre, que daba cuenta de casi 1.000 infectados y 80 clases clausuradas más que hacía menos de tres meses: un problema cada vez mayor que se acentuó sobre todo en Ourense.

LA MAYOR PARTE DE LOS CONTAGIOS PROVIENEN DEL EXTERIOR. Respecto a este panorama, el departamento que gestiona Román Rodriguez apunta que el 70 % de los centros escolares de Galicia carecen de casos activos en sus instalaciones y que el agravamiento es consecuencia directa del empeoramiento a nivel viral que se está dando en toda la sociedad. Y no solo en las escuelas.

Recordando que “la mayor parte de los casos proceden del exterior” y “no se producen en los colegios”, la Consellería de Educación subraya por otro lado que “en Primaria las medidas son las mismas que el año pasado y que el protocolo está funcionando correctamente”. Asimismo, destaca “el gran esfuerzo de la comunidad educativa” para preservar la seguridad en estos espacios.

De igual forma, llamando a que impere la “prudencia” y la “tranquilidad”, fuentes de la citada cartera señalan que es “imprescindible continuar manteniendo el esfuerzo y seguir dando ejemplo de responsabilidad” a la espera de la vacunación del alumnado restante, estimada a partir de mediados de diciembre.

En este sentido, el propio Rodriguez resaltó el pasado viernes que para contrarrestar el avance de la epidemia mundial es “clave” la inoculación de las inyecciones creadas para reducir el impacto del coronavirus. Esto lo dijo evidenciando el “grandísimo”contraste de contagios que hay entre los alumnos de Primaria y Secundaria. Causa directa de ese remedio que vino, como la covid, para cambiarlo todo. Pero para bien.

“CIERTA PREOCUPACIÓN” ANTE “CIERTA RELAJACIÓN”. Y es que el clima de escalada está afectando fundamentalmente a los CEIP gallegos donde, a diferencia de los institutos de ESO, se concentra el grueso de los escolares sin dosis. “La situación cada semana se va complicando más”, lamenta Francisco Lires, de la Federación Galega de Directivos de Centros de Ensino Público, comentando que en cada notificación del Gobierno autonómico “se van doblando los casos y prácticamente las aulas cerradas”.

Así las cosas, Lires observa la situación “con cierta preocupación” y achaca el agravamiento de la misma a que existe “cierta relajación” fuera de los espacios educativos, mientras que dentro de los estos “las medidas se siguen tomando igual” que el curso pasado. A mayores, considera que “los más expuestos” son los trabajadores, pues son quienes están en contacto con un gran volumen de personas todavía sin vacunar.

Creyendo que es vital avanzar lo antes posible en la inoculación de esta franja de edad (de cinco a once años), añade también que la evolución de la epidemia mundial, sumada al puente de principios de diciembre y las vacaciones de Navidad, parece anticipar que “no van a ser buenos tiempos” en lo que al avance de la covid y su transmisión se refiere.

Por otro lado, desde el IES Xelmírez I de Compostela, Manuel Portas resalta que “la única conclusión evidente” ante la mayor incidencia en Infantil y Primaria respecto a Secundaria es que “el alumnado vacunado resiste sin contagios”. “No llevamos ningún caso dentro del centro, a estas alturas el año pasado debíamos tener una docena, eso demuestra la importancia que tiene la vacuna”, manifestó, coincidiendo con la Consellería de Educación en que las escuelas y los institutos no dejan de ser “una parte de la sociedad”.

En esta línea, Portas no ve conveniente aplicar nuevas restricciones en las instalaciones educativas, aunque sí considera preciso mantener las básicas, tal como el uso de máscara, la higiene de manos, la distancia social y ventilación, que son efectivas. “Los jóvenes están cansados, mantener las medidas y la prudencia cada vez les cuesta más. No hay esa presión del curso pasado, por ejemplo”, defendió al respecto.

ENORME DAÑO A LA ENSEÑANZA. Desde Anpas Galegas, Fernando Lacaci ve “perfectamente comprensible” que a corto plazo las direcciones, profesores o incluso parte de las familias opten por “dejarlo todo como está” ante la incertidumbre, dado que el sistema está ya instaurado gracias a la experiencia del curso pasado y “fluye con naturalidad”.

“El problema es que es un modelo que se consolida”, prosigue, para advertir del “enorme daño” que se le está haciendo a la enseñanza en general y al alumnado en particular al prolongar durante tanto tiempo una situación de excepcionalidad en los centros, a diferencia del resto de la sociedad: “La educación es un escenario absolutamente volátil”.

La situación parece indicar que la Xunta mantendrá en espera la flexibilización del protocolo covid en la que estaba trabajando. “En la última reunión de la junta autonómica de directores no se habló absolutamente nada de modificar el protocolo”, añade Lires, quien insiste en que las claves para frenar la covid pasarán por conservar las medidas y vacunar a los menores de 12 años.

06 dic 2021 / 21:28
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.