El Correo Gallego

Noticia 13 de 32 noticia anterior de 25 AÑOS DEL ASCENSO A PRIMERA Deportes » 25 AÑOS DEL ASCENSO A PRIMERA

Nusa Ohen: Afincado en Madrid, declara su amor por Santiago

SILVIA CASTIÑEIRAS  | 01.06.2019 
A- A+

Siempre hablando como entre risas, así era Nusa Ohen y así se le percibe 25 años después a través del teléfono, sonriente y alegre.

Era un jugador físicamente complicado porque sufría muchos problemas que le impedían entrenar con normalidad, pero la afición le perdonaba todo porque el día de partido el artillero no fallaba y volvía loca a la grada con una sola acción. Eso no se le olvida al nigeriano. “En Santiago siempre me sentí muy querido”, comenta. “El año que subimos fue impresionante, no lo esperábamos, no había ninguna presión. Ese día de Oviedo nunca se olvida, con tanta gente de la ciudad que se desplazó a Asturias”. El mismo cariño que recuerda de los compostelanos también lo atribuye a sus propios compañeros. El delantero describe a aquel equipo como “un grupo de jugadores y de personas excelentes, nos llevábamos muy bien, que era lo más importante de todo. También teníamos muy buen trato con el entrenador, Santos, y con Caneda”. Con el presi tenía una relación especial, “me acuerdo mucho de él, antes hablábamos mucho, ahora ya menos”.

Y es que Ohen se deshace en elogios hacia todo lo que tenga que ver con su época en el Compos. “Quiero mucho a Santiago, a Galicia, a los compañeros, éramos muy felices y siempre que puedo voy por allí”, declara con ímpetu.

Atrás quedan muchos años de periplo desde que dejó esa etapa dorada para él, completando en el club de la capital gallega los cuatro años que permaneció en Primera División. Después se fue al Besiktas turco, durante casi dos años, aunque había firmado contrato por tres. Pero se volvió y todavía hizo una parada otra vez en el Compostela, formando parte del equipo unos meses en Segunda. En esa categoría continuó seguidamente en Madrid, en el Leganés, también durante unos meses. Emigró de nuevo, esta vez a Inglaterra, donde también jugó al fútbol aunque su desplazamiento se produjo por otros motivos ajenos a esto. Allí pasó unos años y en su regreso se estableció definitivamente en la capital de España, de donde es su pareja, la misma que vivió con él en Santiago. Aún así, y a pesar de ser ya madrileño de adopción, vuelve a mencionar que “Galicia es mi tierra, me hubiese gustado quedarme”.

En la actualidad el fútbol ya no forma parte de su vida de ninguna manera, aunque bromea con la posibilidad de entrenar a algún equipo, o eso parece, porque con el tono de Nusa nunca se sabe ciertamente si habla en serio. Dice que ahora es un hombre de negocios y a eso se dedica en Madrid en los últimos tiempos.