El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Nadar para morir en la orilla

Derrota del Obra en Fuenlabrada pese a remontar 14 puntos // Tuvo en su mano el triunfo pero los colegiados no señalizaron falta en las dos acciones definitivas de Kostas y de Brodziansky

El mejor jugador del Obradoiro Brodziansky completando
un mate en Fuenlabrada. - FOTO: ACB Photo / E. Cobos
El mejor jugador del Obradoiro Brodziansky completando un mate en Fuenlabrada. - FOTO: ACB Photo / E. Cobos

CRISTINA GUILLÉN. SANTIAGO   | 13.01.2019 
A- A+

MONTAKIT FUENLABRADA 84
 
MONBUS OBRADOIRO 83
 

Habrá quien diga que el Monbus Obradoiro se acordó tarde de hacer los deberes y quien no deje de lamentar la falta de visión (y de valentía) del trío arbitral a la hora de no señalizar ninguna de las dos probables faltas sobre Kostas Vasiliadis o la más clara sobre Brodziansky en la jugada final, pero lo que no cambiará será la derrota, décima del curso ya, del conjunto compostelano en su visita al Montakit Fuenlabrada.

Cayó el cuadro santiagués en un encuentro en el que el rival recuperó el carácter y la actitud que le costó una crisis de resultados (con siete derrotas consecutivas entre Liga Endesa y Champions) y sobre el todo el malestar tanto del técnico Che García como de la directiva en las últimas jornadas y que había desencadenado un ultimatum en busca de la reacción, porque si hay una seña de identidad que duplica el peligro del conjunto madrileño es su arrojo en defensa y su intensidad atrás, al límite de lo legal siempre, que desquicia por momentos a cualquiera que sea su oponente. Ayer lo padeció el Obra, sin apenas más referencias en su juego que un Vladimir Brodziansky que jornada a jornada va destapando su tarro particular de las esencias, y cuando apareció el salvavidas Kostas, hasta entonces maniatado... le faltaron segundos al marcador.

Baloncesto y carácter. Afirmaba con rotundidad en la previa el técnico Monch Fernández que su equipo estaba preparado para responder "con baloncesto y carácter" al escenario bronco y exigente en lo físico que siempre plantea el Fuenlabrada en el Fernando Martín. Lo intentó de inicio, con unos primeros veinte minutos de intercambio de canastas, con más alegría seguro que la querida por el entrenador del Monbus, pero fruto sobre del fluido movimiento del balón en los locales que encontraron el Kravtsov el eje sobre el que pivotar su juego ofensivo, y hacerse fuertes también atrás.

En el bando santiagués su espejo fue Vladimir Bordziansky, un jugador que crece y enamora más a cada jornada, atento atrás y con instinto asesino ya delante que ayer manifestó incluso desde el triple (2/2 de inicio), una puntería que ya había dejado entrever en el duelo frente al Estudiantes (3/4).

Le costaba al ataque obradoirista buscar la mejor opción ante la insistencia de su anfitrión de taponar la líneas de pase y apretando hasta que se agotase el bote, y el duelo se trabó, se convirtió en un paseíllo permanente a la línea de personal y con interrupciones constantes, del que Rupkik y Marc García ejercieron de estiletes castigando cada error de su rival. Alcanzó el Fuenla los 9 puntos de diferencia al descanso con una canasta final de Paco Cruz (hasta entonces desaparecido) y tocaba, una vez más, buscar una nueva puesta en escena en un encuentro que amenazaba a eterno (49-40, min. 20).

Aunque de nuevo se disparó el ritmo de juego tras la reanudación con unos primeros cinco minutos en los que se ajustó el marcador, pero el Obra perdió a Singler, relegado al banco por su cuarta personal (54-50, min. 25). Marko Popovic (que reaparecía ayer tras seis jornadas de baja por lesión) desenfundó su muñeca y con un último parcial de 14-6 el plantel del Che García se puso en disposición de poner la puntilla (70-58, min. 30). 

Paso adelante. Pero si hay una cualidad que insistentemente ha alabado Moncho Fernández de sus jugadores es su capacidad para no dar nunca un duelo por perdido y con la guía de Kostas y el acierto de Ben Simons los 14 puntos que hasta hace no tanto parecían insalvables se fueron fusilando a un ritmo constante.

Infinito en calidad en sus filas, con una rotación impensable en muchos de los rivales que ahora le preceden en la clasificación, el cuadro local tiró del 1x1 para resistirse pero dos tiros libres de Nacho Llovet a falta de 34 segundos derrumbaron ya el muro colocando al Obra con ventaja, mínima, de cara a la recta final.

Salió cara hace una semana ante el Andorra, en el enésimo final ajustado de este curso para el conjunto compostelano, pero ayer salió cruz pues tras la rúbrica de un 12-25 de parcial Daniel Clark acertó en su tiro y en la jugada decisiva, aunque bien trazada en la pizarra de Moncho Fernández, no hubo premio en la ejecución.

No fue su mejor partido con el Obra (ante el Estudiantes con 27 puntos y 37 de valoración ha establecido de momento su techo) pero ayer ejerció de referente tanto delante como detrás a lo largo de los 40 minutos. Con 24 puntos (3/4 en triples), 7 rebotes, 2 asistencias y 28 de valoración mereció el premio definitivo, además, de la canasta final tras cazar el rebote después de la bandeja fallida de Kostas.

puntos de valoración para Nacho Llovet sin tirar a canasta. Este es el récord que alcanzó ayer el pívot del Obradoiro según recogía Kiaenzona.com tras el encuentro, pues el catalán sumó 6 puntos (todos desde el tiro libre), 8 rebotes, 3 asistencias y 7 faltas recibidas. Sólo se le acerca en este hito Javi Rodríguez, que valoró 18 en la temporada 2004/05 y Walter Tavares, que en enero del pasado año hizo 16 frente al Delteco GBC.

21