El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Dolorosa autoderrota en casa del Santiago Futsal ante el Mengíbar

Los dos primeros goles del equipo visitante los marcaron Isma y Alberto en propia meta // Un mal arbitraje no ayudó

Brais, portero del Santiago Futsal, sale para repeler un balón largo. - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ
Brais, portero del Santiago Futsal, sale para repeler un balón largo. - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

ANTONIO PAIS SANTIAGO ECG   | 17.11.2019 
A- A+

Santiago f.  0
 
Mengíbar 3
 

Santiago Futsal: Brais, Alberto, Isma, Pirata, Peerapat -cinco inicial-, Brian, Iván Beltrán, Gambín, Dani Blanco.

Software DELSOL Mengíbar: Valiente, José López, Ureña, Colacha, Flores -cinco inicial-, Vera, Edu, Héctor, Aitor, Tortu, Dani Aranda.

Árbitros: Sánchez Llorente y Toca Campo (Cantabria). Amarilla a Alberto Mirás, Dani Blanco, Peerapat; Tortu y Valiente.

Goles: 0-1, min. 12: Isma (p. p.). 0-2, min. 21: Alberto (p.p.). 0-3, min. 40: Vera.

Cancha: Santa Isabel, 400 espectadores. Buen ambiente.

Cuando todo sale mal... El Santiago Futsal cerró ayer una semana nefasta en el apartado goleador. Si el pasado miércoles, en la Copa del Rey en As Pontes, el equipo no logró marcar tras 40 minutos y dos prórrogas de tres minutos, ayer tampoco encontró el gol ante el Mengíbar, 40 minutos más... Y en el colmo de los infortunios, y para más inri, los dos primeros goles de su rival ayer fueron tantos que se marcaron en su propia portería los jugadores locales Isma y Alberto. Vera, en los últimos segundos del partido, cerró el triunfo del Mengíbar en un choque más disputado de lo que enseña el marcador.

La realidad no tiene vuelta de hoja, es así. Y la del Santiago Futsal no es bonita. El equipo luchó hasta la extenuación ayer, puso en aprietos al cuarto clasificado de la Liga, defendió bien y acarició el gol sobre todo en una segunda parte en la que no lo firmó por auténtica desgracia: cuando Pirata disparó potente y el balón dio de forma seguida en el larguero y en el poste, supimos que a veces el balón no quiere entrar.

Muchas otras veces, también, la culpa la tuvo Yeray Valiente. El portero consiguió hacerle siempre la portería muy pequeña a Pirata o a Peerapat: éste estuvo varias veces frente a él: la última, dos segundos antes de que acabara la primera parte, era el empate.

Sacó Valiente ese balón. Y además el portero, en un partido trabado, con las intensas presiones de los dos equipos imponiéndose siempre a sus capacidades para crear, lució sus habilidades en el saque largo, tanto con la mano como con el pie. Valiente lo fue hasta animarse a jugar de quinto jugador de ataque, y creó problemas al Santiago.

Aunque el cuadro local, que en un par de ocasiones volvió a pecar por pérdidas en zonas prohibidas que no fueron gol en contra (Isma, Alberto) sobrevivió al dominio inicial del Mengíbar, con Brais parando y los postes (dos veces) repeliendo, hasta que en una jugada de estrategia Isma metió mal el pie: autogol, 0-1.

Un golpe anímico así es importante cuando el equipo que lo recibe está en la mala dinámica del Santiago Futsal, que por contra aplaudió el buen regreso a la Liga de Jesús Gambín, firme en defensa y lúcido en un par de jugadas.

Pero en el descanso valía el autogol, y los árbitros ya habían demostrado que eran malos. Y si Peerapat no marcó dos segundos antes de irse todos a la caseta, al volver Alberto sí lo hizo al desviar una falta lanzada por Aitor... a su portería.

Otro punto a destacar: el equipo de David Rial no se vino abajo pese a tanta adversidad. Con 0-2 sacó la casta y la intensidad, aunque a 13'42 del final ya tenía cinco faltas, algunas inexistentes. Pero entre que los malos árbitros cambiaron su criterio como por ensalmo y perdonaron la sexta varias veces, y que el 1-2 se llegó a cantar varias veces, quedaba la esperanza. A 4.50 para el final, el Santiago puso portero-jugador, pero no llegó el gol. Y sí, desde la lejanía, el tanto postrero de Vera.

 

Tirán y Samertolameu, los mejores en la Copa Galicia

REMO La Sociedad Deportiva Tirán del Concello de Moaña, con dos medallas de oro y dos de bronce, se proclamó ayer vencedor absoluto de la Copa Galicia Concello de Marín, inmersa en la Semana Abanca, que se celebró en medio de un gran ambiente, con más de 1.500 espectadores en el paseo Alcalde Antonio Blanco de la Villa de Marín. El evento estuvo

organizado por el Club Marítimo de Vigo, el club de Samertolameu y la Federación Gallega de Remo. Por lo que respecta al apartado femenino, el primer puesto fue para Samertolameu, recayendo los otros metales para Mar de Bueu y para Tirán. Un total de 83 bateles de 18 clubes con cerca de 600 deportistas compitieron ayer con una participación en féminas de hasta 34 clubes con 240 chicas.