El Correo Gallego

Cultura | cultura@elcorreogallego.es

Dibujante e ilustrador

David Pintor ‘Pinto’: “Periodismo dibujado y pintura son facetas muy dispares de un mismo arte”

Es el único representante español elegido para acudir a la exposición de ilustradores de la Feria del Libro Infantil de Bolonia // El equipo Pinto e Chinto inició su carrera en las páginas de EL CORREO GALLEGO en el año 1993

ALBINO MALLO • A CORUÑA  | 13.02.2007 
A- A+

David Pintor ‘Pinto’, dibujante e ilustrador

Puede decirse que David Pintor nació condicionado por su apellido, pues su profesión, aparte de faltarle un curso para terminar la carrera de arquitectura, es el dibujo y la pintura. Dentro de poco tiempo irá a Bolonia, pues fue seleccionado para participar en la Feria del Libro Infantil dentro de la exposición mundial de ilustradores de este tipo de narraciones. Él y su compañero y guionista Carlos López Chinto crearon la firma Pinto e Chinto para hacer dibujos de actualidad iniciándose el año 1993 en EL CORREO GALLEGO y publicando, posteriormente, en varios periódicos de España al convertirse en una referencia del humor político actual.

– ¿Cómo surgió lo de Bolonia?

– Se trata de la Feria del Libro Infantil más importante del mundo, que llega a su 44 edición. Todos los años, entre sus múltiples actividades, organizan una exposición de ilustradores a la que se presentan candidatos de todos los países enviando cinco dibujos cada uno. Concretamente este año fuimos más de 2.500 entre los cuales seleccionaron a 80 para la muestra y el catálogo y entre ellos yo seré el único español.

– ¿Y qué mandó?

– El tema es libre y puede ser de un libro publicado o de uno inédito. Yo envié un proyecto que tengo que me hace bastante ilusión. Es la historia de un pintor que va en bicicleta recorriendo diversas ciudades europeas. Mis cinco dibujos son dos sobre Praga, uno sobre Ámsterdam, otro sobre Venecia y, el último, una especie de conjunción en la que el pintor ocupa el primer plano. Pero no se trata, en mi caso, de reproducir lugares muy concretos, sino que son interpretaciones libres, es decir, esas ciudades vistas desde la perspectiva del pintor, que es el hilo conductor de la historia.

– ¿Y su colaboración con Carlos López ‘Chinto’?

– Es muy gratificante, porque el dibujo periodístico resulta una forma de expresión muy actual, aunque con el inconveniente de que hay que sujetarse a un horario concreto y a una temática del día.

– ¿Eso no pasa en la ilustración?

– Es mucho más libre, lo mismo que la pintura. Entonces es cuando yo me impongo los ritmos. Para ilustrar me dan el texto y un plazo, por lo regular largo, así que me leo el libro para compenetrarme con su contenido. Hice trabajos para editoriales muy conocidas como Everest, Anaya, Kalandraka, Alfaguara, Sotelo Blanco, Círculo de Lectores o Biblos.

– ¿Y la última?

– Fue para Unha bruxa ben rara, de Carlos Mosteiro, ganadora del más reciente concurso de El barco de vapor, que se presentó en la Feria del Libro Infantil de Pontevedra.

– ¿Es su trabajo principal?

– No se puede decir que haya uno principal, entre otras razones porque me gusta mucho alternar. De todas maneras suelo sacar un par de libros al año, algunos de ellos escritos por Chinto.

– ¿Y la pintura?

– Es lo más reciente. En realidad empecé hace poco tiempo e hice tres exposiciones en Galicia, dos en A Coruña y una en Ferrol. La cuarta será muy pronto en la Galería Sargadelos de Barcelona y la quinta también está programada para la Galería Sargadelos de Pontevedra.

– ¿Qué estilo tiene?

– Creo que se me puede encuadrar en el figurativo expresionista. Me gusta mucho el impresionismo como el de Matisse o Van Gogh, pero en mi obra estoy más cerca de la escuela alemana. Mi pintura no tiene nada que ver con la ilustración ni con el periodismo. Suelo utilizar óleo, acrílico, tinta, aguada. También, al margen de ello, hago caricaturas, logotipos y anagramas. Lo importante es poder escapar de la rutina. Yo no utilizo el mismo estilo para todo, aunque comprendo que, a veces, se entrecruzan, pero en la variedad y en la complejidad encuentro una mayor diversión. Se oxigena la mente y uno se enriquece.

– ¿Abandonó la arquitectura?

– Me falta un curso y creo que lo haré. Lo que pasa es que siendo estudiante empezó a absorberme el tiempo tanto el periodismo como la ilustración y lo fui dejando. Pero sigue interesándome, sobre todo la paisajística, la que vaya en defensa del medio ambiente.

– Precisamente usted es comisario de una exposición que va a hacerse en Ourense sobre el feísmo arquitectónico.

– Sí, en el mes de mayo se va a organizar un congreso sobre el feísmo en la arquitectura gallega y a mí me encargaron preparar la exposición de dibujos para la que ya he conectado con Xaquín Marín, Siro, Miguelanxo Prado, Forges y algunos dibujantes de fuera. La idea es que mientras que en la muestra fotográfica paralela se denunciará el feísmo que existe, en la de dibujos nos preocuparemos más de imaginarnos hasta dónde podemos llegar si esto sigue así.

– ¿Tan mal está?

– Peor. Con la arquitectura no autóctona han hecho verdaderos desastres en el interior y, sobre todo, en las costas. Yo no se si será culpa del promotor, del arquitecto, de la administración o de los usuarios, pero es un desastre. Siempre pongo el ejemplo de Pontedeume. Si se pudieran quitar todas las casas, sería una de las bahías más hermosas del mundo. Y en la costa de la mariña lucense, hay proyectos horrorosos.

Fracasos

Falta una revista de humor y dibujo

David Pintor cree que en España falta una revista de humor y dibujo que fuera heredera de Hermano Lobo y, sobre todo, de La Codorniz, pero los pocos intentos que hubo fracasaron como en los casos de El disputante y A las barricadas, que cerraron tras pocos números de edición. Existe El Jueves, que tiene su público pero una línea muy distinta a las desaparecidas.

Confiesa que es una pena porque hay muy buenos dibujantes como Mingote, Martinmorales, El Roto, Peridis, Gallego y Rey, Máximo, Forges y otros cuyos nombres no suenan tanto, pero que trabajan estupendamente y que podrían hacer un humor político e incluso ácido en algunos momentos. Cita también al ex ministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar "que es un gran caricaturista y muy aficionado habiendo acudido, siendo ya ministro, a muchas reuniones de artistas y confesando que desde joven pintaba fanzines y comics, un hombre que, política al margen, deja hechas caricaturas de todos los parlamentarios y ministros".