Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
08:02
h
ENTREVISTA
CARLOS ARÉVALO Piragüista

“Este ciclo olímpico he estado más centrado, entrenando mucho mejor”

Betanzos 1993 Ha sido el último en llegar al K4 español, para completar un elenco de auténtico lujo junto a los campeones olímpicos Saúl Craviotto y Marcus Cooper, y el diploma en Río Rodrigo Germade // Fue el mejor en los selectivos nacionales, ganándose el derecho a doblar y competir también en el K1 200 de la cita tokiota

Forma parte de un K4 con dos campeones olímpicos y un diploma. ¿Eso le aporta seguridad o le genera una presión mayor?

Yo lo veo más como una seguridad. Somos gente profesional, todos llevamos años entrenando juntos y los resultados hablan por sí solos. Ellos cada vez que van a una competición hacen un buen resultado y eso aporta mucha seguridad.

¿Se encuentra más cómodo en el K1, en el que también competirá en Tokio, o prefiere barcos de equipo?

Depende, porque son pruebas muy diferentes. En el K1 entrenas tú solo, contigo mismo, y el K4 es más entretenido, porque siempre estás con compañeros, los entrenamientos son más amenos porque siempre estás con alguien, los piques internos son chulos porque ayudan a sacar más rendimiento. La verdad es que en el K4 me lo estoy pasando mucho mejor que en el K1.

La pandemia también hizo modificar los criterios de selección, distintos a los inicialmente previstos cuando se repitieron los selectivos, después del coronavirus. ¿Se encontró más a gusto con estos nuevos criterios?

Antes se basaban más en criterios de K1. Ahora, sin dejar de lado el K1, porque hicimos unos cuantos controles de calidad y de rendimiento, se prima el K4 por encima del K1. Eso también es lo que creemos más justo. Llevamos desde principios de año montando mucho K4 y entrenando juntos de cara al objetivo de Tokio. Estos criterios priman el mejor K4 posible y creo que lo estamos consiguiendo.

La tripulación del K4 se conoció prácticamente cuatro meses antes de los Juegos, frente a otros países que ya llevaban mucho más tiempo con sus cuartetos definidos y consolidados ¿No saber hasta esas alturas quién representaría a España pudo mermar la preparación para competir en Tokio?

Estuvimos desde principio de año entrenando los seis componentes del K4 juntos, montando muchas combinaciones. Al final iban a salir unas combinaciones con las que ya llevamos entrenando desde que comenzó esta temporada. A mí me parece que es un método que está bastante bien. Estábamos todos muy contentos entrenando en estas combinaciones.

¿Dónde se han estado entrenando los meses previos a los Juegos?

Pasamos un mes de concentración en Sevilla y después nos volvimos para Asturias, para enfocar la última parte de la preparación en el pantano de allí porque los selectivos fueron en Asturias. Antes, en febrero, nos habíamos escapado a Sevilla, porque el tiempo es magnífico, y en Asturias en el mes de febrero hace bastante frío. En Sevilla se pueden sacar entrenos de mejor calidad porque el tiempo te lo permite, son sesiones de agua sin que haga frío y eso en aquella parte del año está genial.

Una vez se conoció quiénes serían los integrantes del K4, formado por usted, Saúl Craviotto, Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade, el trabajo principal sería centrarse en acoplar todos los engranajes.

Los entrenamientos de volumen los hicimos con anterioridad. Después vino un periodo de afinar la intensidad, coger revoluciones para estar en ritmo de competición. La parte final fue engranar el K4 para que sea perfecto.

Usted se subió al barco semanas antes del Mundial 2019 y demostró gran capacidad para acoplarse.

Yo estaba entrenando ya en el grupo de Miguel García. Son compañeros con los que llevo montando toda la vida y soy una persona que me defiendo muy bien en barcos de equipo. Cogí bastante bien las sensaciones. El marca es el que marca, pero el dos es el que transmite a toda la gente de atrás, tiene su dificultad, pero llevamos mucho tiempo montados en la piragua y se nos va haciendo fácil poco a poco.

Ese Mundial fue en Szeged, precisamente donde volvían a la competición, dos años después, para disputar la Copa del Mundo. ¿No haber competido internacionalmente en tanto tiempo puede ser un hándicap de cara a los Juegos?

Yo creo que no debería ser un hándicap. En España tenemos un nivel brutal en piragüismo. De las seis personas que estamos aquí concentradas, en todos los entrenamientos, en los controles, en todo lo que hacemos el nivel es prácticamente equiparable a ir a competir al exterior. Yo creo que eso no nos va a afectar porque tanto nos da competir aquí como competir fuera. En España hay personas que se quedan fuera en un selectivo nacional y podrían sacar medalla en un Mundial.

Encara los últimos días de su segundo ciclo olímpico, después de quedarse fuera en los selectivos para Río 2016. ¿Que ha aprendido de aquel momento?

Desde esa época he madurado en todos los aspectos de mi vida, como deportista y como persona. Fue un momento difícil pero que me llevó a estar donde estoy ahora mismo. Este ciclo olímpico estoy más centrado en todos los aspectos, creo que estoy entrenando mucho mejor. Ahora intento hacer lo contrario a todas las cosas malas o no tan buenas que hice en aquel momento. Ahora me veo más capacitado, más maduro para afrontar una situación así.

A nivel personal, ir a Tokio ¿es un sueño para usted?

Claro. Ya en el 2016 me quedé a las puertas de ir a Río. Es por lo que entreno cada día, por lo que peleo.

¿Qué destacaría del campo de regatas de Tokio, el cual ya pudo conocer en el test event?

El agua salada es lo que más nos llama la atención. El año pasado estuvimos comprobando si había mucho cambio de agua dulce a agua salada a la hora de entrenar y no vemos mucha diferencia. En la bahía de Tokio tenemos miedo a cómo va a soplar el viento. Cuando fuimos allí sopló totalmente contrario a como suele soplar en la época en la que serán los Juegos. En Japón hace mucho calor en esa época, mucha humedad, y son cosas a las que habrá que adaptarse lo mejor posible.

Lo que está claro es que van a ser unos Juegos con dos rivales: por un lado, el resto de embarcaciones, y por el otro, el virus. Las medidas de seguridad van a hacer que sean unos Juegos diferentes.

Cuantos más controles de seguridad haya y menos tengamos que estar preocupados, mucho mejor. Ahí estás pensando en entrenar, en cuidarte y en descansar, y lo que menos quieres es que haya aglomeraciones, que no puedas ir a comer en ese momento porque haya mucha gente...

camino a tokio
ASÍ SERÁ SU COMPETICIÓN

DIEZ BARCOS En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 participarán un total de diez embarcaciones K4 sobre la distancia de 500 metros, limitadas a una por país. Todas las plazas se repartieron en el Campeonato del Mundo de 2019, en Szeged, donde el barco español consiguió hacerse con la medalla de plata.

FAVORITOS El K4 es una de las principales opciones de medalla, después de haber sido subcampeones en todos los Mundiales del último ciclo olímpico.

AGENDA El K4 disputará las series el 6 de agosto, a las 3.30 hora española. La semifinal será el día 7, a las 3.14 h, con la final a las 5.19 h. Las eliminatorias de K1 200 serán el 4 de agosto a las 2.30 h, y los cuartos a las 4.32 h. La semifinal un día después (2.30 h), con la final a las 4.27 h.

19 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.