Quince años después, A Malata volvía a acoger de nuevo un partido de fútbol profesional, lo hacía frente a un histórico del fútbol español, el Sporting de Gijón, rival que aparentemente no pondría las cosas fáciles a los pupilos de Cristóbal Parralo. Sin embargo, el conjunto gallego se mostró muy sólido y con las ideas claras, como si no fuese un recién llegado a la categoría de plata.

Los ferrolanos dieron el primer golpe en el minuto 22 con un gol de Carlos Vicente que, finalmente, fue anulado por el VAR por un fuera de juego milimétrico. Sí subió al marcador el golazo por la escuadra que Héber Pena se fabricó de la nada en el minuto 52 y con el que quitó las telarañas de la portería de Rubén Yáñez.

La sentencia llegó en el 86 con un disparó de Álex López que, con algo de fortuna, entró en la portería rival, tras contactar con el defensa gallego Rober Pier.

El Racing sigue así sin conocer la derrota y suma tres puntos que le permiten situarse en la parte noble de la tabla, siendo solo superado por el Real Zaragoza y el Espanyol de Barcelona.