Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 junio 2022
18:11
h

El Obradoiro reunió 4.248 aficionados de media en casa en este curso

En diez de los partidos jugó con el aforo limitado al 80 % y en los seis últimos con Sar del todo disponible, tuvo 4.890

Fue una temporada extraña, no tanto como la 2020-2021, pero sí estuvo también marcada por las constantes medidas que fueron cercenando y añadiendo a lo largo del año la presencia de espectadores en los pabellones ACB.

El Monbus Obradoiro sobrevivió en el tramo final del campeonato gracias a un Multiusos Fontes do Sar entregado a la idea de conseguir, un año más, el título de la permanencia.

Vital resultó ver A Caldeira llena en la victoria ante el Bitci Baskonia, o los auténticos partidazos que se completó el equipo santiagués frente al BAXI Manresa y Gran Canaria, a los que derrotó, y contra el Real Madrid y Valencia Basket, que como sino de todo el curso, perdió en las últimas posesiones.

El pabellón frío albergó el primer partido como local del conjunto preparado por Moncho Fernández.

Únicamente 2.200 personas fueron testigos de un meritorio triunfo, el que consiguió en la segunda jornada ante el Joventut de Badalona, que acabaría la liga en la cuarta posición.

Era el 24 de septiembre del año pasado y las restricciones pospandemia aún obligaban a extremar los cuidados.

A partir del siguiente encuentro, el aforo del Multiusos Fontes do Sar se incrementó del 40 al 80 por ciento. De esta manera, en los diez siguientes partidos en casa, el Monbus Obradoiro vio como aumentaba, en número y ruido, el apoyo de su afición.

Un promedio de 4.067 personas fueron testigos de triunfos fundamentales que, al final del curso, le valieron para afrontar el galimatías de los posibles desempates con cierta comodidad.

Los seis últimos compromisos los afrontó el club. Mientras la capacidad del la grada estuvo reducida a ese 80 por ciento del aforo, la escuadra obradoirista se impuso en casa a Urbas Fuenlabrada, Casademont Zaragoza, Hereda San Pablo Burgos y al Río Breogán en un derbi que dejó un gran sabor de boca.

Los seis últimos compromisos de la reciente fase regular de esta temporada 2021-2022 los afrontó después de que el gobierno decidiese que los espectáculos deportivos podían completar la totalidad de de los asientos, incluso aquellos que se celebraban en recintos cerrados

El esprint final del Monbus Obradoiro coincidió con el momento en el que menos lesiones sufrió y cuando A Caldeira más apretó apoyando.

A pesar de las variantes en el aforo a las que se enfrentó el cuadro compostelano, y la liga ACB al completo, el Obra consiguió una media superior a los cuatro mil aficionados durante la actual campaña. 4.248 espectadores por partido promedió el pabellón Multiusos Fontes do Sar, una cifra condicionada por las restricciones.

Los 2.200 aficionados presentes en el pabellón en el primer partido en casa, se convirtieron en 4.067, de promedio, en el segundo tramo, cuando, para acceder, había que enseñar el certificado COVID o bien una prueba válida negativa realizada horas antes del encuentro.

La necesidad clasificatoria, la entidad y la importancia de los rivales, y la esperanza de que el calor de su gente permitiese al Monbus Obradoiro lograr salvar la categoría un año más, convergieron en el aumento de público en las gradas de Sar, que en los seis últimos partidos promedió 4.890 espectadores, que llevaron en volandas al equipo para lograr la permanencia.

19 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.