El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

S.D. COMPOSTELA

¿Qué fue de... Mauricio Leandrino?

Mauricio Leandrino fue el fichaje más ambicioso de José María Caneda. Su fichaje supuso una inversión, a plazos, de un millón de dólares

DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ  | 10.07.2009 
A- A+

ECG
¿Qué fue de... Mauricio Leandrino?
FOTO: ECG

Nacido en Recife, Mauricio Leandrino da Silva Filho vino al mundo durante el verano del año 1975. Como tantos otros jóvenes en su país, el fútbol era su vida desde pequeño. No tardó mucho en vivir el sueño de cruzar el Atlántico: el Compos le dio la oportunidad con sólo 21 años. Venía de la cantera del Santa Cruz de Recife.
 
Mauricio Leandrino fue el fichaje más ambicioso de José María Caneda durante los años de esplendor que vivió el club en la década de los 90. Su fichaje supuso una inversión, a plazos, de un millón de dólares, la mayor que ha hecho el Compostela en su historia, lo que en cierto modo condicionó a Leandrino a rendir por encima de lo habitual.
 
Llegó con apenas 21 años a la capital de Galicia. Heredó el dorsal 7, y desde el principio se pusieron en él las esperanzas de ver a un nuevo "crack" mundial. Le llamaban "Pantera". Reciente estaba la experiencia del Deportivo de la Coruña, que había encumbrado a Rivaldo a la élite futbolística y propiciado su fichaje por el FC Barcelona.
 
El promedio goleador de Mauricio, sin embargo, no fue todo lo elevado que cabría esperar: en unos 40 partidos disputados consiguió 11 goles. No son cifras escandalosamente malas, pero tampoco se acercan a lo que la parroquia santiaguesa esperaba de él.
 
Cuando "Pantera" llegó a Santiago, Mauricio apenas disputó 47 minutos repartidos en 3 partidos. Tuvo que esperar a la temporada siguiente para empezar a demostrar su valía. En 25 partidos anota 9 goles, una cifra especialmente buena teniendo en cuenta que en 10 de esos 25 partidos, Mauricio partió del banquillo y no el once inicial.
 
Como con muchos jugadores brasileños acostumbran a hacer, Mauricio se dejó ver a menudo por la noche santiaguesa según apuntan algunos aficionados que aún le recuerdan de fiesta por la capital.
 
Su progresión parecía apuntar alto. Su físico resultaba imponente, en pleno apogeo del modelo de delantero brasileño potente que han representado en los últimos años jugadores como Ronaldo y Adriano. Mauricio medía 1.75 y pesaba 70 kilos, y tenía un complexión robusta que no evitaba su rapidez.
 
Sin embargo, Mauricio no tuvo la continuidad necesaria para confirmar su trayectoria ascendente. Su aportación al Compos no fue a más, sino a menos. Las lesiones castigaron al brasileño de manera similar a lo ocurrido con Ohen, y aunque en la 1999-2000 disputa 11 partidos con titular, en la temporada 2000-2001 apenas juega 6 partidos, sólo uno desde el inicio.
 
Mauricio llegó a estar prácticamente fuera del club desde bastante antes. En el invierno del año 2000, Mauricio ni siquiera tenía ficha en el club. La falta de gol en aquella temporada en 2ª B, pese a la delantera a priori prometedora que el Compos juntó con Gudelj, Sion y Ohen, parecía apuntar a Mauricio como solución al problema una vez consiguió recuperarse de las lesiones que le dejaron fuera de la inscripción en el campeonato. Aquel Compos necesitó mucho del grupo, con goleadores eventuales como Fabiano o Matías Biscay, y no disfrutó del acierto goleador deseable.

Salida

Sin embargo, Mauricio no tuvo más oportunidades. Su salida de Santiago llega dos años del final de su contrato, que se extendía al 2003. Con su adiós a Compostela empezó una serie de cambios de rumbo marcada por traspasos a cada cual más exótico. Pasó por países como Túnez o Emiratos Árabes y acabó volviendo a Brasil, donde milita en 2005 en el Parnahyba. Su paso se extiende al Baraunas-RN, el Sociedade Esportiva Juventude, el Sampaio, el Santa Quiteria, el Ferroviario, el River Atlético Clube...
 
Actualmente, Mauricio Leandrino pesa alrededor de 84 kilos y tiene 34 años. Aunque su paso por Santiago no tuvo el éxito deseado, parece haber encontrado un filón en el fútbol brasileño, amigo de contratos cortos y siempre abierto a fichar de nuevo a jugadores que hayan pasado por el fútbol europeo tras emigrar de jóvenes.