Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
18:18
h

Álvaro Casas, el imprescindible capitán de las fases de ascenso

El central es el único futbolista de la plantilla del Compos que ha disputado todos los minutos del ‘play-off’ en la actual etapa en Tercera // Será operado mañana

El jugador de la SD Compostela Álvaro Casas será operado mañana por la tarde tras la fractura del cuarto metacarpiano de su mano derecha, lesión que se produjo en el entrenamiento del pasado sábado. Una vez realizada la intervención, por delante se abre un período de recuperación cuyo objetivo es que pueda llegar curado al primer partido de la fase de ascenso a Segunda División B, el 18 de julio contra el Barco.

Si ya estamos ante un play-off atípico a consecuencia del coronavirus, más extraño sería todavía sin la presencia de Álvaro Casas. El capitán del Compostela puede presumir de ser el único futbolista de la plantilla empleado en todos los encuentros de las dos fases de ascenso disputadas por el cuadro de Yago Iglesias en la actual etapa en Tercera División. Casas jugó todos y cada uno de los minutos en todos los choques, seis en la temporada 2017/18, y dos en el curso pasado.

El deseo del compostelanismo, del vestuario, del cuerpo técnico y, por supuesto, del propio jugador, no es otro que aguardar una pronta recuperación para que Casas pueda estar sobre el césped de Balaídos el día 18. Ya lo hizo en su día ante el Espanyol B, el Terrassa y el Salmantino, repitiendo el año pasado contra el Alavés. Los números son un fiel reflejo de sus galones y su peso en el juego del equipo. Unos números a los que solo se acerca Saro. El lateral derecho solo dejó de participar en un partido de las dos fases de ascenso con Yago Iglesias, el de ida ante el Alavés B, jugando 62 minutos en la vuelta. De los futbolistas del primer play-off que aún siguen en la plantilla, Primo también hizo pleno en los seis encuentros de la temporada del título de liga, si bien se perdió la fase de ascenso contra el filial del Alavés al no formar parte del equipo durante el pasado campeonato.

SIN CASAS. Aunque el doctor Jesús Marque, médico del Compostela, se refería ayer en las páginas de EL CORREO a la lesión de Álvaro Casas como “un hándicap superable”, si el central no se recuperara a tiempo no sería la primera vez que Yago Iglesias debe idear una solución en el centro de la zaga. Desde su llegada al club en el verano de 2017, el actual capitán se perdió un total de doce partidos.

Esta estaba siendo la temporada más regular de Casas en cuanto a mantener las lesiones a raya. El defensa santiagués solo causó baja en un encuentro, en el que la SD derrotaba por 1-0 al Silva.

Menor fortuna corrió el curso pasado, en el que faltó a ocho choques, que se saldaron con cuatro victorias (2-0 al Polvorín, 3-0 al Céltiga, 6-0 al Boiro y 3-0 al Arenteiro), dos empates (1-1 con el Racing Villalbés y contra el Polvorín) y dos derrotas (2-0 frente al Choco y 1-0 con el Ourense CF) compostelanistas.

En su primer año en el Compos no jugó contra el Laracha, Ourense CF (victorias por 0-1 y 3-0) ni Choco (derrota por 1-2). En 12 partidos sin Casas la SD recibió 7 goles.

Quien se reincorporará mañana al trabajo es Brais, que no se ejercitó el fin de semana por una inflamación en un tendón de un dedo del pie.

Diego López, un canterano que aprende con la primera plantilla y sueña con debutar en Balaídos

Santiago. Diego López es uno de los juveniles que forman parte de los entrenamientos del primer equipo del Compostela en las semanas previas al play-off de ascenso a Segunda División B. Los más jóvenes coinciden en calificar esta situación como una gran oportunidad, si bien debutar en la fase de ascenso sería poner la guinda al pastel.

“¿Qué canterano no desea un debut así? Creo que es el sueño de cualquier jugador, tanto por el momento en el que se puede producir, como por el escenario”, afirma el futbolista de Pontecesures sobre la posibilidad de jugar en Balaídos con el Compostela, en declaraciones ofrecidas por el club.

Diego aprovecha estas sesiones de trabajo con la primera plantilla para seguir aprendiendo y formándose como futbolista: “Para mí supone una gran oportunidad para mejorar y conseguir experiencia de cara al futuro, tanto futbolísticamente como personalmente, ya que hay muy buen grupo”.

Aunque a la hora de aprender intenta empaparse de todo lo que le puede aportar el grueso de los compañeros, no duda en prestar mayor atención a aquellos a los que puede parecerse un poco más. “Me fijo en todos porque son futbolistas de los que siempre aprendes detalles, pero si tengo que quedarme con alguno, en concreto, pues sería con Samu o con Pablo Antas, porque son jugadores que desempeñan un rol similar al mío”, valora.

En su segundo año como blanquiazul, Diego López ya tiene un ascenso en sus botas, el conseguido con el Juvenil a Liga Nacional. Con conocimiento de causa aporta las claves de ese salto de categorías, algunas de las cuales presentan similitudes con la naturaleza de la primera plantilla. “Las claves para lograr este ascenso fueron la gran unidad del vestuario, la manera de trabajar durante todo el año y que teníamos una gran plantilla, con buenos jugadores”. Con la seguridad que le otorga haber vivido un ascenso, no vacila en su apuesta por el Compostela: “Ya se lleva mereciendo conseguir el ansiado ascenso años atrás y seguro que este año lo conseguimos”. I.F.

30 jun 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.