Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 diciembre 2021
16:46
h
ENTREVISTA
TÁMARA ECHEGOYEN Regatista

“Somos mejor equipo que cuando nos proclamamos campeonas del mundo”

Ourense 1984 El aplazamiento de los Juegos otorgó un margen extra que Támara y Paula Barceló aprovechan para seguir madurando un proyecto que iba a llegar a Tokio con solo dos años de vida // Ambas forman una de las embarcaciones de 49er FX más respetadas por la flota internacional // En Japón aspirarán a las metas más altas

Usted se había embarcado con Paula Barceló en un proyecto que pretendía llegar con opciones a los Juegos en apenas dos años. El aplazamiento otorga un mayor margen.

Un año y medio para Paula y para mí fue un regalo a nivel de entrenamiento y de rendimiento. Las competiciones te permiten progresar, pero el entrenamiento es muy necesario. Todos estos meses nos han permitido seguir mejorando. Paula y yo somos mejor equipo ahora que en febrero del año pasado, cuando nos proclamamos campeonas del mundo. El trabajo ha sido muy valioso. Tuvimos como compañeros de trabajo a Federico y a Arturo Alonso, que fueron miembros del equipo olímpico español en la clase masculina, y los progresos son increíbles. Solo teníamos dos años para llegar a los Juegos, venía de una Volvo Ocean Race y me puse este reto de conseguir estar en unos Juegos con opciones en dos años.

Al igual que en Río 2016, otra vez volvimos a verla en un proyecto corto frente a tripulaciones que llevan años juntas.

Este es un poco más corto que el anterior. Berta y yo estuvimos tres años juntas. Ahora hice esta campaña con Paula Barceló, que es una joven regatista de Palma de Mallorca con un nivel y un talento extraordinario. Tuve mucha suerte, porque en la Volvo Ocean Race Berta, que fue mi antigua tripulante, cogió los mandos del proyecto y preparó a Paula, así que cuando llegué yo ya había bastante camino recorrido.

De todas formas, el barco estaba cumpliendo los plazos para llegar más que preparado aunque los Juegos fueran en 2020. No en vano, en febrero se proclamaban campeonas del mundo, después de haber superado no pocas dificultades.

Estábamos cumpliendo los plazos, aunque tuvimos algunos imprevistos en nuestro camino hacia la clasificación. En el Europeo de 2019 tuve que retirarme porque me partí la cara, en el Mundial de 2019 Paula se rompió un hueso del pie y tuvimos que retirarnos. Parecía que todo eran dificultades para tener que levantarse, y finalmente en febrero se pudo demostrar que el trabajo que estábamos haciendo daba resultados. Las veces que te caes te ayudan a levantarte con más fuerza y luego te ayudan a conseguir resultados.

¿Le sorprendió obtener resultados tan pronto?

Estoy muy sorprendida por la evolución del equipo. Soy consciente de que es un proyecto con muy poco tiempo y de que el nivel está muy alto. Mientras nosotras estuvimos haciendo otros proyectos la gente siguió trabajando, y mientras las demás descansaron nosotras tuvimos que seguir trabajando.

¿Teme que pueda verse afectado el potencial de las distintas embarcaciones según las restricciones que haya habido en cada país para entrenarse?

Va a depender de cómo haya gestionado cada equipo su plan de entrenamiento en función de las circunstancias que tiene. Casi el 95 % de las tripulantes que van a disputar los Juegos están desplazadas por Europa, y creo que más del 80 % estuvieron entrenando con nosotras. Ahí no se va a ver esa desigualdad, los equipos se mueven a zonas donde puedan ir al agua y entrenar.

Si bien el COI siempre fue firme en cuanto a que se celebrarán los Juegos, ¿cómo ha vivido los rumores sobre si efectivamente se llevarían a cabo?

