Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 28 septiembre 2022
18:31
h
ENTREVISTA
DIEGO LÓPEZ

“Es posible que tenga que dejar el fútbol, lo sé”

A los 40 años pocos jugadores son capaces de mantenerse en la élite. Sin embargo, para Diego López Rodríguez (Paradela, 1981), consciente de que la edad no perdona y que la retirada está cerca, son solo números. Abandonó Galicia antes de alcanzar la veintena. Le acogió el Real Madrid. Empezó por el equipo C, pasó al Castilla y un día se hizo con la portería del primer equipo de la entidad más laureada del mundo.

En 2007 pasó al Villarreal, de ahí al Sevilla y nuevamente el Real Madrid le abrió las puertas en un mercado invernal. Siete meses más tarde recaló en el Milan, y de ahí al Espanyol, equipo del que fue cancerbero durante los últimos seis años.

Inesperadamente, el conjunto perico decidió que su etapa en el club había acabado y, por primera vez en su vida fue anfitrión de la cena que organiza la peña que lleva su nombre en su pueblo natal, Paradela, con dos interrogantes: si seguirá siendo jugador de fútbol y, en caso afirmativo, qué portería defenderá.

Se ha quedado sin equipo. ¿Cómo se lo ha tomado?

Después de muchísimos años de carrera es un hecho que tengo que vivir ahora, pero lo asumo con naturalidad a la espera de que se resuelva. Con tranquilidad. Después de tantos años en activo y jugando en diversos clubes, ahora me toca esperar, tener paciencia y ver qué depara el futuro.

¿En qué momento le dicen que no continuaría en el Espanyol?

El miércoles anterior a mi despedida se me comunicó que no seguiría. Lo dije en el acto. Tenía ganas de seguir vinculado al club, y ayudar en lo que pudiese. Pero las entidades toman decisiones. Miro atrás y solo tengo palabras de agradecimiento a todos lo que forman parte del Espanyol. Dejo buenos amigos, buenos momentos, aprendizajes y experiencias que me servirán para el futuro.

¿Qué le han comentado los directivos y la gente del Espanyol?

Que sentían que no continuase, pero son muchas circunstancias que hay que tomar con naturalidad. La vida sigue. Me toca continuar con más fuerzas que nunca.

¿Ha pasado página?

Estoy muy animado. Cuando me dieron la noticia me puse algo triste porque mi idea era continuar en el club, pero a partir del día siguiente empecé a mirar el futuro con ánimo e ilusión, y a esperar qué puede suceder. Está todo abierto. Estoy a la expectativa y espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Su salida ha sorprendido a propios y extraños.

Cuando estás en el fútbol sabes que puede pasar de todo en cualquier momento. Mi idea era seguir, me hubiese gustado seguir, por lo menos, un año más. Hay que respetar las decisiones. Estoy muy agradecido de estos seis años que pasé en Barcelona en el Espanyol. Dejo allí amigos, me quedaré con eso el resto de mi vida.

¿Tiene ofertas?

No tengo ofertas ahora mismo. Hubo algún acercamiento, alguna llamada para preguntar, aunque no hay nada en firme. Estoy esperando y analizando lo que pueda surgir. Soy consciente de que es posible que no aparezca nada interesante o que ningún equipo se interese por mí y tenga que dejar el fútbol. No lo tengo en mente ahora mismo. Sin embargo, soy consciente de que se puede dar esa situación.

¿Sopesa irse a China?

No sé que pasará. En estos momentos quiero disfrutar, y, a partir de los próximos días, veremos qué ocurre. Espero alguna oportunidad, donde sea, y valorarla con mi familia, que es lo importante.

¿Valora acabar en el Lugo?

No lo sé. Quiero felicitar al Lugo por lo que ha hecho, porque las alegrías del primer equipo de mi vida son las mías.

¿Está preparado para la retirada?

