El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

El esperado salto del Santiago RC

El club de la capital gallega volverá a intentar el ascenso a Primera en la Liga Gallega Masculina de rugby y confía en su traslado al centro de la ciudad para crecer exponencialmente // El plantel femenino trabaja para encontrar más jugadoras y poder competir en solitario

COMO UNA FAMILIA Los jugadores del Santiago Rugby Club masculino, tras su último partido de la temporada. Desde 2016 viste de amarillo y negro en homenaje al CDU. - FOTO: SRC
COMO UNA FAMILIA Los jugadores del Santiago Rugby Club masculino, tras su último partido de la temporada. Desde 2016 viste de amarillo y negro en homenaje al CDU. - FOTO: SRC

ÓSCAR DE LA FUENTE  | 01.07.2018 
A- A+

Convencido de que "lo mejor está por llegar", el rugby compostelano goza de una salud de hierro. Plenamente recuperado a nivel federativo tras los años oscuros de la pasada década, donde Santiago se quedó sin representación colectiva en este deporte, el clúster Rugby en Compostela da pasos firmes para afianzar y ampliar su estructura, y el objetivo es que en el futuro próximo se produzca un salto de calidad importante.

El clúster fue creado en 2016 para aunar las distintas vertientes del rugby santiagués, con el objetivo de que la suma de las partes multiplique su dimensión. Lo forman tres pilares: el Santiago Rugby Club, que compite a nivel sénior tanto masculino como femenino; la Asociación Valentes-Club Deportivo Lobos, que se encarga de la cantera; y el CDU Rugby Santiago Veteranos, integrado por antiguos representantes del Club Deportivo Universitario, la referencia del rugby santiagués durante el siglo XX.

En el cambio de centuria se extinguió el equipo del CDU, como también el efímero Compostela Rugby Club (que llegó a ser campeón gallego en el curso 1995/96) y el ADX Ferro, un sucesor que no cuajó. En 2004 no compitió ningún club santiagués y los jugadores emigraron... para volver. "Nos juntamos unos cuantos de los que estábamos desperdigados y decidimos hacer un equipo en Santiago", cuenta José Pérez de Vallejo, en aquel entonces jugador y hoy presidente del Santiago Rugby Club. En 2009 se funda el Gallaecius RC, en 2010 comienza a competir y en 2011 cambia su nombre al actual: Santiago Rugby Club.

En la temporada 2017/18, que acabó en marzo, el equipo santiagués cayó en semifinales de la Segunda División de la Liga Gallega Masculina. El Zalaeta de Arteixo frenó el camino hasta la final por el ascenso del SRC, que había sido tercero en la fase regular. Los dos años anteriores fue cuarto. Desde que la competición autonómica se desdobló con dos divisiones en 2012, el Santiago milita en Segunda, y ambiciona regresar a Primera. Ese anhelo parece más cercano que nunca.

Y es que las perspectivas son que durante la campaña que viene el club pueda pasar de entrenar en Conxo y jugar en Marrozos a hacerlo todo en el campo de la Universidade (USC) ubicado tras la avenida Mestre Mateo. "Esperamos tener campo de rugby nuevo y que así podamos tener más actividad, más presencia en la ciudad y contar con ese pequeño plus para alcanzar el ascenso, y además recibir más apoyo institucional y de patrocinio. Esta temporada hemos jugado sin patrocinadores, simplemente con lo que recibimos de subvenciones y con la ayuda de los jugadores que se están pagando todo", explica Pérez de Vallejo.

Ese traslado también daría un gran empujón al equipo femenino, que trabaja para competir en solitario el próximo curso tras hacerlo conjuntamente con el CR Ferrol en los dos últimos por la escasez de jugadoras. En este fueron cuartas -de cinco- en la Liga Gallega Femenina y subcampeonas de la Copa Xunta. Además la futura paternidad de Mega obliga a buscar un nuevo técnico.

"En total, en el clúster hay unos 125-150 jugadores", estima el presidente del Santiago. Juan Couselo, seguidor del SRC y estudioso del rugby, calibra muy positivamente la iniciativa. "Las perspectivas de futuro son muy buenas. El modelo que ha tomado el club, de unificarse con los veteranos y la escuela, ya ha triunfado en varias ciudades de España y espero que aquí también lo haga".