La incertidumbre siempre afecta, es incómoda, sobre todo porque hay muchas decisiones que no dependen de nosotros y para las que tampoco tenemos la solución. Desde que decidieron aplazarlos nos dedicamos a entrenar, porque si algo teníamos claro es que si había una oportunidad de que se celebraran los Juegos teníamos que llegar con las máximas opciones posibles.

Van a encontrarse con un campo de regatas, en la isla de Enoshima, que ya han tenido oportunidad de conocer.

Nosotras solo estuvimos dos meses allí, en el test event, en que quedamos quintas, y luego también hicimos otra regata, la Copa del Mundo. Pero Japón es muy estacionario, de un mes a otro varían mucho las condiciones. Por lo tanto, lo que te sirve es entrenar justamente en las fechas en que pueden llegar a ser los Juegos.

En este ciclo olímpico pudo participar en la Volvo Ocean Race. El hecho de que el próximo ciclo se reduzca a tres años, ¿va a limitar la posibilidad de afrontar nuevos retos?

Sí que afecta, pero no podría decir qué quiero hacer después de los Juegos aún. Cada vez que decido hacer un proyecto nuevo siempre valoro mucho el porcentaje de éxito que puedo llegar a tener. En función de los proyectos que me plantee valoraré si tres años, o mejor dicho, dos y medio, porque también habrá que descansar un poquito, serán suficientes o buscaré nuevos retos. Lo que está claro es que hay energía para seguir luchando por nuevos proyectos, lo que no sé ahora es hacia dónde me llevarán. De momento, espero que a Tokio y que pueda volver de los Juegos con una buena noticia para toda Galicia.

¿Se siente más vigilada por la flota desde que fue campeona olímpica en 2012?

Desde que empecé la vela olímpica fui marcando un camino bastante recto, siguiendo siempre los mismo valores y principios. Eso me ha llevado a conseguir el éxito no solo en Elliot, sino volver a unos Juegos Olímpicos con una tripulante nueva y rozar el oro. Creo que el trabajo y nuestro comportamiento diario hace que te hayas ganado el respeto de ser un poco admirada por la flota. Sí que me siento observada en mi clase, pero de una manera muy positiva, a la hora de entrenar con nosotras, o también a nivel internacional, que siempre nos ponen como referente.

Alcanzó la gloria olímpica en Elliot, pero ahora se centra en el 49er FX. ¿Cuál disfruta más?

El match race fue una modalidad que me dio la gloria olímpica. El match nos formó como regatistas, tuve la suerte de trabajar con mucha gente, entre ellos Toni Otero. Para mí es un recuerdo muy especial, lo mismo que formar un equipo con Ángela y con Sofía. Luego llegó el 49erFX. Berta y yo nos juntamos y decidimos navegar juntas cuando no teníamos ningún barco. Nos dijeron que no al empezar, pero Berta y yo éramos muy cabezonas y sabíamos que juntas podíamos construir cualquier cosa. Ahora con Paula fue un acierto, porque la complicidad que hay entre las dos es lo que nos permite evolucionar tan rápido. Así que son tres proyectos de los que no borraría ninguno de mi carrera deportiva.

camino a tokio
ASÍ SERÁ SU COMPETICIÓN

FORMATO La competición olímpica de Tokio contempla doce regatas para la clase 49er FX, tras las que los diez mejores barcos disputarán la ‘medal race’, de puntuación doble. El tiempo estimado de navegación para cada prueba de 49er fxserá de media hora. La ‘medal race’ no superará los 25 minutos.

AGENDA La competición de 49er FX en los Juegos Olímpicos de Tokio tendrá lugar los días 27, 28, 30 y 31 de julio. La ‘medal race’ se celebrará el 2 de agosto. La disputa de cada manga está prevista entre las 05.00 y las 11.00 horas de España.

CAMPEONA Echegoyen, junto a Sofía Toro y Ángela Pumariega, consiguió el oro en Londres 2012, en la clase Elliot 6m. En Río 2016 obtuvo el cuarto puesto con Berta Betanzos en 49er FX.

19 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.