El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Nick Spires, entre Fernández y López

Moncho y Hugo compartieron tres años de banquillo en Los Barrios y hoy son amigos y entrenadores del pívot: uno en el Obra, otro en la selección de Suecia

Nick Spires trata de taponar a Frazier, del Burgos - FOTO: ECG
Nick Spires trata de taponar a Frazier, del Burgos - FOTO: ECG

ÓSCAR DE LA FUENTE   | 06.12.2018 
A- A+

Cuatro integrantes del Monbus Obradoiro representaron a sus respectivas selecciones nacionales en la ventana FIBA de la pasada semana: Nacho Llovet, Andreas Obst, Tryggvi Hlinason y Nick Spires. Este último participó en el debut del nuevo técnico de Suecia, el vallisoletano Hugo López... quien fue ayudante de Moncho Fernández durante tres temporadas en el Villa de Los Barrios, en LEB Oro (de 2006 a 2009). Así, Spires vive entre el monchismo y el huguismo, dos métodos con diferencias pero con lógicas similitudes por tres años de estrecha convivencia y por una larga amistad que todavía perdura. El pívot aplaude ambos.

López se estrenó el pasado jueves en el banquillo nórdico con una clara victoria frente a Bielorrusia (87-59). En octubre fue nombrado para ocupar el cargo que había dejado Vedran Bosnic en septiembre, tras caer ante Dinamarca en el preclasificatorio para el Eurobasket 2021. "Ahora las sensaciones son buenas, tenemos otra dinámica", admite Spires, quien reconoce los puntos en común entre Moncho y Hugo, o entre Fernández y López. "En Suecia había cosas del juego que eran muy parecidas, no tenía que aprenderlas porque eran muy similares a lo que hacemos aquí".

El pívot sueco de 24 años alaba a su seleccionador. "Hugo me gusta mucho, también como persona, dentro y fuera de la pista. Te da mucha confianza, es tranquilo pero también exigente, y eso está bien. Me parece muy listo, conoce muy bien el juego. Solo tuvimos tres días para prepararnos antes de jugar contra Bielorrusia y lo hicimos muy bien", detalla Spires, quien también elogia al Alquimista al recordarle que ha sabido ganarse sus minutos pese a llegar hace un año con el teórico rol de quinto pívot. "Eso habla bien de Moncho. Antes de venir fue muy sincero conmigo. Me dijo que no podía prometerme minutos pero que si trabajaba bien tendría oportunidades. Sé que puedo aportar algo al equipo y lo intento cada día. Sobre todo, energía. Eso debo llevarlo a todas partes, también a la selección".

 


DECISIÓN NATURAL. Nicholas James Spires pudo elegir selección. De padre inglés y madre sueca, nació y vivió hasta los seis años en Inglaterra, pero desde esa edad creció en el país escandinavo. "Fue raro porque me convocaron con la sub-16 de Inglaterra con jugadores mayores que yo, y de repente me llamaron de Suecia para ver si iba con ellos. Realmente yo tenía a mis amigos en Suecia y me siento más sueco que inglés. Fue una decisión importante pero lo natural era jugar con Suecia, donde viví antes de venir a España", relata. No se arrepiente, y ahora forma parte de una generación en la que destacan Ludde Hakanson, Johan Lofberg, Simon Birgander, Jeff Taylor, Marcus Eriksson o Jonas Jerebko, pese a que los tres últimos no pudieron acudir a la última ventana. "Casi todos hemos jugado juntos en categorías inferiores. Somos un equipo joven, una generación bastante buena y con mucho potencial, y volver a la selección es como estar con tus mejores amigos", dice Nick.

Confiesa el poste que representar a su país es un orgullo y también que le ayuda a renovar energías para progresar en el Obra. "Me encanta este equipo, sobre todo por las personas. Todos son muy buena gente, nos cuidamos como una familia y se ve que eso es importante para el club. Estoy muy agradecido por estar aquí porque sé que no todos los clubes son así. Estoy muy cómodo, intentando mejorar cada día para tener más minutos, pero la competencia es muy alta, como ya sabía cuando llegué", admite.