El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

yo me quedo en casa: películas y libros para disfrutar del deporte

Scorsese-De Niro-Pesci y un boxeador con una historia de película

DÚO MÍTICO. Joey y Jack LaMotta interpretados por Joe Pesci y Robert de Niro.
DÚO MÍTICO. Joey y Jack LaMotta interpretados por Joe Pesci y Robert de Niro.

Ó. DE LA FUENTE   | 26.03.2020 
A- A+

Toro salvaje

Martin Scorsese

Del triángulo Martin Scorsese-Robert de Niro-Joe Pesci han salido auténticas obras maestras del cine, pero la primera de ellas (antes de Uno de los nuestros o Casino) fue Toro salvaje (1980), una de esas joyas que no debe perderse ningún cinéfilo.

La historia toma como base el libro autobiográfico Raging Bull: My Story (Toro salvaje: mi historia) escrito por Jake LaMotta, un exboxeador italoamericano cuya vida sin duda merecía ser inmortalizada, y que se dedicó a la comedia tras abandonar el ring. Lo interpreta De Niro, que ganó 27 kilos de peso (récord en su momento), en una de sus actuaciones más memorables. De hecho, le dio su único premio Oscar (al menos por ahora) en la categoría de mejor actor.

LaMotta destacó como boxeador, pues llegó a ser campeón mundial de los pesos medios, pero quizá es su personalidad, tanto dentro como fuera del ring, lo que más le caracterizó. Era conocido por su dureza en los combates, hasta ganarse la fama de matón, pero eso era un reflejo de su vida fuera de ella. La tumultuosa relación con su esposa Vickie, las infidelidades y sus vínculos con la mafia marcan la película. Se dice que al verla por primera vez, el propio Jake le preguntó a su mujer si en realidad era así y ella respondió: “¡No, eras peor!”

No se entiende su carrera sin su hermano Joey LaMotta, interpretado en el filme por un genial Joe Pesci. Aunque también llegó a ejercer como boxeador, su ocupación principal fue la de mánager de Jack, en una relación que no escapó de los altibajos y que deja algunas escenas que son historia del séptimo arte. Curiosamente, este es el primer rodaje en el que coincidieron De Niro y Pesci. No tardaron en forjar una estrecha amistad aunque la leyenda cuenta que ambos se pegaron de verdad para dar verosimilitud ante las cámaras.

Las interpretaciones, los diálogos, la ambientación, la técnica de Scorsese, el montaje de Thelma Schoonmaker... Todo confluye en una película inolvidable en la que los combates de boxeo lucen con especial fuerza. Es difícil, o imposible, elegir la mejor obra de Scorsese, pero no hay duda de que Toro salvaje sería candidata al primer puesto.