El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Alero del Tecnyconta Zaragoza

Jonathan Barreiro: "Un partido contra el Obra siempre será especial... pero en la pista no habrá amigos"

"Tiene jugadores con mucho talento y seguro que con el carácter que tiene Moncho sabrá devolverles a los triunfos y ser el Obra de siempre"

Jonathan Barreiro entrando a canasta - FOTO: ACB Photo/E. Casas
Jonathan Barreiro entrando a canasta - FOTO: ACB Photo/E. Casas

CRISTINA GUILLÉN SANTIAGO   | 07.12.2018 
A- A+

Conserva la cara aniñada, la sonrisa pícara, pero en su forma de hablar -dentro y fuera de la pista- se evidencia una madurez que le perpetúan en la atalaya de jóvenes promesas del baloncesto español. Mañana se medirá al Obradoiro, el equipo de apenas media hora de su casa, y aunque ahora no toque lamentar por qué su sitio no está en el bando rival, es evidente la anécdota de que junto a Fran Vázquez conforman el bloque gallego de un Tecnyconta Zaragoza en racha frente a un Monbus con la urgencia de poner freno a su cuesta abajo.

Educado, respetuoso, ilusionado con su buen momento de forma y sobre todo ambicioso por las metas que aún quiere cumplir, Jonathan Barreiro (16-1-1997) se suma con cierto pudor a un viejo grito de guerra: "Un partido contra el Obra siempre será especial y como tal lo afronto, pero en la pista no habrá amigos, luego sí".

¿Qué tal sentó la ventana con la selección española?

Muy bien. Conseguimos el objetivo de ganar uno de los dos partidos así que contento de que España pueda estar en el Mundial que es el sitio que le corresponde.

¿A uno siempre le queda la esperanza de que lo vuelva a llamar Scariolo?

Para mí siempre sería un orgullo. Estas llamadas las afronto con mucha ilusión, estar ahí una semana representando a España y pudiendo aprender de buenos entrenadores y tantos compañeros, siempre me hace ilusión así que ahora a seguir trabajando para ver si vuelve a llegar la oportunidad y hacerlo bien.

Ir al Mundial ya serían palabras mayores

Sí, sí, de momento sólo pienso en la siguiente ventana.

Con respecto al Tecnyconta, la frase de "frenar la euforia" ¿es la más repetida esta semana?

Está claro que después de dos años un poco irregulares, ahora que parece que hemos cogido el camino correcto es normal que la gente se ilusione con nosotros, pero debemos estar con los pies en el suelo porque esta Liga es muy complicada, tiene equipos muy buenos con jugadores de mucho talento y esto solo acaba de empezar. Hemos dado un pequeño pasito pero todavía tenemos que seguir así. Hay que respetar a los rivales y a la competición.

A una ciudad de baloncesto como Zaragoza, es difícil no hacerle creer que por ejemplo la Copa vuelve a estar al alcance, ¿no?

Aquí hace sólo cuatro años se jugó competición europea, así que lógicamente la gente quiere ver al equipo lo más alto posible compitiendo contra los mejores. Nosotros también y trabajamos cada día para mejorar y poder estar ahí en el futuro. Pero ahora hay que pensar en el presente, cumplir los objetivos a corto plazo y lo que venga lo afrontaremos con la máxima ilusión. De momento hay partidos muy importantes como el de este sábado ante Obradoiro que tenemos que sacar adelante para seguir nuestro camino.

¿El secreto de esta racha es la plantilla, la conjunción de gente veterana y gente joven, jugadores de talento pero también muy sólidos, y que cada uno tenga muy bien interiorizado cuál es su rol?

Aparte de ser un equipo con muy buena química, cada jugador sabe lo que tiene que hacer y compartimos un objetivo en común. Queremos ver lo más arriba posible el nombre del Tecnyconta. Todo eso, con veteranos que ayudan a los jóvenes a mejorar, se nota en la pista, además de que hay un cuerpo técnico con ambición.

Se les achaca el tema defensivo como tercer equipo que más puntos encaja (84,7) pero ¿entra dentro del guión de Porfirio Fisac, al tener al mismo tiempo un ritmo tan alto de posesiones?

