El Correo Gallego

Deportes » Baloncesto

baloncesto // liga femenina 2

Cecilia Liñeira: “Vine a jugar a España con una sola meta, poder mejorar”

La argentina se siente afortunada por haber fichado en Europa y cree cumplido su objetivo

C.GUILLÉN SANTIAGO  | 05.03.2007 
A- A+

Por sus venas corre sangre argentina, polaca, española, italiana y checa, y es precisamente el pasaporte de éste último país, cuna de su abuelo, el que le abrió las puertas hacia el baloncesto europeo. Tiene un hablar pausado, con un tono reflexivo, medita cada una de las palabras, pero sobre la cancha no reprime su garra ni oculta la calidad y el carácter indómito que le han convertido en pieza clave de un Vidrogal Alumisán Pío XII que ha sobrevivido esta temporada a base de pundonor.

Cecilia Liñeira (Buenos Aires, 10-4-1983) está a punto de cerrar una campaña llena de éxitos deportivos que comenzaron con la celebración del noveno puesto de Argentina en el Mundial de Brasil y que se cerrará con la permanencia del cuadro colegial en la LF2. Santiago ha sido su primera escala en Europa y, con sólo cuatro jornadas por delante para finalizar este debut, reconoce que apenas sí ha tenido aún tiempo para asimilar todos los cambios que ha experimentado su vida en tan pocos meses. “Mi fichaje por Pío XII fue muy raro y rápido. Un día charlando con un agente me dijo que el club estaba interesado en mí, y me preguntó si tenía intenciones de viajar a Europa. Le dije que sí y al día siguiente ya me mandaron el contrato”, relata la alero de 180 centímetros. “Muchos años en un mismo sitio, en la misma Liga cansan, y pensé que había llegado a lo máximo y necesitaba cambiar de aires”, añade.

Cecilia reconoce que su adaptación no fue fácil pero no se arrepiente de haber dado el salto. “A nivel personal he conseguido lo que quería. Vine a España con una sola meta, que era mejorar y jugar a la par de jugadoras profesionales, porque en Argentina no había”, subraya. En este sentido, afirma que son muchas las diferencias entre el baloncesto de ambos lados del Atlántico. “Del español lo que más me llamó la atención desde el principio es que no es nada físico, al menos en la Liga Femenina 2, que es lo que yo conozco, prevalece más la técnica y la táctica”, dice.

También a nivel de equipo se han colmado las expectativas. “Los objetivos con Pío XII son seguir sumando puntos, ganar la mayor cantidad de partidos posibles y quedar lo más arriba posible en la clasificación. Sabemos que nuestras posibilidades de alcanzar el play-off son ínfimas, casi nulas, y del descenso estamos salvadas, así que hay que seguir sumando”, considera.
Un año complicado

F.BLanco
La alero argentina Cecilia Liñeira, en las gradas del pabellón del colegio Pío XII de Santiago
FOTO: F.BLanco

La temporada del cuadro compostelano ha estado repleta de sobresaltos. En julio se prescindió por sorpresa del entrenador de las dos últimas temporadas, Basilio Pampín, y se fichó a Mozan; se retrasó sobremanera el fichaje de las jugadoras foráneas y por diversas razones no fructificaron ni Fortunata Cámara, ni Julie Flanders, ni Laura Puplauskaite, ni Romina Pesante; la canterana Olalla Duro dijo adiós antes del parón navideño; y fueron muchos los problemas físicos que han impedido el perfecto rendimiento del plantel.

“Fue un año durísimo en cuanto a lesiones, extranjeras, un equipo muy corto y, aun así, creo que todo eso fortaleció al grupo. Hoy por hoy vernos ahí, en la mitad de la tabla, siendo tan pocas y con tantas complicaciones es un orgullo”, insiste la argentina. “Nos sentimos super- orgullosas de hacer lo que hacemos porque le jugamos de igual a igual a cualquiera y dejamos todo en la cancha. Además, sentimos que, a lo mejor, si llegamos a tener un poco más de suerte, podíamos haber estado un poco más arriba”, reitera.

Cumplida la meta del club colegial, es momento de pensar ya en el futuro. Cecilia se muestra cauta. “Soy nueva en esta competición, no sé muy bien cómo se manejan las cosas y si bien me pregunto qué voy a hacer la temporada que viene, prefiero mantener la cabeza puesta en estos partidos que quedan. Es como anticiparse a algo que no sabemos lo que va a pasar, pero me gustaría quedarme aquí”, avisa. Lo que tiene claro la jugadora argentina es que el salto a la máxima categoría del baloncesto no es de momento una prioridad. “¿Yo en Liga Femenina? No. Lo veo lejísimos todavía. Desde que estoy aquí nunca he tenido la oportunidad de ir a ver un partido, pero en el Mundial nos enfrentamos con jugadoras profesionales y aunque con Argentina hicimos un campeonato increíble estamos a mucha distancia de ellas”, reconoce.

Liñeira sabe que causa envidia entre algunas de sus ex compañeras de equipo albiceleste. “A las que les gusta el básquet me dicen que tengo suerte y las que lo hacen por diversión me dicen que estoy loca. Hay muchas jugadoras a las que les gustaría estar aquí y me dicen que lo aproveche”, se sincera. “Me siento una afortunada”, añade.


Enamorada de la siesta española

Cecilia Liñeira es la única de su familia que juega al baloncesto. Le bastó con ver una propaganda para pedirle a su padre que le comprara el primer balón y desde entonces no ha parado de sumar éxitos y de progresar. Aunque desde que ha venido a España apenas sí ha tenido tiempo para pensar qué hará en el futuro, aterrizó en Santiago con el título universitario de Instrumentación Quirúrgica, una profesión que ya ejerció en su país, donde asistió varias veces a los cirujanos en las operaciones. Aquí no existe convalidación para esta licenciatura. Mientras deshoja la margarita, la jugadora de Pío XII se confiesa una enamorada de la siesta española: ‘‘Un hábito necesario para recuperar fuerzas”, se justifica, y aprovecha las horas de asueto para conocer gente de otros países n

SU FICHA

Nombre ·· Cecilia Liñeira
Nacionalidad ·· Argentina
F. Nacimiento ·· 10/4/1983
Edad ·· 24 años.
Clubes en los que militó ··
1998: Platense, Bs.As.
1999: Platense, Bs.As.
2000: Platense.
2003: Burzaco de Bs. As.
2006: Lanús, Buenos Aires.
Palmarés ··
Jugadora revelación de categorías inferiores y máxima anotadora.
1998: campeona de la Liga cadete y juvenil.
1999: campeona de la Liga cadete y subcampeona de la juvenil. Nombrada mejor jugadora de la Liga cadete. Campeona de la Liga Nacional A.
2000: campeona de la Liga juvenil, subcampeona de la Primera División A y campeonato de la Liga Nacional.
2006: campeona de la Liga Nacional y mejor jugadora de la temporada.
Números en la LF2 ··
22 partidos jugados, 261 puntos, 151 rebotes, 31 asistencias, 43 balones robados n