El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Hay amores que matan

Este domingo llegan a San Lázaro con el Boiro dos ‘excompostelanistas de primeraño’ // La Esedé aún no ha ganado a ningún integrante del plantel que cantó elalirón el curso pasado

Cardeñosa (tercero por la derecha) y Róber (séptimo), integrantes del Compostela que cantó el alirón la pasada campaña - FOTO: Fernando Blanco
Cardeñosa (tercero por la derecha) y Róber (séptimo), integrantes del Compostela que cantó el alirón la pasada campaña - FOTO: Fernando Blanco

IVÁN FERNÁNDEZ  | 05.04.2019 
A- A+

El Vero Boquete recibirá este domingo a dos de sus inquilinos habituales la temporada pasada. Cardeñosa y Ube, ambos parte del equipo que cantó el alirón, se enfrentan al Compos, ahora en las filas del Boiro (18.00 h). Hasta el momento, el vigente campeón no ha salido victorioso de ningún duelo en los que le tocó vérselas con alguno de los integrantes de la plantilla que cantó el alirón. En verano, un total de siete futbolistas abandonaron el Compostela rumbo a otros objetivos, después de haber conquistado el campeonato de liga. A ellos se sumaba Ube este mercado de invierno.

Por sus nuevos equipos, la SD solo podría enfrentarse esta temporada a cuatro de sus exfutbolistas, cuenta que ahora se eleva a cinco, con la salida del mediocentro. Cardeñosa, en las filas del Boiro; Diego Rey, en el Racing Villalbés; y Róber, vistiendo la camiseta del Ourense CF, ya actuaron de rivales de su antiguo equipo en la primera vuelta.

El Compos no pudo con ninguno de ellos. No tuvo esa oportunidad Tomás Abelleira, que dejó de compartir vestuario con Róber en O Couto antes de jugar ante el Compostela. Para Ube, este domingo será su primera vez contra sus excompañeros. El Boiro supuso el primer episodio del cuadro blanquiazul jugando ante su pasado. En Barraña, cuando el calendario transcurría por la duodécima jornada de liga, compostelanos y boirenses empataron a un gol.

En las filas rivales se encontraba Cardeñosa, uno de los capitanes del equipo que el pasado año se proclamó campeón de Tercera. La siguiente oportunidad llegó apenas un mes después, cuando al conjunto dirigido por Yago Iglesias le tocó visitar al Racing Villalbés en el siempre difícil campo de A Magdalena. Allí se había mudado Diego Rey en verano, después de una campaña en la que las lesiones apenas le dejaron rendir como compostelanista, más allá del último tercio de temporada, en el que empezó a tener mayor presencia en el once. En la decimosexta jornada se enfundó la camiseta del Racing Villalbés para arrancar un empate a un gol ante su exequipo.

El único de los excompostelanistas que cantaron el alirón al que ya le tocó visitar el Vero Boquete en el presente ejercicio fue Róber. Llegó a San Lázaro con la camiseta del Ourense CF puesta e hizo bueno el dicho de que no hay peor cuña que la de la propia madera. Era la jornada que cerraba la primera vuelta, y el Compostela vencía al cuadro ourensano hasta que Róber, a la vuelta del descanso, hizo el empate, despertó a su equipo y contribuyó a huir con los tres puntos. Alcanzada la mitad de la liga el Compostela comprobaba de nuevo que olvidar a un ex, o mejor dicho, ganarle, es complicado.

AL REVÉS. Pero la mala fortuna del Compostela ante sus exfutbolistas, o al menos la incapacidad para conseguir el triunfo, se cumple también al revés, con los jugadores que llegaron este verano al Vero Boquete de San Lázaro actuando como talismanes cuando se enfrentan a su conjunto de procedencia. Con el fichaje de Chechu Meneses este invierno, la Esedé incorporó a un total de ocho caras nuevas. Al central se suman Anxo Pérez, Piscu, Aythami, Marcos Remeseiro, Miki Villar, Brais Abelenda y Josiño Filgueira. Solo estos cuatro últimos tuvieron ocasión de jugar ante el equipo en el que militaron el año pasado, y siempre con buena fortuna para el vigente campeón, que no cayó en ninguno de esos encuentros. Brais Abelenda es el único de los recién llegados que ya disputó los dos partidos de liga contra su exequipo, el Racing, cuya camiseta vistió el año pasado.

Y el Compos sacó algo positivo de esos dos encuentros. En el primero de ellos, la SD arrancó un empate sin goles de A Malata. Fueron incluso mejor las cosas en el partido de la segunda vuelta, cuando el transatlántico de la categoría visitó el Vero Boquete, con victoria compostelanista por 4-3 en un partido que recordó a los encuentros del play-off, volviendo a conectar a la grada con el equipo. No fue el único en salir victorioso, pues ya antes había probado Josiño el sabor del triunfo ante su ex, cuando el Ribadumia cayó en San Lázaro por 5-2 en un encuentro con remontada compostelanista, después de llegar con 1-2 al descanso. Marcos Remeseiro y Miki Villar, por su parte, no llegaron a disfrutar de un triunfo, pero sí empataron, al menos, en su vista a Barraña, su antigua casa.