La verdad es que nos aprieta mucho en defensa y cree que siempre es una de las claves. No solo individualmente, sino como colectivo, de ser solidarios entre nosotros, ayudarnos.

¿Y cómo es como entrenador? Desde fuera se le ve muy campechano pero muy apasionado.

Es muy muy normal, sobre todo es muy cercano y siempre te va a decir la verdad, lo que tienes que hacer para que mejores. Te aprieta y exige para sacar la mejor versión de tí y así poder ayudar al equipo aunque también es muy ambicioso. Se preocupa mucho por nosotros y es sin duda una de las claves para que el Zaragoza esté también donde está.

Cuando se le fichó se le pedía ese guiño hacia la gente joven. ¿Es un buen sitio para crecer?

Sí, por supuesto. Siempre sube mucha gente del EBA, 4 o 5 júniors para ayudarnos y los trata como jugadores ACB, lo que significa mucho. No hay edades para él sino jugadores y eso se agradece para crecer.

¿Está ya Barreiro cerca del jugador que siempre quiso ser?

Ni mucho menos. Aún me queda mucho por mejorar. Tengo que dar muchos pasos más para adelante para que mi rol sea más importante y así ayudar a mis compañeros y eso vendrá con más sacrificio y trabajo que lo pondré seguro en cada entrenamiento.

¿Y a sus 21 años se atreve a dar consejos a Alocén (17), la gran sensación ahora en la ACB?

La verdad es que le está yendo muy bien y es un chaval que se esfuerza en cada entrenamiento, que da el máximo y eso llega con el trabajo del día a día. Solo hay que decirle que siga así como es, que mantenga la humildad porque le espera un gran futuro.

Usted es gallego, de un pueblo cercano a Santiago como es Cerceda, pero ¿sigue siendo especial un partido ante el Obradoiro?

Sí, claro que es especial para mí. Me hace ilusión ver a equipos gallegos en la ACB. Un partido contra el Obra siempre será especial y como tal lo afronto aunque en la pista no habrá amigos... luego ya sí (replica a modo de disculpa).

En un artículo de José Manuel Puertas en Libertad Digital se narraba su historia y se recogía una anécdota de cuando andaban locos por ficharle tanto el Madrid como el Barça. Hablaba de un encuentro que le hicieron en los pasillos de Sar aprovechando un Obra-Barça en el que Navarro le regaló una camiseta. Después jugó la Minicopa 2011 como culé.

Sí, y no solo estaba Navarro sino Fran Vázquez que mira qué curioso ahora jugamos juntos. Es una anécdota que ya me la recordó el propio Fran varias veces diciéndome que al final no me había convencido (en 2013 ficha por los blancos) para ir allí. Quién me iba a decir que a la larga podría tener la suerte de compartir vestuario con un grandísimo jugador como él con tanta experiencia en la Liga y que admiraba desde pequeño.

Precisamente sobre Fran esta semana oía en la radio que estaba al final de su carrera. Me chirrió esa sentencia, no sé a usted.

Trabaja como un joven más. Está en cada entrenamiento con muchísima ilusión y es un ejemplo para toda la ACB. Siempre tiene ganas de mejorar y es un jugador al que mirarse. Aún le quedan bastantes años.

Y ya sobre el Obra. ¿Qué le parece la racha que llevan?

Tiene jugadores con mucho talento pero esta racha seguro que con el carácter que tiene Moncho sabrá devolverles a las victorias y ser el Obra de siempre.

¿Qué le llama más la atención?

Son jugadores muy polivalentes en la línea de 3, con mucho acierto en el triple con lo que hay que parar esa virtud. Dentro de la zona también hay jugadores muy peleones como Llovet, que nunca da un balón por perdido, siempre quiere más, jugadores muy ambiciosos que seguro les llevará a ganar partidos.

¿Será el mayor físico del Zaragoza dentro de la zona donde se desequilibrará la balanza?

Puede ser, como pívots tenemos a gente muy grande y alta y hay que aprovecharlo, aunque lo principal es jugar en equipo, con equilibrio dentro y fuera.

Nunca ha ganado el Obra en Zaragoza.

Esperemos que este año se mantenga así y que saquemos el partido adelante. Ganas no nos faltarán.