El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Obradoiro CAB, 67 - FIATC Joventut,71

Partidazo en Sar con un Obra destacado, final frenético y derrota sin mal sabor

Los jugadores rindieron a gran altura pero consiguieron un pobre porcentaje de aciertos en tiros de dos // Discutida actuación de los árbitros, que desquiciaron a Moncho Fernández y al público

SANTIAGO. REDACCIÓN WEB  | 28.02.2015 
A- A+

OBRADOIRO CAB 67
FIATC JOVENTUT 71
Daniel Miller, 1
Pavel Pumprla, 7
Juan José Triguero, 8
Maxi Kleber, 6
Adam Waczynski, 9
Fran Cárdenas, -
Haris Giannopoulos, 2
Alberto Corbacho, 12
Pepe Pozas, 7
Jesús Chagoyen, -
Keaton Nankivil, 5
Rafa Luz, 10
Demond Mallet, 16
Sergi Vidal, 4
Nacho Llovet, 7
Albert Miralles, 4
Clevin Hannah, 4
Goran Suton, 8
Albert Ventura, -
Alberto Abalde, 5
Sitapha Savané, 10
Tariq Kirksay, 9
Alex Barrera, -
Álex Suárez, 4
Parciales: 17-23, 21-14, 15-12, 14-22
Marcador arrastrado: 17-23, 38-37, 53-49, 67-71
Árbitros: Oscar Perea Lorente, José Ramón García Ortiz y David Planells Caicedo. Eliminaron a Maxi Kleber por acumulación de personales.

Ramón Escuredo
Triguero fue uno de los jugadores destacados contra Joventut en Sar
FOTO: Ramón Escuredo

Se acabaron las vacaciones y volvió a Sar el trabajo duro, durísimo. El partido contra Joventut venía cargado de emociónes y de expectativas. Y respondió al interés. Competición de alto nivel, rendimiento altísimo, marcador igualado y final frenético. Una sóla y definitiva pega: se perdió (67-71), aunque con buen sabor de boca. El Obra quería presentar un rostro más amable que el que mostró en Tenerife en el partido contra Iberostar. Y vaya si lo mostró: Río Natura en casa es un equipazo. Además, estaba en cancha, en el cuadro badalonés, un jugador gallego e hijo de un obradoirista histórico. Alberto Abalde junior, bajo la atenta mirada de su padre en las gradas de Sar, se mostró como un gran jugador, de futuro, que transmitió muy buenas sensaciones y ofreció brillantes destellos.

Escarbemos antes de nada en los fríos pero objetivos datos: el Obra reboteó más que el Joventut, 38 por 34, y consiguió 5 de 19 triples, un 26% muy similar al 25% del rival.  La clave de la derrota hay que buscarla, tal vez, en el pobre resultado en tiros de dos: 18 de 47 intentos, o lo que es lo mismo, un menos que discreto 38% de aciertos. Los máximos anotadores por Río Natura fueron Corbacho (12), Waczynski (11) y Rafa Luz (10). El más valorado, Pepe Pozas. Y el amo de las zonas fue Kleber, con doce rebotes.

El inicio del partido marcó defensas fuertes, con Kleber, Pumprla y Rafa Luz como grandes referencias. Ataques elaborados y marcador igualado. El Obra insistía en jugar por el interior mientras el Joventut acertaba en los triples y construía un muro defensivo difícil de sobrepasar.  El primer cuarto finalizó con 15-21 en contra y le puso cara de preocupación a Moncho Fernández.

El segundo cuarto empezó con una reacción del Obra hasta acercarse a los verdes. Se notaba la ausencia de Corbacho, en el banco desde que cometiera su segunda falta personal, o, dicho de otra forma, se echaba de menos la aportación del tiro exterior al equipo, algo que no conseguían entonces ni Giannopoulos ni Waczynski. El Joventut no se veía fuertemente amenazado y seguía haciendo mucho daño con los triples. Y entonces apareció un Triguero inmenso, brillante, que se vio pronto muy bien acompañado por Alberto Corbacho. El alero compostelano desplegó un juego creativo y diferente al que suele realizar. Ataques uno a uno con resolución espectacular en tiros cercanos bombeados y ganchos. Espectacular. Triguero no le iba a la zaga. Más aún, se convirtió en un auténtico líder, se echó el equipo a la espalda y jugó, reboteó, puntuó y apoyó a los compañeros completando una fase de juego primorosa.

Con el buen juego apareció la rabia, la motivación y Río Natura se fue muy arriba. Los hombres de Joventut tuvieron que asumir un parcial francamente desfavorable, hasta el punto de que el Obra se puso por delante en el marcador antes del descanso. La pausa no bajó el renbdimiento de Río Natura. Mucha intensidad en defensa y buen ataque, aunque enfrente había una muralla casi infranqueable, Savané, un coloso que tapaba y tapaba. El Obra, sin embargo, estaba lanzado, con fuerza física y anímica superior.

Los árbitros la liaron en el tercer cuarto con decisiones muy discutibles; sacaron de quicio a Moncho Fernández y a buena parte del público de Sar mientras el marcador mostraba dígitos igualadísimos. Pitos, ruido y mala baba en una etapa del juego en que los colegiados descompusieron a todos menos a los jugadores, centrados en lo suyo.

Las alternativas se sucedían. Obra y Joventut se turnaban en el electrónico sin dejar respiro, sin aclarar nada excepto que se dirigían a un final agónico y frenético, en el que cualquiera podía ganar. En este momento decisivo, faltando sólo tres minutos, hubo acciones trepidantes, protagonizadas por Rafa Luz y Corbacho, que jaleó una caldera en permanente ebullición. Y a pesar de ese esfuerzo, de esa entrega y de ese buen hacer, la balanza se inclinó al lado catalán.

La próxima jornada el Rio Natura Monbus se medirá, a domicilio, ante el Gipuzkoa Basket, el partido será el sábado 7 de marzo a las 19:00 horas.