El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Támara EchEgoyEn, Regatista

"Estoy agradecida por no rendirnos y feliz por volver al agua con Paula"

{ Ourense 1984 } Mañana comienza en Nueva Zelanda un Mundial al que llega ‘in extremis’ después de que Paula Barceló tuviera que ser operada hace menos de tres semanas // Forma una de las tres tripulaciones que buscan el billete olímpico para el 49er FX español // Le basta con estar entre las seis primeras pero apuesta alto

Támara Echegoyen (izq.), con Paula Barceló durante el Test Olímpico de Tokio - FOTO: RFEV
Támara Echegoyen (izq.), con Paula Barceló durante el Test Olímpico de Tokio - FOTO: RFEV

IVÁN FERNÁNDEZ   | 02.12.2019 
A- A+

Mañana comienza el Mundial, al que han llegado a contrarreloj, después de una recuperación exprés de Paula Barceló, que hace menos de tres semanas tenía que ser intervenida por una fractura del quinto metatarsiano.

Me siento muy agradecida con todo el equipo que trabaja con nosotras por no rendirse en ningún momento, feliz por volver al agua con Paula y maravillada por el poder del trabajo en equipo.

Ahora lo que toca es pensar en competir y en el billete olímpico.

Va a ser un Mundial pensando en la plaza, pero todos somos competidores y para mirar hacia arriba siempre hay que ser un poco más positivo.

No vamos a decir confiados, pero ¿sí podemos estar al menos tranquilos sobre la presencia del FX español en Tokio?

Esto es un deporte y nada es fácil, porque te estás jugando esa plaza con quienes están esforzándose al cien por cien para dar el nivel para conseguirla. Pero es verdad que hay seis plazas para los Juegos y creo que si el equipo español hace un buen papel navegando no va a tener problema. El nivel de la clase ha subido mucho, pero estoy convencida que por el trabajo que estamos haciendo seremos uno de los países que consigan la plaza.

¿Había estado antes en el campo de regatas de este Mundial?

He estado con la Volvo Ocean Race en Auckland, pero no exactamente en el campo de regatas. Va a ser un campo de regatas bastante amplio, porque tiene bastantes áreas de competición. Será complicado porque hay muchos elementos a tener en cuenta.

Otra vez volvemos a verla en un proyecto olímpico de apenas dos años frente a tripulaciones que llevan años juntas.

Este es un poco más corto que el anterior. Berta y yo estuvimos tres años juntas. Ahora empiezo una campaña con Paula Barceló, que es una joven regatista de Palma de Mallorca con un nivel y un talento extraordinario. Tuve mucha suerte, porque en la Volvo Ocean Race Berta, que fue mi antigua tripulante, cogió los mandos del proyecto y preparó a Paula, así que cuando llegué yo ya había bastante camino recorrido.

Y en ese camino empiezan a llegar los resultados.

Estoy muy sorprendida por la evolución del equipo. En la última prueba en Japón ya nos situamos entre las cinco primeras y creo que hay que ser positivas, por el trabajo que se está haciendo y por como se está evolucionando. Soy consciente de que es un proyecto con muy poco tiempo y de que el nivel está muy alto. Mientras nosotras estuvimos haciendo otros proyectos la gente siguió trabajando. Aún quedan muchas cosas que limar, mientras las demás descansen nosotras tenemos que seguir trabajando.

Si consiguen la plaza para España después pelearán en una selección interna con Patricia Suárez-Nicole van der Velden y las hermanas Munté. ¿A cuáles ve como el rival más peligroso?

Yo aún no estoy viendo a posibles adversarias para conseguir un puesto para los Juegos Olímpicos. El equipo todavía está en crecimiento. No sé aún dónde está mi límite ni el de los otros equipos. Para mí, ahora mismo, el mayor rival son aquellas a las que me enfrenté en Río y contra las que me jugué la medalla de oro. Ahí está el objetivo adonde quiero que llegue mi equipo, y si llegamos a ese objetivo no estamos pensando en una selección española, sino en hacer un buen resultado a nivel mundial.

¿Se siente más vigilada por la flota desde que fue campeona olímpica en 2012?

Desde que empecé la vela olímpica fui marcando un camino bastante recto, siguiendo siempre los mismo valores y principios. Eso me ha llevado a conseguir el éxito no solo en Elliot, sino volver a unos Juegos Olímpicos con una tripulante nueva y rozar el oro. Creo que el trabajo y nuestro comportamiento diario hace que te hayas ganado el respeto de ser un poco admirada por la flota. Sí que me siento observada en mi clase, pero de una manera muy positiva, a la hora de entrenar con nosotros, o a nivel internacional, que siempre nos ponen como referente.

Alcanzó la gloria olímpica en Elliot, pero ahora se centra en el 49erFX. ¿Cuál disfruta más?

El match race fue una modalidad que me dio la gloria olímpica. El match nos formó como regatistas, tuve la suerte de trabajar con mucha gente, entre ellos Toni Otero. Para mí es un recuerdo muy especial, lo mismo que formar un equipo con Ángela y con Sofía. Luego llegó el 49erFX. Berta y yo nos juntamos y decidimos navegar juntas cuando no teníamos ningún barco. Nos dijeron que no al empezar, pero Berta y yo éramos muy cabezonas y sabíamos que juntas podíamos construir cualquier cosa. Ahora con Paula fue un acierto, porque la complicidad que hay entre las dos es lo que nos permite evolucionar tan rápido. Así que son tres proyectos de los que no borraría ninguno de mi carrera deportiva.

¿Cuál de las dos modalidades es más complicada?

Técnicamente es mucho más complicado el FX. Táctica y estratégicamente el match es más especializado. Tuve que volver a calibrar mi cabeza cuando cambié de una clase a otra, pero técnicamente el 49er es un barco en el que vas colgado de un trapecio, coge muchas velocidades, donde hay muchas inercias y donde uno de los puntos fuertes es la técnica y el control del barco.

Aunque no tengan que ver, ¿qué le ha aportado la Vuelta al Mundo que pueda aplicar al FX?

Tuve la suerte de hacer una Volvo Ocean Race con regatistas muy experimentados, no solo en vela oceánica, sino también en clases olímpicas. Hubo mucho tiempo para hablar y para aprender. Terminé siendo una regatista mucho más completa. Este tipo de regatas te ponen en situaciones extremas de las que no hay otra forma de salir que navegando, seguir adelante, trabajando. Te permite conocerte un poco más y ahora mis límites de cansancio están mucho más arriba.

 

"Mientras nosotras estuvimos haciendo otros proyectos la gente siguió trabajando. Aún queda mucho que limar, mientras las demás descansen nosotras tenemos que seguir trabajando"