El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Raúl López: “No podía ser, este es el premio a la constancia y al trabajo”

El presidente del Rio Natura Monbus salió del palco entre lágrimas tras cerrar el equipo la salvación // “Fue sacarte un peso de encima; y ganar así... no se puede pedir más”, señala

Raúl López, cuarto por la izquierda, en el palco de Sar - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ
Raúl López, cuarto por la izquierda, en el palco de Sar - FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

ANTONIO PAIS. SANTIAGO  | 08.05.2017 
A- A+

La tensión, tremenda toda la temporada y en el partido clave ante el Betis, tenía que salir por algún sitio. Lo hizo después de que el Obradoiro firmase su SARvation, su continuidad en la Liga ACB... por séptimo curso seguido. En el caso de Raúl López, presidente del Rio Natura Monbus, esa tensión salió en forma de lágrimas de felicidad, quizás de orgullo. Nada más salir del palco, con los ojos rojos y la tensión aún pintada en su cara, y la familia del Obra celebrando el soberano éxito, el presidente lo confesó: “Ahora mismo estoy en una nube”, dijo.

Aún resonaba el grito de Sar, que sí, j... que somos de ACB, y lo primero que hizo Raúl López fue darle la razón. “Somos, somos de ACB. No sin sufrir”, comentó antes de hacer una reflexión: “La verdad es que al final me quedé pensando un minuto y me dije que no podía ser, teníamos que tener premio: tanto revés, tantas lesiones, tanta desgracia... no podía ser. Y esto (lo sucedido en una noche feliz frente al Betis: la salvación) es un pequeño premio al trabajo, a la constancia que hemos tenido toda la temporada, la afición y nosotros”, afirmó.

También se refirió al récord: séptima temporada seguida en la ACB; algo a valorar. “Bueno, ahora vamos a disfrutar. Pero sí que hay que pensar cómo aguantamos, como este año contra todos los pronósticos, con todas las cosas en contra... ahí estamos. La verdad es que es una satis­­­facción, es sacarte un peso de encima, porque además ganar con la contundencia con la que lo hicimos... no se puede pedir más”.

Y confesó que no pensó en la diferencia por la que podía ganar el Obra, sino “en ganar, en ganar. Fue bajando la diferencia, pero eso son los minutos que hay todos los partidos. Los chavales estaban enchufados y sabías que tenían que volver”, explicó.

Todo, en “un pabellón a reventar, que es como tiene que estar todos los días. Con ilusión, animando en todo momento... perfecto”. Y antes de preparar el próximo curso, se centra “en los dos partidos que quedan: ir a Fuenlabrada... y acabar con la fiesta el día del Barcelona, una fiesta tremenda y muy merecida para todos”.