El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

El Compos explota su vena humanitaria

La Esedé realizaba en marzo un envío de material deportivo a la Casa Colibrí de México, que ayuda a jóvenes y familias vulnerables // Con el apoyo de Beal 2008 y Pías Clínica Dental colaboran con un proyecto en el que se embarca el exjugador de la base Aarón Mayo

Varios de los niños de la Casa Colibrí, con las equipaciones y petos enviados por el Compostela.  - FOTO: ECG
Varios de los niños de la Casa Colibrí, con las equipaciones y petos enviados por el Compostela. - FOTO: ECG

IVÁN FERNÁNDEZ   | 15.07.2019 
A- A+

La huella de la SD Compostela ya se deja sentir al otro lado del océano Atlántico. En forma de labor humanitaria, de mano del exjugador de la base Aarón Mayo y las empresas Beal 2008 y Pías Clínica Dental, está ayudando a niños de Hostotipaquillo, en el estado de Jalisco, a encontrar en el fútbol una vía para educarse en valores, transmitidos a través del deporte, que les permitan empezar a construir con esperanza una alternativa de futuro.


El santiagués Aarón Mayo Araujo, graduado en Trabajo Social, decidió desarrollar su labor humanitaria en la Casa Colibrí de México, embarcándose en un nuevo proyecto desde principios de año. Desde entonces, junto a su novia, intentan ayudar a los niños y niñas de Hostotipaquillo. Entre otras actividades e iniciativas, utilizan el deporte como una herramienta con múltiples aplicaciones, desde la educación en valores hasta su utilidad para fomentar la propia autoestima y otros aspectos de la personalidad de los jóvenes con que trabajan.

AARÓN MAYO. Con esos objetivos, Aarón Mayo se propuso crear equipos de fútbol con los chicos y chicas que forman parte de la Casa Colibrí. Fue entonces cuando, mediado el mes de marzo, echó mano de su pasado en las categorías inferiores del Compostela. En ese momento se puso en contacto con el club en el que había dado sus pasos como proyecto de futbolista, pero esta vez para ponerse al otro lado de la barrera, como ejecutor y ya no como aprendiz. Pero necesitaba medios. Camisetas, pantalones, medias, petos, balones... Cualquier aportación era bienvenida, sobre todo en una comunidad en la que estos elementos escasean. Y encontró la colaboración del Compos.


Con la ayuda de Beal 2008, entidad de distribución al por mayor de menaje de plástico y juguetería, y Pías Clínica Dental, el club santiagués pudo hacerles llegar un envío de 22 equipaciones completas, un lote de petos de varios colores y una veintena de balones. Los dos últimos fueron aportados por Beal, mientras que la clínica dental asumió los costes de distribución hasta México.


Pasados los meses, los niños y niñas de Hostotipaquillo ya gozan con sus nuevos materiales. Las camisetas del Compos dan colorido a los partidos que hacen las delicias de los chicos. También los petos y, como herramienta indispensable, los balones.


La Casa Colibrí, en Hostotipaquillo, es una casa de hospitalidad que promueve la inteligencia emocional, sustentabilidad y salud en niños y familias vulnerables, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.