Sí, por supuesto. Tengo 40 años. Aunque me sienta muy bien y el rendimiento creo que fuera bueno, entiendo que cada vez queda menos y está más cerca la vida de después de ser jugador de fútbol. Lo más importante lo tengo en la casa y en mis amigos. Estoy muy orgulloso de lo que trabajé y conseguí.

¿Se ve capaz de seguir en la élite?

Mi objetivo individual era llegar a esta cifra al máximo nivel. Lo conseguí. Aún queda algún reto personal. Me mueve el intentar seguir adelante para ser capaz de conseguirlo.

Sin embargo, usted no deja de trabajar, aunque sea en solitario.

Sigo entrenando. Va en la sangre. Tengo claro que debo continuar cuidándome, entrenando, hacer la misma rutina. El día que deje de jugar seguiré haciéndolo, no tan profesionalmente. Es algo que me libera y me ayuda mentalmente.

Ha sido vinculado para ser alguna vez entrenador de porteros del Real Madrid. ¿Es una utopía?

Estoy abierto ahora mismo. Me preocupa formarme bien, conseguir experiencia y ver, por mi carácter y mi manera de ver el fútbol, dónde puedo encajar mejor. No es una cuestión que únicamente pueda depender de mí. No es fácil ser entrenador ni preparador de porteros ni director deportivo. Entonces se verá, una vez que me desarrolle y me forme, dónde puedo encajar mejor.

Tene 40 años, pero ¿qué le diría al Diego López que salió de la Sarriana y se fue a los juveniles del Lugo?

Creo que he seguido el camino que tenía en mi cabeza, especialmente por el trabajo y el esfuerzo. He dado lo mejor de mí en cada momento. Al final, mucho o poco, pero lo he conseguido. Eso me deja tranquilo. Al final, estoy encantado de la carrera que he llevado.

Cuando dejó Lugo para fichar por el Real Madrid, ¿se imaginaba a esta edad en la élite?

No, ni creía, cuando tenía 12 años, que sería profesional del fútbol. Era un sueño y se ha hecho realidad. Ha sido muy difícil y he tenido que sufrir un montón para conseguirlo.

¿Cuántas cosas se ha perdido en su vida por ser profesional?

Muchas. He intentado disfrutar también de otras cosas con cabeza y responsabilidad. Es una vida muy sacrificada. Hay que ser consciente de que un deportista lo es siempre, las 24 horas del día, durante mucho tiempo. Creo que lo he conseguido y, por eso, estoy muy contento.

¿Es capaz de elegir un equipo de todos en los que ha estado?

No. Todos. Cada uno en su momento. He disfrutado mucho de todos. Les estoy agradecido. Por suerte han sido varias entidades en el camino. En todos he dado el máximo.

¿Cuál diría que es el club que más le ha marcado?

He vivido muy buenas cosas en todos. Llegar al Real Madrid era algo que jamás se me ocurrió imaginar. Pero tampoco hay que desmerecer al Espanyol, al Milan, al Sevilla y al Villarreal. Todos son clubes muy importantes, donde es muy difícil jugar y sumar tantos partidos.

¿Se atreve a quedarse con un entrenador en su carrera?

No me gusta individualizar en nadie, no sé si por exceso de prudencia. Creo que todos me han respetado mucho, me han enseñado muchas cosas y lo han hecho de corazón. Con eso me quedo. Todos tienen sus cosas particulares, Carlo Ancelotti, Jose Mourinho, (Manuel) Pellegrini, Vicente Moreno. Hay muchos que me han aportado muchísimo, he aprendido de ellos, y me marcarán para el futuro.

¿Qué jugador le impresionó más?

He tenido grandes compañeros, Ronaldo, Cristiano, Raúl, muchos del Madrid, varios del Villarreal, Santi Cazorla, Rossi, en el Espanyol Borja (Iglesias) y Darder. He tenido muchos y muy buenos compañeros, y he sufrido a muy buenos jugadores, como Messi, por ejemplo.

22 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito