El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

104 - 52, UN PARTIDO PARA LA HISTORIA

Obradoiro fue un equipo NBA, un rodillo perfecto que arrolló al Murcia y desató el delirio en Sar

Waczynski y Corbacho aportaron 44 puntos // Las estadísticas, además del gran acierto en tiros de dos y triples, marcaton una superioridad apabullante en poder reboteador

SANTIAGO. REDACCIÓN WEB  | 14.03.2015 
A- A+

OBRADOIRO CAB 104
UCAM MURCIA 52
Daniel Miller, 8
Pavel Pumprla, 13
Juan José Triguero, 3
Maxi Kleber, 15
Adam Waczynski, 24
Fran Cárdenas, -
Haris Giannopoulos, -
Alberto Corbacho, 20
Pepe Pozas, 3
Jesús Chagoyen, -
Keaton Nankivil, 7
Rafa Luz, 11
Scott Bamforth, 2
Alberto Martín, -
José Angel Antelo, 9
Raulzinho Neto, 4
Carlos Cabezas, 10
Nemanja Radovic, 3
Gerald Lee, 6
Scott Wood, 5
Thomas Kelati, 2
Augusto Lima, 3
Sadiel Rojas, 8
Víctor Arteaga, -
Parciales: 18-13, 24-21, 31-8, 31-10
Marcador arrastrado: 18-13, 42-34, 73-42, 104-52
Árbitros: Juan Carlos Arteaga Vizcaíno, Fernando Calatrava Cuevas y Victor Mas Cagide. Eliminaron por acumulación de personales a Raulzinho Neto y Pepe Pozas


ANTONIO HERNÁNDEZ
Pumprla se eleva para lanzar a canasta entre jugadores del UCAM Murcia
FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

Ya pesaban en Sar las cuatro derrotas consecutivas de Obradorio. Suponían un plus de angustia, pero también una motivación especial de cara a la entrega y a la pelea. Además, la ocasión era propicia, jugando en casa. Efectivamente, los jugadores de Río Natura estuvieron  enchufadísimos y el marcador reflejó el sentir de equipo unido en una causa común y con una maquinaria engrasada y poderosa. Fue el Obra un equipo NBA, un conjunto perfecto. El Murcia, que venía de enlazar dos victorias brillantes y que se presentaba como un rival fuerte, aguantó, más o menos, hasta el ecuador. Después se vio totalmente desbordado y preguntándose cómo frenar el aluvión de cretividad de los jugadores compostelanos y cómo desactivar la inexpugnable muralla que habían construido. Al final, resultado de escándalo, 52 puntos arriba.

Y es que Río Natura fue muy superior en todo: ataque, defensa, puntería en los lanzamientos y, muy especialmente, en capacidad reboteadora. Las estadísticas fueron similares a las un partido estelar de la NBA y eso lo celebró la 'caldeira' de Sar, que disfrutó como nunca y que acabó en un absoluto delirio. Efectividad del 63% en tiros de dos y del 55% en triples y 87% de los de un punto. Y dos jugadores tocando el cielo. Waczynski con 28 de valoración y 24 puntos y Corbacho con 20. En defensa, Pumprla fue intergaláctico. El capítulo de rebotes, sobresaliente: 39 por 23 los murcianos.

En la primera mitad del partido hubo un claro motor que rugió más que ninguno: Adam Waczynski, con 13 puntos en los dos primeros cuartos, tres triples de cuatro intentos y un índice de efectividad en tiro envidiable. Todo el conjunto desplegaba una buena contención, concentración para los 'robos', intensidad y acierto de cara al aro. Enfrente, un equipo correoso y muy luchador, el Murcia, con un Cabezas muy inspirado que mantenía la pugna, aunque siempre por detrás, con un festival de triples (3 de 3).

Pero para festival de triples, el de Corbacho en el tercer cuarto. Y también, otra vez, Waczynski (28 de valoración). La aportación global de ambos superó los 44 puntos, 24 para el polaco y 20 para el español. Su actuación estuvo además acompañada de una intensidad defensiva agobiante por parte de todo el conjunto, que achicó a los hombres del UCAM y que propició que los de Santiago abrieran brecha y que llegaran a veinte, treinta, cuarenta y cincuenta puntos de ventaja. Algo memorable.

La fiesta en Sar era inevitable. Salía todo, entraba todo y, enfrente, el Murcia desaparecía, desarbolado, en su propia desesperación. Las reiteradas recuperaciones de los gallegos propiciaban contraataques rapidísimos y aún jugadas de filigrana, como una recuperación de Kleber que acabó con una asistencia de Pavel Pumprla y un posterior "alley oop" del mismo Klever. En las gradas, los aficionados hacían la ola mientras el conjunto dirigido por Moncho Fernández se armaba de razones para tener confianza y acumulaba toneladas de autoestima, colectiva e individual. Un partido para la historia.

La próxima jornada el Rio Natura Monbus se medirá, a domicilio, ante el Fuenlabrada, el partido será el sábado 21 de marzo a las 19:20 horas.