El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

el día después

David siempre está

PEPE CASAL  | 10.12.2019 
A- A+

Fue un fin de semana muy completo para el obradoirismo. El sábado los infantiles sumaron las dos primeras históricas victorias del Obra en la Minicopa y el domingo certificaron su pase a la fase final venciendo al Gran Canaria de forma contundente. En Málaga le esperan el Madrid, Barça, Valencia, Unicaja, Joventut, Cajasiete Canarias y Betis. Equipos de canteras de mucho postín como la del Estudiantes se han quedado fuera. En la Minicopa de A Coruña el Obra tuvo que recurrir a una selección santiaguesa más dos jugadores propios. En L'Alqueria los infantiles escribieron la historia al revés, 10 chicos de la cantera más los dos invitados. Camilo Riveiro me lo había anunciado hace unos días, el equipo emanaba muy buenas sensaciones y lo ratificaron. Enhorabuena a Jose Freijeiro, a sus ayudantes y sobre todo a los chavales que nos han deparado una gran alegría que unida a la importantísima victoria en ACB ante el musculoso Betis convirtieron el fin de semana en un regalo de Navidad.

El triunfo fue difícil, muy complicado ante un equipo muy rocoso que consiguió reponerse al buen inicio local. Al descanso la igualdad era la nota predominante, hasta que en el tercer cuarto Oliver tomó el mando y nos metió, una vez más, el miedo en el cuerpo. El Betis parecía que había roto el partido al irse 9 puntos arriba y controlar con su intensidad defensiva el ataque del Obra. Moncho puso en pista a Pozas que con su defensa empezó a maniatarlo y lo que es el baloncesto, los menos habituales, De Zeeuw, Spires y David Navarro, fueron los que le dieron la vuelta a la tortilla.

Dentro de una buena actuación global he resaltado a David porque su rol es muy difícil y aunque empezó titubeante, estuvo a un gran nivel en ambos lados de la pista ayudando mucho con su oficio de siempre y su acierto. Hay otros muchos nombres que también lo han hecho muy bien, como Calloway o De Zeeuw, pero el saber estar de David tiene mucho mérito. El Betis nunca se rindió, luchó mostrando lo que ya sabíamos, un equipo muy duro, muy físico y muy poderoso en el rebote. El Obra supo leer y jugar muy bien su partido y cuando Moncho acertó con la tecla de un quinteto con algunos de los menos habituales en el global del minutaje, el rendimiento subió un par de peldaños en la defensa y en la intensidad, que hicieron el resto. Los pecados capitales de pérdidas y tiros libres quedaron subsanados y la batalla del rebote casi se equilibró. Paso muy importante ayudado por las derrotas en el furgón de cola del que el Obra se aleja. No fallar en Sar debe ser el gran objetivo y hasta ahora lo está siendo. Es lo fundamental.