El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

AQUELLOS MARAVILLOSOS AROS > 65

John Stockton, el don Juan del pase

(1997) Promedió 10,5 asistencias por partido en 19 años de NBA // Su conexión en Utah con Karl Malone hizo historia pero Jordan les birló el anillo

John Stockton llevó el dorsal 12 durante 19 temporadas en los Jazz de Utah tras ser elegido en el draft de 1984 - FOTO: ballislife.com
John Stockton llevó el dorsal 12 durante 19 temporadas en los Jazz de Utah tras ser elegido en el draft de 1984 - FOTO: ballislife.com

XABI SANMARTÍN  | 20.05.2019 
A- A+

El baloncesto precisa dos canastas, una o ninguna (en el barrio lanzábamos sobre postes de la luz cuando cerraban los colegios) y aunque ahora prime el ju(ego) egoísta, la fiebre que padecen Lebron, Harden o Westbrook, podría aliviarse revisando vídeos de John Houston Stockton. Los Warriors lo hacen.

Si Stockton se hubiera dedicado a la Ciencia hoy sería premio Nobel pero optó por la física del parqué y la química con Karl Malone (juntos en cancha de 1985 a 2003).

Su caso se parece al de Pablo Novoa, guitarrista vigués a quien Josele Santiago presentó en Santiago así: "Parece un vendedor de seguros pero es un genio".

Aries del 26 de marzo de 1962 este base de 1,85 m., la antítesis del glamur aéreo de Jordan, destacó durante 19 cursos en Utah Jazz, logrando disputar 10 All Star.

Cuando Albert Rivera dijo lo de... "¿Escuchan eso? Es el silencio", recordé la frase previa de un entrenador americano (creo) indicando que ni todo el ruido de un pabellón lleno dentro de otro podía alterar a Stockton en un tiro libre. Superó el 82% de tino como media.

La ausencia de ruido alrededor de su carrera define bien su estilo sobrio y eficaz.

Base colaborativo, organizador, ágil de manos (buen ladrón) y con vista capaz de abrir líneas de pase finísimas al anticiparse al movimiento de rivales y compañeros, anotaba más de lo que parecía al verle acabar tan fresco cada partido (13,1 puntos de promedio).

Enclenque de apariencia e infatigable en la práctica, fue junto a Magic el base del Dream Team de Barcelona 92. Oro molido.

Cual martillo medieval, concluyó sus mejores días cabeceando en el yunque. Utah se topó con un muro. El mejor equipo de Chicago les derribó del palo de la vela mayor cuando gritaban: "Soy el rey del mundo", como Dicaprio en Titanic, película de éxito en aquel 1997 con los Jazz cayendo en las finales, igual que en 1998, cuando los bares de Santiago aún ponían tapas que no fuesen frutos secos o ensalada de pasta.

Aquel equipo incluía a Jeff Hornacek, un escolta de flequillo al estilo Lucky Luke e idéntica puntería, y a Antoine Carr, un pívot de hombros cargados con movimientos interiores de clase pero les lastraba la falta de banquillo, un virus común en la actual NBA (sin clase media).

Repartió 15.500 asistencias tras más de 1.500 partidos.

Ese dato resume su legado como director de orquesta, entregando puntos a mares en coalición con Karl, a base de contrataque y el arte del pick and roll, una jugada de uso convertido en abuso en 2019.

Ya nadie manda cartas pero The Mailman Malone no hubiera existido sin este modesto don juan del pase silente.

Su hija jugó en Cantabria y visitó al presidente Revilla

VISITA Millán Cámara, periodista que coordina con el entrenador Jota Cuspinera el podcast Basketball Insights, además de colaborar en la factoría de contenidos A La Contra, define así para EL CORREO a Stockton: "Siempre antepuso la humildad a todo lo demás. Sólo así se explica que pasase desapercibido en 1992 por las calles de Barcelona, como si fuese un turista más, o que su visita a Cantabria, donde su hija Lindsay llegó a jugar en el Grupo Tirso, apenas tuviese visibilidad en 2017. De hecho, entonces antepuso sus profundas creencias religiosas (elegido embajador del Año Jubilar Lebaniego) a la canasta. John no olvida sus orígenes de hombre sencillo, bromista y competitivo que alcanzó la cima a base de mucho trabajo y sin creerse mejor que nadie".

Millán Cámara PERIODISTA DE ' A LA CONTRA' "Stockton fue parte del Dream Team, cuenta con dos oros olímpicos y formó dúo irrepetible con Karl Malone para competir de tú a tú con los Bulls de Jordan... y eso no es poca cosa"