Deporte Compostelano

Un equipo de élite que cumple 35 años: Hockey Club Raxoi

El club santiagués, con equipos en la segunda categoría femenina y la tercera masculina a nivel nacional, se acerca a su aniversario en una situación desfavorable en comparación a otras entidades de máximo nivel en la ciudad

Fotografía de familia de equipos del Hockey Club Raxoi de la temporada 2022-2023 / HC Raxoi

Fotografía de familia de equipos del Hockey Club Raxoi de la temporada 2022-2023 / HC Raxoi / André Couce

Santiago es una de las grandes cunas del deporte gallego. Alejada de las grandes poblaciones de ciudades como A Coruña y Vigo, Santiago ha logrado destacar a nivel polideportivo en muchas áreas. El mérito se hace mayor cuando un club comienza a hacerse hueco en el panorama nacional en una disciplina que tradicionalmente ha pertenecido a la ciudad herculina: el hockey en patines. Y es que el Hockey Club Raxoi es uno de los grandes clubes de Compostela. Quizás muchos santiagueses desconozcan que cuentan con un club con equipo en la categoría de plata femenina y en la de bronce masculina, pero la ciudad está representada en toda España por el hockey en patines.

La historia de la entidad santiaguesa comienza en el año 1989, con una serie de funcionarios del Concello de Santiago que solían acercarse al Bar Raxoi, al lado del pazo que recibe el mismo nombre, para descansar de su jornada. Ahí surgió una idea que se plasmó en enero de ese año, crear un club de hockey en patines en la capital gallega.

Pese a que los comienzos fueron difíciles, con el epicentro de este deporte en Galicia situado en A Coruña, se puso en marcha un movimiento que no se detendría. Aunque en la ciudad herculina contaban con instalaciones propias y Santiago no, el club fue desarrollando su actividad de forma no lineal y despuntando a nivel autonómico.

Aún a día de hoy, son tres los clubes que se reparten unas instalaciones para cerca de 40 equipos que necesitan de las mismas para entrenar y jugar sus encuentros. Pero, pese a las adversidades, el HC Raxoi logró prosperar y se ha hecho un nombre en el panorama nacional.

La evolución del club los ha llevado a hacer algo prácticamente inédito en la ciudad, ya que no tienen un foco principal en el deporte femenino o masculino, sino que es parejo con dos equipos en categorías nacionales.

Aún así, en el HC Raxoi saben que son referentes en el hockey femenino, ya que las jornadas de tecnificación femenina supusieron un antes y un después para la entidad compostelana, que logró un salto cualitativo y de presencia a nivel autonómico y nacional.

Los trofeos de campeonas gallegas sénior y sub-17 / HC Raxoi

Las niñas del sub 15 alzan la copa autonómica / HC Raxoi

Con Obradoiro y SD Compostela como referentes en el deporte masculino, el HC Raxoi se alza como el gran referente en el hockey femenino de la mano con el otro equipo de la ciudad que también compite en OK Plata, el Club Patín Berenguela. Ambos dan presencia al deporte y la mujer en la capital gallega, en un momento en el que está al alza y donde Santiago destaca por el músculo que tiene.

Desde el club tienen claro que el hockey patines existe en Compostela y que hay que decirlo alto y claro. Merece su espacio y que se ponga en valor este deporte sin quedar por detrás de los otros grandes referentes de la capital gallega. Y desde un acto de humildad, hacen este llamamiento por ellos y por el resto de equipos de Santiago que decidieron dedicarse a esta disciplina.

El HC Raxoi, pese a no tener el reconocimiento que merece y que si tienen otras entidades, sí tiene los gastos de equipos de élite. Debe sustentar un conjunto en segunda división, el femenino, y otro en tercera, el masculino, donde es necesario cubrir fichas, desplazamientos por toda la geografía española, logística y el deporte base. Pese a ser un club que deportivamente está a alto nivel, necesita muchos más apoyos y aún vive de las familias de sus jugadores y jugadoras, que cada semana ayudan a la entidad con los desplazamientos de los más pequeños.

Las niñas del sub 15 alzan la copa autonómica / |  HC RAXOI

Los trofeos de campeonas gallegas sénior y sub-17 / HC RAXOI

El club busca fórmulas para devolverles el favor, pero la precariedad de este deporte en la ciudad impide que el HC Raxoi pueda brindarles todo lo que merecen. Todo su trabajo se fundamenta en el deporte base, al que se le da mucha importancia porque es la estructura que sostiene a los equipos de arriba y que merece ese respaldo.

Muestra de ello son los logros del HC Raxoi esta temporada. Sextas en OK Plata con participación en la Copa Princesa como terceras; quinto puesto en Ok Bronce masculino; campeonas gallegas sénior; campeonas gallegas sub 17; quinto puesto en el campeonato de España sub 17; campeonas gallegas sub 15; campeonas del XIII Torneo Internacional Compañía de María sub 17; campeones gallegos sénior; y subcampeones gallegos júnior.

El club tiene hambre y, pese a la falta de recursos, visibilidad y apoyos, quiere mantener e incluso superar sus logros a nivel nacional y autonómico. Eso sí, con la base no se marcan prisas y enfocan su labor a nivel pedagógico. El deseo es siempre que lleguen alto, pero por delante de ello está enseñarles los valores del deporte y es el tono con el que enmarcan el trabajo de cantera.

Por ello, la labor del HC Raxoi se extiende en Santiago más allá del deporte, se centra en los valores. Y para poner ese trabajo en el sitio que se merece, la ciudad debe volcarse con un club que no quiere que se repitan escenas como las de la última campaña, con partidos de los más pequeños terminando un domingo a las 22.00 horas, con escuela al día siguiente.

La entidad cumplirá 35 años en 2024, en mitad de la temporada gracias a aquel histórico enero del 89. El mayor regalo para el aniversario del HC Raxoi será que Santiago se vuelque y ponga en valor el trabajo de una entidad que ya es historia de la ciudad. Sea yendo a apoyarlos en los encuentros, ofreciéndoles instalaciones de élite o dándoles visibilidad.

Compostela es una ciudad de baloncesto y fútbol, sí. Pero también lo es de hockey gracias a aquellos funcionarios que en 1989 comenzaron un sueño que terminó por llevar su historia a cada rincón de España.